El Centro de Derechos Humanos de la UCAB expondrá en Washington crisis migratoria venezolana

El viernes 1 de junio, la representante de la ONG, Ligia Bolívar, participará en una reunión organizada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para analizar el éxodo masivo de venezolanos y promover la aplicación de un plan regional de atención a la población migrante. Al encuentro se espera que asistan miembros de las misiones diplomáticas de la OEA

El Centro de Derechos Humanos de la UCAB expondrá en Washington crisis migratoria venezolana

Como parte de su labor de protección de los derechos de migrantes y refugiados, el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (CDH-UCAB) continúa emprendiendo iniciativas para impulsar la generación de políticas públicas en esta área.

El próximo 1 de junio, la socióloga e investigadora del CDH-UCAB, Ligia Bolívar, participará como ponente en una mesa de trabajo sobre este tema, especialmente convocada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Secretariado de acceso a los derechos y equidad de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El encuentro, titulado “Hacia una respuesta regional coordinada a la migración venezolana y los movimientos de refugiados en las Américas: una evaluación de tendencias y realidades presentes”,  tendrá lugar en Washington (EUA) en el marco de las reuniones preparatorias de la Asamblea General de la OEA, prevista para los días 4 y 5 de junio.

En el foro también intervendrán el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, y Francisco Quintana, representante del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), y se espera la asistencia de miembros de las misiones diplomáticas integrantes del organismo hemisférico.

Foto: Panorama

 

Según explicó Bolívar, la participación del CDH-UCAB se centrará en exponer la realidad del fenómeno migratorio venezolano, a la luz de los efectos que de la emergencia humanitaria ocasionada por la crisis económica, social y política del país.

“Cuando se les pregunta a los venezolanos por qué están emigrando, dicen que lo hacen por razones económicas, laborales, de inseguridad, escasez de alimentos y medicinas, además de la situación política. Queremos mostrar lo que está ocurriendo en esas áreas y poner la información en contexto para explicar por qué el éxodo venezolano califica dentro de lo que se llama migración forzada”.

La activista indicó que la ONG quiere llamar la atención de las misiones diplomáticas del continente ante lo que, advierte, se agravará en los meses venideros.

 “Nuestras estimaciones indican que entre marzo y mayo, el número de venezolanos que salen diariamente por las distintas fronteras pasó de 5.000 a 10.000. De acuerdo a ACNUR (Alto Comisionado de  las Naciones Unidas para los Refugiados) hasta marzo 1.6 millones de personas habían emigrado de Venezuela. Al cierre de 2018 este flujo migratorio podría duplicarse y superar los 3 millones. Esa es la tendencia y eso es lo que nos alarma”.

Por esa razón, el CDH-UCAB exhortará a los gobiernos de la región a poner en marcha cuanto antes un programa coordinado con medidas de protección de largo aliento.

“Le damos la bienvenida a las iniciativas que han emprendido naciones como Perú y Colombia, que están otorgando tarjetas temporales de residencia, pero se requiere de medidas a largo plazo. Se trata de que los países, sobre todo los receptores, entiendan que esto no es un problema temporal sino que se va a mantener por mucho tiempo, porque las condiciones económicas y sociales de Venezuela van a empeorar. Incluso, si se diera un cambio de gobierno, la gente no va a regresar de la noche a la mañana porque las dificultades de salud, alimentación e infraestructura no se superarán inmediatamente”.

Foto: Efe

 

La  organización también expondrá ante los participantes la necesidad de atención y protección a los venezolanos que están en situación de vulnerabilidad migratoria por la negación de pasaportes.

“El gobierno venezolano está negándole a sus ciudadanos los documentos de identidad no solo dentro sino fuera del país. Tenemos información de gente que lleva hasta 26 meses esperando por la renovación de un pasaporte y el consulado no se lo tramita. Hay personas que han perdido trabajos y están en un limbo porque no pueden estamparle el permiso de residencia, aun habiendo cumplido los trámites.  Creemos que los gobiernos deben flexibilizar los trámites migratorios en estos casos porque se trata de la vulneración de un derecho humano, como lo es la identidad”.

Además de su participación en este evento, en las próximas semanas el Centro de Derechos Humanos de la UCAB expondrá en otros dos foros la realidad migratoria venezolana para promover acciones concretas que ayuden a enfrentar esta situación.

A finales de mes,  la ONG participará en la reunión paralela del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y en la consulta anual de ACNUR con organizaciones de la sociedad civil. Ambos encuentros se desarrollarán en Ginebra. 

“Confiamos en que este mismo año se defina un plan regional de atención a los migrantes venezolanos, porque este es un problema grave que está afectando a todo el continente, principalmente a los países fronterizos con Venezuela. Nuestra idea es seguir uniendo esfuerzos con organizaciones aliadas en todo el continente para que se comiencen a dar pasos en esa dirección. Lo demás no depende de nosotros, depende de los gobiernos”.

Foto: http://www.corteidh.or.cr/

Sobre la  sentencia de la Corte Interamericana y la Lista Tascón

Ligia Bolívar también se pronunció sobre la sentencia emitida este miércoles 30 de mayo por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en la que los jueces de este tribunal, de manera unánime, encontraron al Estado venezolano “responsable por la violación a los derechos políticos y libertad de pensamiento y expresión” así como de “desviación de poder y discriminación política”, al despedir arbitrariamente a funcionarios del gobierno nacional que firmaron en el año 2003 a favor del referendo revocatorio contra el presidente Hugo Chávez. y fueron incluidos en la llamada “Lista Tascón”.

El caso había sido presentado por  Rocío San Miguel, Magally Chang Girón y Thais Coromoto Peña (para entonces empleadas del Consejo Nacional de Fronteras y quienes fueron víctimas del despido) y fue tramitado ante este órgano judicial de la OEA por el equipo del CDH-UCAB y otras ONG.

“Para nosotros es una sentencia muy importante porque es la primera sentencia de la Corte Interamericana en la que se trata el tema de la discriminación por razones políticas. Es una sentencia importante para el continente, pero sobre todo es tremendamente importante para Venezuela en momentos en que la ‘Lista Tascón’ sigue viva de diferentes maneras y ha mutado hacia lo que hoy se conoce como el Carnet de la patria, una nueva forma de discriminación, una nueva ‘Lista Tascón’ que está utilizando el gobierno con mayor perversidad porque es negarle a la población acceso a comida, a vivienda, a medicamentos por un control político inaceptable. Esa es la importancia de la sentencia. Esto que está pasando hoy en Venezuela en materia de discriminación no va a quedar impune porque esa sentencia ya nos da la plataforma para luchar a favor de los derechos de todas estas personas”.

En un comunicado difundido en su cuenta oficial de Twitter, @CorteIDH, la Corte Interamericana de Derechos Humanos “ordenó diversas medidas de reparación, entre las que destacan, aquellas destinadas a adoptar las medidas necesarias para que los hechos relevantes de desviación de poder no queden en impunidad”.

 

Acerca del CDH-UCAB

Fundado en 1999, el Centro de Derechos Humanos de la UCAB es el primer centro académico universitario dedicado a la materia en Venezuela.  Durante casi dos décadas, ha desarrollado su labor desde la docencia, la investigación, la extensión y el acompañamiento jurídico de casos en áreas como derecho a la participación, libertad de expresión y protección de personas refugiadas y migrantes. 

♦Texto: Efraín Castillo/Foto apertura: Jesús Fonseca