No dejes que él te controle, contrólalo tú: El estrés

¿Tienes estrés? Sigue estos consejos que, de seguro, te ayudarán. Lo principal es que pienses positivamente, ya que nada pasa si solo te concentras en lo negativo

No dejes que él te controle, contrólalo tú: El estrés
Todos los jóvenes sufren de estrés en algún momento de sus vidas; principalmente si tienen que lidiar con los estudios, el trabajo y la familia. Además, no hablemos si tienen que lidiar con una relación de pareja, esto usualmente intensifica el estrés.
Antiguamente se creía que con gritar, golpear a alguien o alguna pared u objeto, podía resolver la situación. Esto no es del todo cierto. Por otro lado, entre otras posibles soluciones, podría estar la de hablar con alguna persona en la que confíes; esto pudiese ser el comienzo de para solventar tus problemas o, al menos, hacerte sentir mejor.
Acá te dejamos algunas formas para que puedas combatir el estrés la próxima vez que te sientas en ese estado.
  1. Consíguete Apoyo: Cuando te sientas solo, estresado o creas que necesitas ayuda, consigue a personas a quienes les importe tu bienestar. Acude a algún consejero, familiar o amigo cercano. Puede que en ellos consigas un punto en común o, en el mejor de los casos, les preocupe lo mismo que a ti.
  2. No entres en pánico: Perder el control es más fácil de lo que parece, sobre todo cuando estás disgustado. Si te sientes disgustado, lo mejor es expresarlo y comentárselo a alguien o busca alguna forma de canalizar ese sentimiento. Puedes hacer algún tipo de ejercicio de respiración, escucha música o, simplemente, juega con tu mascota.
  3. No te maltrates a ti mismo: Algunas veces cuando estamos en un estado de estrés, solemos desquitarnos con nosotros mismos, pero esto no es una buena idea. Recuerda que siempre encontrarás a alguien quien te pueda ayudar. Trátate bien y busca algún apoyo, para lidiar con la situación que te estresa.
  4. Busca alguna solución: Cuando estés más calmado, trata de buscar posibles alternativas para solucionar la causa de tu estrés. Observa cuál es el causante y piensa en alguna posibilidad de solventarla, porque incluso si no puedes sanarlo del todo, quizá puedas comenzar poco a poco.
  5. Piensa positivamente: Recuerda que la mayoría de las veces, el estrés es temporal y ocurre, principalmente, al inicio de la situación, porque con el pasar del tiempo el nivel de estrés va mermando; esto generalmente cuando ya te das cuenta del problema y vas buscando posibles soluciones.
Estos pasos no son mágicos ni hacen milagros, pero de que te pueden ayudar ante una crisis de estrés, puede ser. Lo principal es ser positivo y pensar en que puedes solucionar cualquier acontecimiento. No todo es malo, vele el lado positivo a la vida.
 ♦Luis E. Martínez