UCAB Spirit despierta pasiones

El equipo de fútbol campo femenino de la universidad cuenta con tres egresadas en su plantilla. Ellas abren hueco en sus agendas para regresar al alma máter y tratar de dejar su nombre lo más alto posible

UCAB Spirit despierta pasiones

El fútbol femenino en Venezuela ha tenido un gran auge en la última década. La Vinotinto en esta especialidad clasificó a dos mundiales Sub 17 (Trinidad y Tobago, 2011; Costa Rica, 2014), en ambos casos dirigida por el panameño Kenneth Zseremeta.

En suelo costarricense tuvo su actuación más destacada al quedar en el cuarto lugar. Pero pocos saben que Zseremeta entrenó al equipo de balompié de la UCAB antes de tomar la selección y, cuando salió de la universidad, se desintegró uno de los conjuntos más exitosos del deporte femenino criollo.

Sin embargo, el proyecto ha sido retomado desde hace dos años y UCAB Spirit regresó a las canchas.

Vanessa Camirra, Antonella González y Samantha Henríquez son futbolistas, amigas y las únicas egresadas de la UCAB que forman parte de la plantilla de UCAB Spirit en 2015. Las tres comparten una pasión sin límites por su alma máter.

Camirra es la más experimentada. Ingresó a la universidad en 2001, el mismo año se unió a la filas de UCAB Spirit. “De verdad no conocía mucho de la universidad, presenté para Comunicación Social, pero no quedé”. Luego optó por Relaciones Industriales, su profesión hoy en día. Dice que después del primer año decidió “que era una excelente universidad, con grandes valores. Y lo veo ahora en mi vida profesional, cuando me consigo otras personas que estudiaron ahí”.

Esta ucabista fue la primera en retomar el proyecto de UCAB Spirit hace dos años.
Las otras dos egresadas, Henríquez y González, tuvieron más claras sus respectivas decisiones. En el primer caso había, además, cierta tradición: abuela y tíos estudiaron acá.

En el caso de González, su relación con la universidad se consolidó cuando, en bachillerato, venía a practicar voleibol de la mano del profesor José Rudas.

González formó parte del equipo antes de que se desintegrara y se volvió a unir cuando se refundó.

 

EL SEGUNDO TIEMPO

No solo buscan ser un equipo ganador, sino luchar por la expansión, es decir, promover la creación de categorías inferiores y trabajar en aras del desarrollo del fútbol femenino.

Hay ventajas adicionales: el equipo cuenta con gerencia administrativa y comunicacional. Las integrantes del equipo buscan patrocinantes y confeccionan sus propios uniformes. Dice González que “es un orgullo formar parte de un conjunto de jugadoras que representan a la universidad por los valores que emanan: responsabilidad, sacrificio, permanencia, unidad”. Ella es periodista de Directv Sports en la fuente de fútbol, por lo cual tiene que viajar constantemente; sin embargo, también reserva una parte de su tiempo para los entrenamientos.

Henríquez acota: “Es súper fuerte, porque estudiaba en la mañana, en la tarde pasantías, en la noche un entrenamiento del cual sales a las 9:00 pm y tienes que sentarte a estudiar o hacer un reporte… Es difícil, pero se puede si quieres hacerlo y te apasiona lo que haces”.

Camirra, Henríquez y González son grandes amigas dentro y fuera de la cancha.

♦ Luis Vílchez

En la foto: Camirra, González y Henríquez, amigas dentro y fuera de la cancha.