Red de servicios de salud de orientación cristiana pide activar plan de emergencia humanitaria en Venezuela

La asociación que agrupa a más de 30 centros asistenciales que atienden a comunidades populares de todo el país manifestó su preocupación ante la escasez de medicinas y alimentos, la violación de derechos humanos y el incremento de la represión estatal. 

Red de servicios de salud de orientación cristiana pide activar plan de emergencia humanitaria en Venezuela

La Asociación Venezolana de Servicios de Salud de Orientación Cristiana (AVESSOC) -red a la que pertenece el Centro de Salud Santa Inés de la UCAB- se pronunció públicamente ante la crítica situación social que vive el país.

A través de un comunicado emitido este 25 de julio, la organización que agrupa a más de 30 centros asistenciales que atienden a comunidades populares de todo el país, mostró su profunda preocupación ante la escasez de medicinas y alimentos, la violación de derechos humanos y el incremento de la represión estatal, razón  por la cual solicitó al gobierno aceptar de inmediato la apertura de un canal humanitario.

Además, pidió al Ejecutivo Nacional suspender la Constituyente y urgió a la sociedad venezolana a impulsar un plan de emergencia nacional en el área social.

A continuación el texto íntegro del documento, disponible también en la página oficial de la asociación, www.avessoc.org.ve.

 

COMUNICADO PÚBLICO DE LA RED – AVESSOC

Caracas, 25 de julio de 2017

La Asociación Venezolana de Servicios de Salud de Orientación Cristiana (AVESSOC), red que agrupa a más de 30 centros de salud, y cuyo propósito es promover la salud integral, principalmente entre los más necesitados, como opción preferente en el anuncio de la Buena Noticia de Jesucristo Resucitado, manifiesta su profunda preocupación ante la grave situación que viven los venezolanos, entre las cuales destacan:

 

  • El incremento del número de personas afectadas y fallecidas por falta de reactivos y medicamentos indicados en protocolos para el tratamiento de pacientes con cáncer, hipertensión, diabetes, renopatías, hematopatías, neuropatías y VIH.

  • La acentuada escasez de vacunas, insumos médicos, quirúrgicos y equipos especializados para el diagnóstico, control y evaluación de enfermedades.

  • El reporte de las condiciones de extrema precariedad, con escasez, desabastecimiento, paralización de equipos y continuas fallas de electricidad y suministro de agua de los Hospitales y centros de salud públicos[1]

  • El acceso limitado a los alimentos de primera necesidad, por parte de la población venezolana, situación que afecta sobre todo poblaciones vulnerables: niños, adolescentes, mujeres en etapa de gestación, enfermos y ancianos, muchos de los cuales están recurriendo a la basura para poder saciar su

  • La acción represiva de algunos cuerpos de seguridad, que han atacado directamente a prestadores de servicios de salud y centros de salud, violando así la Constitución, los DDHH y tratados internacionales de atención de salud en situaciones de conflicto armado.

 

Asimismo, expresamos nuestro profundo dolor por el sufrimiento que vive Venezuela. Lamentamos las pérdidas de vidas humanas a causa de la violencia social. Lloramos con nuestro pueblo el hambre, la represión y las reiteradas violaciones a los Derechos Humanos.

En medio de esta situación tan grave, consideramos que la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente, tal como lo manifiesta la Conferencia Episcopal Venezolana “…es innecesaria porque no es lo que el pueblo necesita. Lo que necesita el pueblo, en primer lugar, es comida, medicinas, seguridad, paz y elecciones justas…”

 

Por las razones antes expuestas, en nombre propio y en el de todas las personas que están siendo víctimas de esta situación de calamidad, hacemos un llamado urgente al Estado venezolano a:

 

  1. Garantizar los Derechos Humanos a todos los ciudadanos, porque entre las graves violaciones de derechos humanos, las relativas al derecho a la salud y a la vida se han acrecentado. Derecho manifiesto en el artículo 83 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela[2].

