La sociedad civil pide que se declare emergencia educativa

En un documento entregado al presidente de la Subcomisión de Educación de la AN, treinta entidades relacionadas con la educación piden unir corrientes del pensamiento democrático para impulsar las transformaciones requeridas

La sociedad civil pide que se declare emergencia educativa

Este miércoles 2 de marzo, en el salón del Museo Bolivariano de Venezuela (esquina de Pajaritos), se celebró el foro Retos de la Educación en Venezuela, en el cual treinta organizaciones (gremios docentes, entes de la sociedad civil, representantes de universidades, investigadores, entre otros) consignaron al presidente de la Subcomisión de Educación de la Asamblea Nacional, diputado Juan Requesens, un documento que sustenta la solicitud de declaratoria de emergencia educativa y la constitución de una comisión amplia encargada de abordar la tarea urgente de atender la delicada situación del sector.

/  /  /

Las organizaciones que suscriben han tomado la iniciativa de enviar este primer documento, de carácter introductorio, con el fin de señalar algunos elementos de la profunda crisis que vive la educación venezolana, sus causas estructurales, algunos problemas puntuales que la identifican y la necesidad de unir las distintas corrientes del pensamiento democrático para impulsar las transformaciones requeridas en el sistema.

Hemos construido a lo largo de los años una fecunda relación entre padres, docentes, estudiantes, universidades, iglesias, academias, medios de comunicación y otras organizaciones de la sociedad civil, aspirando extenderla a gobiernos regionales y locales y otras entidades pertinentes.

Es haciendo uso de esa legítima representación que nos hemos preparado para trabajar coordinadamente con la Asamblea Nacional, alentados por el mayor activismo y preocupación político-social que está desplegando. De entrada, sabemos que esta Asamblea desea darle un alto rango a la materia educativa, razón más que suficiente para que trabajemos en forma unida.

La crisis del sector, como el país siente y sabe, abarca todos los subsistemas y modalidades. Va desde la educación básica hasta la universitaria, incluyendo la especial –cuyo abandono es alarmante– y otras modalidades de formación, así como los programas de emergencia que han pretendido dar respuesta a este grave problema, como son las misiones educativas.

Hemos identificado que la causa fundamental de esta situación se encuentra en la concepción no democrática que guía las acciones del Gobierno Nacional en esta materia.

Resulta preciso subrayar como síntoma de descomposición nacional el deplorable estado a que ha sido reducida la enseñanza universitaria. Evitar que colapse es una obligación moral de todos los comprometidos en la tarea de salvar a Venezuela. Por ello no podemos priorizar nuestra atención en  uno u otro subsistema, sino sobre todo su conjunto.

Abordaremos con ustedes las causas estructurales y la índole del lamentable modelo educativo vigente. Es un sistema no participativo, estrangulado sin causa racional por el gobierno nacional y maltratado por la falta de atención a sus problemas reales que incluyen carencias en inversión, planificación y gestión del sistema, así como el desmejoramiento de la calidad de la enseñanza e imposición de un pensamiento único, orientado a destruir el pluralismo de las ideas propio de las sociedades democráticas, que son las verdaderas garantes de los derechos humanos.

Entre ellos, valdría la pena destacar, por su incidencia en la propia vida de las comunidades educativas, algunos problemas puntuales que son del dominio de la opinión pública, tales como la degradación de los salarios y condiciones de trabajo de los docentes, el ruinoso estado de la infraestructura escolar y la peligrosa mengua del Programa de Alimentación Escolar, después de haber sido centralizado.

Resulta imprescindible comenzar por elaborar una línea estratégica común que, en tiempo y espacio, oriente eficazmente los esfuerzos en el marco de la diversidad de las corrientes de pensamiento. Se trata de conjugar las opiniones de todos los sectores participantes en el proceso educativo, para transformar hondamente nuestra precaria educación.

Quisiéramos iniciar el primero de muchos y futuros encuentros con una proposición preliminar: que la Asamblea Nacional, en uso de sus atribuciones constitucionales, declare la Emergencia Educativa y promueva la constitución de una comisión mixta de amplia participación de este órgano legislativo y de los factores actuantes en el sector, con el objeto de abordar ahora mismo la delicada tarea que nos ocupa.

La Educación, después de la Constitución, es el segundo pacto social de envergadura nacional. Teniéndolo presente esperamos de este encuentro que ahora iniciamos, tenga el más consensuado, viable y generoso de los resultados.

 

SUSCRIBEN

  • Fundación Casa Uslar Pietri
  • Federación de Padres
  • Observatorio Educativo Venezolano
  • Colegio de Profesores de Venezuela
  • Memoria Educativa de Venezuela
  • Movimiento de Educadores Simón Rodríguez
  • Federación Venezolana de Maestros
  • Asociación Civil Forma
  • Exrector Universidad Pedagógica Libertador
  • Asociación Civil Asamblea de Educación
  • Asociación Civil Provive
  • Federación de Trabajadores del Magisterio
  • Asociación de Profesores Upel (Aproupel)
  • Red de Derechos Humanos en Educación
  • Instituto Pedagógico de Caracas
  • Asociación de Jubilados (Asojubypen)
  • Asociación Civil Padres Organizados
  • Escuela de Educación (UCAB)
  • Asociación Cáritas de Venezuela
  • Organización Fe y Alegría
  • Consejo Nacional de Laicos
  • Asociación Nacional de Instituciones Privadas (Andiep)
  • Asociación de Educación Popular (Apep)
  • Asociación Venezolana de Educación Católica (Avec)
  • Asociación Civil Educación para todos
  • Centro de Reflexión Educativa (Cerpe)
  • Doctorado Escuela de Educación UCV
  • Federación de Trabajadores de la Educación
  • Colegio de Licenciados en Educación
  • Instituto de Altos Estudios (IESA)