Archivista de la vida

Archivista de la vida

Elibardo Antonio Rangel Villasmil, de 56 años, se considera un “andino de corazón”, ya que nació en Santa Cruz de Mora, en el estado Mérida, pero a los 7 años, producto del terremoto del 67, se mudó junto a su familia a Caracas, específicamente a la zona de El Valle, junto a sus once hermanos (seis hembras y cinco varones), de los cuales dos son ucabistas: Alexis Villasmil, trabajador de Posgrado, y Mauro Rangel, quien labora en Servicios Generales.

La historia de Antonio con esta casa de estudios empieza el 27 de marzo del año 1987 gracias a su premisa: “Lo que quiero es trabajar”. Entró como vigilante y, a los 15 días, lo transfirieron a la Escuela de Educación, donde estuvo por cuatro años; posteriormente, cambió al departamento de Archivo General, ya que quería estudiar y trabajar. Actualmente es archivista y tiene a su cargo toda la documentación y los expedientes de los alumnos. Villasmil considera que su trabajo es “excelente, fructífero y acogedor”; constantemente está abarrotado de trabajo, pero, gracias a un gran equipo, logra salir a flote su departamento.

Él considera que el país está atravesando por una difícil situación, pero no deja que esto lo abrume. Su mejor momento fue cuando pudo ingresar a la UCAB, ya que agrega: “Era provisional, no pensé que duraría tanto tiempo”.

Antonio se considera sociable, le gusta hablar y darse a conocer, tiene un carácter fuerte. No le gusta trabajar bajo presión, ya que siente que las cosas no le salen bien. Además, es católico y se considera un lector de la Biblia. Por si fuese poco, le gusta practicar artes marciales; ha sido uno de los fundadores de la disciplina marcial, en colaboración con la dirección de Deportes de  en nuestra casa de estudios.

Constantemente le pide a Dios que le dé mucha vida, salud y que las cosas mejoren en Venezuela. “Esperemos grandes cambios, para bien”.

♦ LEM