Comunicación Social más especializada

Polesel informó que los empleadores consideran que el ciclo básico de los egresados ucabistas marca una diferencia frente a egresados de otras casas de estudios

 

Comunicación Social más especializada

Desde el año 1961, la Escuela de Comunicación Social de la universidad ha egresado a comunicadores integrales y, específicamente desde el año 1999, fecha en la que se llevó a cabo la última reforma curricular, estos profesionales se especializaban en las áreas de periodismo, artes audiovisuales y comunicaciones publicitarias. A partir del próximo semestre, entrará en vigencia un nuevo pénsum, el cual le permitirá a los nuevos admitidos, y a todos aquellos estudiantes que cursen entre primer y quinto semestre actualmente, especializarse en dos de las ocho concentraciones que serán ofertadas. La directora de la Escuela, Tiziana Polesel, explica las razones y el modo de implementación de esta reforma.

—¿Por qué reformar la malla curricular de la carrera?

—En la Escuela de Comunicación Social hacemos el mayor de los esfuerzos por preparar a nuestros estudiantes y mantenerlos actualizados. Luego de 16 años de la última reforma, consideramos que en la actual malla curricular existen contenidos obsoletos o repetidos que deben eliminarse, y así dar paso a la enseñanza de nuevas herramientas que nuestros estudiantes utilizarán en su desempeño laboral. Además, la universidad ha acogido el modelo por competencias como referente, lo cual no afecta realmente al contenido sino que exige más responsabilidad de parte de los estudiantes. Y, a propósito del mundo globalizado, consideramos que debemos dar a los egresados conocimientos que puedan utilizar en todos lados. Con este nuevo pénsum hay equivalencias reales ante los egresados de otras universidades, ya que el idioma académico es el mismo.

—¿Cuáles fueron las etapas de la reforma y en qué consistieron?

—La reforma ha consistido en más de tres años de análisis, estudios y documentación. Dentro de esos seis años hubo seis etapas: investigación, evaluación, diseño, consulta, aprobación y difusión. La primera consistió en la elaboración de un perfil de competencias. La segunda en el análisis del plan vigente y la comparación con el que se va a implementar. El diseño consiste en la definición de las unidades de competencias, es decir, la matriz curricular. Luego se realizó una consulta a profesores y estudiantes, de hecho el proyecto de diseño curricular estuvo durante 50 días disponible en la página de la Escuela para recibir dudas y observaciones, de las cuales más del 80% fueron acogidas. Luego se realizó la evaluación y aprobación por parte de los Consejos de Escuela, de Facultad y Universitario. Y la difusión que es la etapa actual en la cual se informa a estudiantes y profesores cuáles han sido las decisiones tomadas.

—Al momento de realizar el perfil de competencias ¿cómo se realizó la consulta?

—Para elaborar este perfil se consultó con expertos, comunicadores, empleadores y estudiantes del área de la comunicación. En el caso de los egresados la pregunta fundamental era ¿qué están haciendo actualmente? Al final egresar comunicadores que se desempeñen eficazmente en el campo laboral es nuestro compromiso. Es igual el caso de los empleadores, las preguntas se basaban en por qué empleaban a egresados de esta escuela y cuáles consideraban que eran sus fortalezas. Todos coincidieron en que la principal fortaleza de un comunicador ucabista era la formación que se le daba en el ciclo básico. Es por esto que las modificaciones en esa área no son fundamentales, intentamos mantener eso y concentrarnos en las especializaciones del ciclo profesional de acuerdo a las demandas del mercado laboral.

 

LAS CONCENTRACIONES

A partir del mes de marzo de 2016 los alumnos podrán decidir cursar dos de las concentraciones ofrecidas. Las menciones se dividen igualmente en Periodismo, Comunicaciones Publicitarias y Artes Audiovisuales, y las concentraciones —o subdivisiones— serán Producción Editorial, Gestión Cultural y Periodismo; Comunicaciones Corporativas y Comunicaciones Integradas de Mercadeo; y Producción Escénica, Producción Audiovisual y Guionismo.

—¿Cuáles fueron los acuerdos básicos de esta reforma?

—Se decidió mantener los principios que rigen a la Escuela, así como su estructura, inicialmente se planteó la posibilidad de modificar la duración de la carrera a cuatro años. Sin embargo, tomando en consideración que la mayoría de nuestros estudiantes trabajan a la vez que estudian, agrupar los contenidos en un periodo más corto dificultaría su formación. De igual manera, la malla curricular está diseñada para que, quien así lo desee, pueda culminar sus estudios en un período de cuatro años, esto requerirá mayor esfuerzo de parte del estudiante.

—¿Cómo afecta esto a los estudiantes que cursan actualmente la carrera?

—En el caso los estudiantes que se gradúan con el pénsum actual se ofertarán las concentraciones como diplomados para que tengan la oportunidad de realizar una especialización (esto aplica para los egresados con nuevo pénsum que quieran realizar más de dos concentraciones). Por otra parte, los alumnos que se encuentren cursando entre el primer y quinto semestre de la carrera actualmente, deberán realizar una “transición”, para ello se acordó que el estudiante no debe sufrir un atraso en su prosecución académica. Es decir, si el alumno cursa actualmente tercer semestre, no pasará a cursar segundo una vez implementado el pénsum por el hecho de que la malla curricular cambie.

—La reforma incluye la figura de los créditos por materia en su malla curricular. ¿En qué consiste esto?

—En el plan de estudios actual cada asignatura tenía un número de créditos asignados, pero la inscripción académica se realizaba por materias. Los alumnos podían inscribir hasta 7 materias por semestre. Ahora las inscripciones pasan a ser por número de créditos. El alumno podrá inscribir hasta 40 créditos por semestre, contando materias aplazadas o retiradas. La repetición de semestre queda derogada, pero si el alumno cursa una materia más de 4 o 5 veces —dependiendo de si es ciclo básico o de especialización— será expulsado de la Escuela de Comunicación durante dos años. Al final, al aplazar o retirar materias, el estudiante igual retrasa su formación. Sin embargo, se le brinda la oportunidad de cursar materias del próximo semestre. Además, en los primeros semestres del ciclo básico se introduce la prelación de materias, son pocas, pero se considera relevante ya que un estudiante que no tenga una formación completa en ciertas cátedras no puede desarrollar eficazmente el contenido de la materia relacionada que le sigue.

 

PRÓXIMOS PASOS

Para los alumnos que cursan entre primero y quinto semestre se diseñó una tabla de equivalencias. Según el rango de créditos que ya hayan cursado, se definirá el semestre en el cuál se encuentran. Esta tabla de equivalencias está en proceso de modificación y será llevada a Consejo Universitario el día 21 de julio. Una vez aprobada será publicada junto al pénsum oficial. La carrera en total consta de 301 créditos, 185 pertenecientes al Ciclo Básico y 58 pertenecientes a cada concentración.

Finalmente, Comunicación Social afronta el mismo reto que todas las otras escuelas que han reformado su programa de estudios y se han adaptado al modelo por competencias. A partir de febrero de 2017 egresarán estudiantes especializados en nueve áreas, lo cual influirá en el buen desempeño de su carrera y su posicionamiento como profesionales integrales. La formación de jóvenes capacitados para interpretar y llevar adelante procesos comunicacionales en el contexto multicultural, local y global que se vive actualmente. Así como la formación humanística, ética y profesional que exige la sociedad es el principal compromiso de esta escuela con sus egresados.

♦ Noor Pérez