  2. Detener el uso de sustancias tóxicas, uso excesivo de la fuerza pública y de armas de fuego contra la población civil, porque comprometen directamente la salud y la vida de la población.

  3. Suspender la convocatoria de Asamblea Nacional Constituyente, ya que la misma no cumple con los requisitos constitucionales y su realización sólo profundizará las diferencias y la crisis entre los venezolanos.

  4. Concentrar los esfuerzos para impulsar un Plan de Emergencia orientado a superar la actual crisis de salud, en los planos preventivo y curativo, con el apoyo de los diferentes actores públicos, privados y de la sociedad civil.

  5. Aceptar la Ayuda Humanitaria que ofrecen las diferentes organizaciones internacionales para suplir la escasez de medicinas, reactivos e insumos en el país. A este efecto, AVESSOC propone ser mediador y canalizador de estas ayudas a fin de garantizar una distribución equitativa de los insumos y medicamentos.

  6. Permitir la Cooperación Internacional ofrecida por nuestros pares, en medicamentos, insumos médicos. Facilitando las condiciones que establecen los ministerios y otros organismos encargados de la salud y nutrición.

  7. Garantizar los recursos necesarios para reactivar la producción de medicamentos en el país, e iniciar de manera inmediata la importación de insumos y equipos para la atención integral de los pacientes, de manera especial para los pacientes con enfermedades crónicas y de mayor riesgo, como diabetes, VIH, cáncer, cardiovasculares, tensión, hemofilia, neuropatías, enfermedades renales y frenopatías.

  8. Estabilizar la situación crítica de alimentación, productividad, seguridad y estabilidad laboral que contribuyan con la promoción de los estilos de vida saludable, en todos los estratos de la sociedad venezolana, especialmente en los sectores más empobrecidos.

  9. Atender las solicitudes, para superar la crisis humanitaria, que han demandado el Episcopado Venezolano, la Conferencia Venezolana de Religiosos y Religiosas (CONVER), así como de Caritas de Venezuela, nuestra organización Católica responsable de la acción social.

 

Los Centros de Salud que conforman la red AVESSOC, seguimos apostando por el país, ofreciendo nuestros servicios a la sociedad venezolana para superar esta crisis desde la solidaridad, teniendo como opción preferencial a los más necesitados, con equidad, unidad en la diversidad, reconociendo y promoviendo el diálogo y la esperanza puesta en Cristo resucitado quien nos da la convicción, a través de su Evangelio, de que la vida es impulsada por la fuerza del amor que triunfa sobre la muerte.

Quienes suscriben, los centros de la Red AVESSOC:

  1. Asociación Damas Salesianas – Oficina Nacional (26 centros de salud escala nacional)

  2. Centro Comunal Catia

  3. Centro Comunitario Fe y Alegría “La Quinta”

  4. Centro de Salud Jesús de Nazareth

  5. Centro de Salud Santa Inés – La Pradera

  6. Centro de Salud Santa Inés – UCAB

  7. Centro Marista de Salud Integral

  8. Clínica Dispensario Padre Machado

  9. Complejo Social Don Bosco – ADS

  10. Complejo Social San Miguel Arcángel

  11. Dispensario Monseñor Delfín Moncada

  12. Dispensario San Judas Tadeo

  13. Dispensario San Martín de Porres

  14. Fundación San Alfonso María Ligorio

  15. Fe y Alegría Nacional

  16. Pastoral Social Cáritas Los Teques

  17. Hospital San Antonio (Táriba, Edo. Táchira)

[1] Informe presentado por CODEVIDA “Situación  del derecho a la salud en Venezuela”

[2] Artículo 83 de la CBV¨: “La Salud es un derecho fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida. Que el estado promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios. Que todas las personas tienen derecho a la protección de la salud, así como el deber de participar activamente en su promoción y defensa, y el de cumplir con las medidas sanitarias y de saneamiento que establezca la ley, de conformidad con los tratados y convenios internacionales suscritos y ratificados por la República".