Las repercusiones de la encíclica ecológica

Representantes de la Dirección de Identidad y Misión y de la Direccción de Sustentabilidad Ambiental se reunieron para discutir los aspectos más importantes de la encíclica publicada por el papa Francisco

Las repercusiones de la encíclica ecológica

El pasado 18 de junio, el papa Francisco publicó su carta encíclica titulada Laudato si’ (Alabado seas), en donde expone sus consideraciones y opiniones acerca del medioambiente. Partiendo de esto, las direcciones de Sustentabilidad Ambiental e Identidad y Misión, tanto de Guayana como de Caracas, compartieron su punto de vista.

Joaquín Benítez, director de la Dirección de Sustentabilidad Ambiental, explica que la encíclica recoge los problemas medioambientales que engloban la contaminación, el derroche del agua, la destrucción de la biodiversidad, el deterioro de la calidad humana, la debilidad de las reacciones de la comunidad internacional, la falta de un sistema de producción basado en la reutilización y el reciclaje.

El papa hace crítica de la privatización del agua como recurso y que esta se utilice como mercancía. Demanda que los países desarrollados consumieran todas sus reservas y que ahora pretendan cuidar a las de otros países, y defiende a la sobrepoblación, destacando que el problema es cómo la gente desarrolla sus actividades.

Benítez resalta que el papa, aparte de exponer la situación ambiental, comparte una serie de soluciones para solventar la crisis. Entablar una mejor relación entre la ecología y la sociedad, fortalecer el vínculo de la sustentabilidad con la democracia, la justicia, la libertad y la paz, analizar de manera efectiva los espacios, preservar los espacios públicos y trabajar por el bien común y, sobre todo, mantener un mejor planeta para las futuras generaciones.

Óscar Buroz, director de la Dirección de Identidad y Misión de la sede de Guayana, expuso que el mundo tiene la responsabilidad de cuidar la obra de Dios, rescatando las palabras del pontífice:

La naturaleza está a nuestra disposición, podemos disfrutarla y hacer buen uso de ella; por otra parte, significa que no somos los dueños, sino parte de ella.

Buroz también destacó que los valores de la UCAB van en compromiso con el desarrollo sustentable y, por ende, tiene un proyecto formativo institucional ecológico. Además, el director explica que esta es una universidad privada que presta servicios al público, y que constantemente se hace la pregunta de cómo abordar el tema de la educación para desarrollar una nueva cultura ecológica.

♦ K. G.