Enseñando a migrar

Rosa Lacasella y Álvaro Escalante se reunieron para dar consejos a todas aquellas personas que hayan sufrido una pérdida personal o material, así como a quienes decidan migrar

Enseñando a migrar

La Escuela de Educación de la UCAB organizó el foro Desduelízate con el fin de brindar una mano amiga a los estudiantes que hayan sufrido pérdidas familiares o materiales, así como de ofrecer consejos a estudiantes que decidan irse del país o que se les haya ido un ser querido.

El foro fue presidido por Rosa Lacasella, psicóloga y docente de la Universidad Central de Venezuela, y Álvaro Escalante, terapeuta en constelaciones familiares, quienes, a través de anécdotas y consejos, guiaron a los asistentes al evento en el análisis de la mejor decisión y superar los miedos que los rodean en torno a la pérdida.

La psicóloga advirtió que cuando se está en el extranjero lo primero que se debe construir es la vida alrededor de las nuevas relaciones laborales y sociales. Además de estar consciente de la decisión que se va a tomar, así como de lo que se deja atrás y lo que se avecina en el futuro.

Lacasella acotó que las pérdidas producen cambios en los sentimientos, tales como incredulidad, confusión, preocupación, falta de concentración, alucinaciones y, en muchos casos, abandono de las relaciones sociales, porque el individuo considera que no puede disfrutar de la vida si un ser querido se le fue.

Los casos en los que hay duelo suelen ser distintos, ya que no es lo mismo una pérdida de un padre a la de un hijo. Las migraciones, por su parte, son diferentes, es más factible emigrar a los 20 años de edad que a los 50 años, ya que las oportunidades no son iguales.

La doctora comentó:

Los venezolanos somos una mezcla sabrosa, nos diferenciamos y destacamos a donde quiera que vayamos

La psicóloga advierte que en muchos casos de migraciones puede constituirse el Síndrome de Ulises, también conocido como el síndrome del emigrante con estrés crónico y múltiple, el cual se caracteriza por sentimientos de soledad, tristeza y miedo de quienes tienen que rehacer su vida en otro país, por lo que recomienda acudir a un especialista en estos casos.

Por su parte, Escalante aconsejó:

Hay que enseñar a los niños desde temprana edad a ser independientes, ya que no se sabe si se debe migrar a otro país por cualquier motivo

Cabe destacar que al radicarse en otro país, la persona pasará a observar aspectos distintos de su propia existencia, esto ocurre debido a la pérdida de su contexto vital anterior y por la adaptación a otra cultura, contexto geográfico y social. Por lo que requerirá de un tiempo, dedicación y esfuerzo para poder adaptarse a esa nueva realidad. La persona tendrá que reorganizar su existencia con el propósito de hacer viable su vida en la nueva situación, encontrando nuevos vínculos sociales, empleando sus recursos y capacidades para seguir viviendo de manera óptima y positiva.

Los factores que se deben tomar en cuenta a la hora de migrar en familia:

  • Capacidad de vincularse o apego
  • Capacidad de empatía y concentración psíquica de los hijos
  • Calidad de la relación con la pareja
  • Identidad familiar
  • Sistema de creencia flexible y abierta
  • Aceptación del paso del tiempo y del ciclo vital
  • Fusión, intimidad y armonía
  • Organización familiar flexible
  • Liderazgo igualitario
  • Comunicación previa de los motivos de la migración

♦ LEM

Lea también: Tres momentos de la emigración venezolana