Los nuevos representantes estudiantiles hablan sobre sus retos

Los consejeros universitarios, de desarrollo estudiantil y de extensión Guayana electos para el período 2018-2019 explicaron los objetivos de la gestión que iniciarán en el mes de octubre. Todos coincidieron en que su prioridad será dar respuesta a las necesidades internas de los ucabistas, sin olvidar la lucha por el país 

Los nuevos representantes estudiantiles hablan sobre sus retos

Las nuevas caras del movimiento estudiantil de la universidad están listas y con ánimo para enfrentar los desafíos de la gestión que iniciarán en octubre como parte del período académico 2018-2019.

Luego de las elecciones celebradas el pasado 31 de mayo, los siete representantes que resultaron favorecidos con el voto del alumnado ucabista en Caracas y Guayana ofrecieron unas palabras sobre los proyectos que esperan poner en marcha así como sobre los retos que tienen por delante.

Consejeros universitarios propondrán mejoras

Dayvi Castellano, estudiante de Ciencias Sociales de la sede Guayana, fue electo con 1788 votos como consejero universitario y explica que su mayor reto es representar a ambas sedes y promover las reformas necesarias para mejorar la formación académica en la institución.

“El cargo de consejero universitario representa objetivos de un equipo; en lo personal, quiero cumplir con mis proyectos expuestos en campaña, articular iniciativas en pro del desempeño académico de los ucabistas, hacer práctica de una buena gestión espejo para activar departamentos faltantes en otras sedes de la universidad, realizar un diagnostico del proceso de inscripciones como fue una de las propuestas de mi compañero de fórmula en campaña, Luis Omaña.  Quiero tener una gestión reformista, me parece que la capacidad de revisar y actualizar reglamentos es una atribución muy importante del Consejo Universitario. Además, deseo dar acompañamiento y planes de formación para la representación estudiantil, tendiendo un puente entre las dos sedes para lograr tener presencia en ambas dejando en alto el trabajo que hacemos en Guayana”.

Castellano comentó que, por ser un miembro activo del movimiento estudiantil universitario en la región de Bolívar, aprovechará para ayudar desde su posición como consejero  a mejorar las estrategias y el trabajo que la representación ucabista viene realizando por el país.

“El hecho de que sea consejero universitario no implica que vaya a pasar por encima del trabajo que se está haciendo; el liderazgo del movimiento se gana a pulso, es por eso que debe haber un encuentro y espacio con quienes son miembros en ambas sedes para definir acciones en ese sentido. No soy de los que cree que mi cargo implique una obligación con el Movimiento Estudiantil; en mi caso se trata de dar continuidad a mi participación en una institución a la que ya pertenezco. Espero dar una postura crítica y aportar al debate sobre el país que queremos construir como estudiantes”.

Otro de los electos como consejero universitario fue Carlos Egaña, alumno de letras que consiguió 2241 votos. Egaña describe tres retos fundamentales que afrontará durante su gestión.

“Por un lado quiero cambiar la forma tradicional de hacer política estudiantil en la UCAB, que usualmente consiste en decir que todo está excelente, que entre distintas caras bonitas se llegue a un acuerdo y que durante la gestión cada quien tome su camino. Si bien este año fueron electos dirigentes muy talentosos, el hecho de que mi candidatura haya calado tanto en el alumnado me hace pensar que hay entusiasmo y preocupación por una política mucho más sincera  que dé respuesta a aquello que nos mata de ansiedad. El segundo reto será priorizar las necesidades de los alumnos, porque en muchas ocasiones se ha trabajado en pro de ciertos intereses de la universidad que no necesariamente compaginan con los del estudiantado. El tercer reto será luchar contra la apatía de muchos estudiantes, que en muchos de los casos parte de la desesperanza …Y es que yo creo que si logramos compaginar el discurso MAGIS que nos ha dado la UCAB con nuestras acciones, vamos hacer una buena gestión… No se trata de hacer una sola propuesta, sino de entender que aquí estamos para servir y saber qué es lo que necesita la gente”.

Con respecto al movimiento estudiantil nacional, Egaña reconoce que los consejeros universitarios deben ser un apoyo para la organización pero advierte que se deben realizar ciertos cambios para reactivar el mensaje ucabista hacia al país.

“¿Qué me interesa a mí? Que el movimiento estudiantil tenga un discurso ucabista y si vamos a salir a las calles sea para cosas puntuales o, en otro caso, hacer talleres dentro de la universidad que respondan al interés del estudiantado en general. Si llegase a ocurrir un problema de mayor envergadura en los próximos semestres, no me parece descabellado que apoyemos al movimiento estudiantil nacional, sobre todo si toca el destino de nuestro país que al final es nuestra casa…pero creo que el rol no es derrocar a la dictadura sino luchar por unas reivindicaciones nuestras, no podemos pretender salir y ordenar el país si no ordenamos primero nuestra universidad”.

El estudiante de ingeniería informática, Marco Licini -quien consiguió el favor de 2787 alumnos- asegura que su gestión se centrará en escuchar a los estudiantes y trabajar en equipo para lograr una buena gestión.

“El cargo de consejero universitario ya es un reto porque tienes que representar de manera correcta a los estudiantes de ambas sedes, algo que es complicado. Por eso dependemos mucho del resto de la representación y de trabajar articuladamente. Esa es una de mis propuestas clave, porque si no somos capaces de unirnos, no se puede hacer bien el trabajo. En cuanto a mis proyectos, buscaré tocar las puertas de las embajadas para la obtención de becas porque la crisis está afectando a muchos estudiantes. También quiero llevar a cabo un programa de excelencia académica en donde los alumnos con un alto promedio conformen un consejo consultivo al que podamos acudir para tener una opinión con fundamento a la hora de tomar decisiones y solventar dudas”.

Al igual que los otros representantes, sabe que tiene el deber de representar a la UCAB fuera del campus; aunque actualmente no pertenece al movimiento estudiantil nacional, espera construir una buena relación con la red de dirigentes de otras universidades con el fin de llevar las ideas de los ucabistas.

“Cuando se asume un cargo en el que representas a todo el estudiantado siempre te cae un peso encima de proyectarte hacia afuera; entonces al sentarte a debatir con el rector, los vicerrectores y los decanos tu opinión refleja cómo se presenta la universidad hacia al país. Hay dos realidades. Una externa y una interna. Hay que tener eso en cuenta y entender que es importante cubrir todos los espacios”.

Las voces de Desarrollo Estudiantil quieren motivar

Para el período 2018-2019 fueron electos como consejeros de Desarrollo Estudiantil Roberto Rodrigues (estudiante de Ciencias Sociales y Relaciones Industriales) y Fabiana Gias, cursante de Ingeniería Industrial.

Rodrigues (electo con 2844 votos) afirma que su trabajo estará centrado en la motivación del estudiante para resolver los problemas que existen dentro del campus, pero también buscará realizar aportes al país recuperando espacios que se han perdido.

“Las propuestas que considero fundamentales son la de ‘Evalúa tu escuela’, una encuesta a una muestra representativa de estudiantes sobre el funcionamiento del proceso administrativo, porque muchas veces tenemos mucho que decir pero no contamos con los canales regulares para hacerlo. