¿Cómo saber en qué soy bueno realmente?

¿Ciencias o Humanidades? ¿Medicina o Letras? Decidir lo que aparentemente haremos por el resto de nuestras vidas puede sonar un poco aterrador. Sin embargo, este proceso podría ser más sencillo si consideráramos todas las opciones que tenemos y no ignoráramos ninguna de nuestras habilidades. Aquí una lista de cinco consejos para que sepas en qué eres bueno

¿Cómo saber en qué soy bueno realmente?
  1. Toma en cuenta tus habilidades y aptitudes. Al momento de decidir a qué queremos dedicarnos, es fundamental tomar en cuenta las cosas en las que somos buenos. Puedes preguntarte: ¿Soy bueno/a escribiendo relatos o haciendo fórmulas matemáticas? ¿Me gusta más la historia o la biología? Estas interrogantes podrían ayudarte a tener una mejor idea de las áreas en las que eres bueno/a.
  2. Haz una lista de las cosas que te interesan. Escribir y juntar todas las cosas que te interesan o llaman la atención, puede ayudarte a descubrir en qué eres bueno y hacia qué área tienes mayor inclinación.
  3. Al leer e investigar más sobre esas cosas que te interesen o podrían interesarte, saber en qué eres bueno será mucho más sencillo.
  4. Busca ayuda de un profesional. A algunas personas les sucede que tienen gusto totalmente opuestos. Si este es tu caso, es recomendable que acudas a un profesional en materia vocacional. Así, tendrás una mejor orientación.
  5. No te desmotives por lo que los demás digan. Resulta común que familiares, amigos o incluso gente que apenas te conoce quiera ponerte en duda si en verdad deberías estudiar algo o no. Las decisiones que tomes sobre tu vida profesional siempre deben ser según lo que creas oportuno para ti, no para complacer a los demás.

Tener éxito no es obtener más dinero, prestigio o aceptación de los demás. Ser exitoso es apasionarte por lo que haces, nunca rendirte y ser fuente de inspiración para otras personas. Recuerda: ¡todos somos buenos para algo!

Patricia Graziani