Ciencia y cine de ficción en el campus

En la séptima sesión de la segunda temporada de La Ciencia dentro del cine de ficción, se proyectó la película Nausicaä del Valle del Viento, producida por los estudios Ghibli y dirigida por Hayao Miyazaki. El Dr. Jafet Nassar expuso la relación entre su investigación y la película

Ciencia y cine de ficción en el campus

En el marco de la séptima sesión de la segunda temporada de La ciencia dentro del cine de ficción, el Dr. Jafet Nassar,  investigador del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, presentó la ponencia «Ecología en las zonas áridas», tomando como referencia Nausicaä del Valle del Viento, del director japonés Hayao Miyazaki.

Nassar comentaba que, según un estudio realizado en China y publicado en la revista Nature Climate Change, de continuar la emisión de gases contaminantes con el ritmo actual, para el año 2100 el 50%  del territorio mundial pudiera estar compuesto por zonas áridas.

En este mismo sentido destacaba que cerca de un 80% de las nuevas zonas áridas van a estar en países en desarrollo. «Van a aparecer en países como el nuestro», acotó el investigador.

UN RÁPIDO AVANCE

Nassar señaló que «nosotros como planeta estamos avanzando rápidamente hacia condiciones cada vez más agresivas para la especie humana y otras especies, porque nuestro planeta está tendiendo hacia la aridez». De esta forma explicó la relación entre la película Nausicaä del Valle del Viento, producida por los estudios Ghibli, y su investigación.

El cambio climático, producto de la mutación de los gases invernaderos, y el proceso de desertificación de las zonas áridas— es decir, que se convierten en territorios aun más secos y con menos supervivencia de organismos— son las dos causas principales para la producción de este fenómeno, afirmó el Dr. Nassar.

Además, advirtió que expertos dedicados al estudio de los cambios climáticos señalaron que aunque hoy detuviéramos todos los procesos que generan el calentamiento del planeta, pasarían 300 años para ver las consecuencias benéficas.

«Tenemos muchas razones para prestar atención a este ambiente que consideramos despreciable y poco importante, porque en este ambiente nuestros bisnietos y tataranietos cada vez más van a tener que aprender a vivir».

♦Luis Jordán