Evita ser “hackeado” con estos consejos

Tener buenas contraseñas, no decírselas a nadie, cambiarlas regularmente y verificar de dónde accedes a tus cuentas personales son algunos de los tips para burlar a los piratas informáticos o "ingenieros sociales"

Evita ser “hackeado” con estos consejos

Estar en internet es un arma de doble filo; la seguridad informática es una utopía que tarde o temprano deja de existir cuando llega un programa lo suficientemente eficaz para pasarle por encima.

Una vez que entras en internet, toda tu información está expuesta y es vulnerable a muchos ataques informáticos. Quizás no seas el blanco de un hacker (esos expertos informáticos que conocen de programación, códigos y demás trucos), pero debes tomar en cuenta que cualquiera, con un poco de habilidad y malas intenciones, puede intentar robar tus contraseñas y acceder no solo a tu correo electrónico, sino a tus cuentas bancarias, redes sociales, etc.

Rafael Lara, profesor y director de la Escuela de Ingeniería Informática de la UCAB, aclara que más allá de “ser hackeado” por un especialista en computación, hoy en día cualquier persona puede acceder a tu información privada haciendo algo de “Ingeniería Social”.

La ingeniería social no es más que el trabajo que hace una persona cualquiera cuando engaña a otra para sacarte información personal, tener tu contraseña y de esta manera violar tu seguridad

Es por esto que Rafael Lara expone seis consejos para evitar ser vulnerado.

  1. Visualizar correctamente el sitio donde colocas tus claves y verificar que la página tiene el URL correcto. Puedes hacer caso al candado que se ubica en el lateral superior izquierdo de la pantalla.

  2. No hacer caso a los correos basura que puedas encontrar en tu bandeja de entrada; si en algún momento te piden información, claves o ingreso debes activar tus alertas.

  3. Recuerda que ninguna institución (universitaria, bancaria, etc.) te va a pedir las contraseñas por alguna vía de comunicación.

  4. No compartas tu contraseña con nadie.

  5. Ten una contraseña compleja. Olvídate de colocar fechas de cumpleaños, documentos de identidad, nombres de familiares o de mascotas. Una buena clave debe reunir números, letras en mayúscula, minúscula y caracteres especiales. Además, debes cambiarla regularmente y tener una contraseña diferente para cada correo, red social, etc.

  6. A la hora de configurar las preguntas para recuperar contraseña, crea respuestas de seguridad falsas para despistar a los atacantes.

El ingeniero Lara recuerda que a la mayoría de las personas les gusta compartir en exceso cada detalle de su vida a través de la web sin velar por la seguridad de sus datos. Por eso, pide un poco de sentido común y llama a ser más precavido en cuanto al intercambio de información en las redes si desea mantenerse a salvo, o ser menos vulnerable.

♦ Katherine González