Dos premiados fotógrafos compartieron su visión en la UCAB

Nelson Garrido y Antolín Sánchez — ganadores del Premio Nacional de Cultura— expusieron ante el público parte de sus obras y coincidieron en el papel de la fotografía como herramienta de crítica ante la situación del país

Dos premiados fotógrafos compartieron su visión en la UCAB

Este 14 de marzo se realizó en la Universidad Católica Andrés Bello el foro “Premio Nacional de Fotografía”. En la actividad Nelson Garrido y Antolín Sánchez, destacados fotógrafos venezolanos, mostraron parte de su trabajo y su visión sobre la fotografía como arte y oficio. El evento fue organizado por el Departamento de Producción Audiovisual de la UCAB y en él se rindió homenaje al artista del lente Luis Brito.

Sánchez recibió el Premio Nacional de la Cultura, mención Fotografía, en el año 2001. Garrido, por su parte, obtuvo el premio en el año 1991, en la mención Artes Plásticas. Ambos son parte de una serie de libros de la editorial La cueva dedicada a la divulgación de la obra de fotógrafos condecorados con este galardón.

Durante el foro, Garrido y Sánchez  expusieron una selección de fotografías incluidas en estos libros. Además, cada uno reflexionó sobre el trabajo que ha realizado y la intención de la fotografía como medio de expresión.

Como comunicador social, guionista y fotógrafo autodidacta, Antolín Sánchez considera que,  «a pesar de aprender de forma salvaje y que ciertas cosas te lleven más tiempo», formarse por cuenta propia permite no responder a ciertos parámetros que «a veces son impuestos y no permiten que la gente libere su creatividad».

Garrido, por su parte, aseguró que sacar un libro de fotografía, poesía o de cualquier tipo en un momento como el que se vive en Venezuela «es un acto de resistencia ante la oscuridad».

«Nunca se habían publicado tantos libros de fotografía ni se habían creado tantos espacios positivos. Estamos respondiendo con resilencia a la situación. No son momentos de quejarse, sino de activarse».

En el foro se pudo evidenciar que, aunque estos dos artistas  tienen un estilo diferente, comparten algunas temáticas y coinciden en la crítica y reflexión sobre la realidad humana y la situación de crisis en Venezuela.  Nelson Garrido sostuvo que la razón de esto se debe al hecho de vivir un mismo momento histórico. «Aunque lo representemos de maneras visuales distintas, al final todo lo padecemos de la misma manera».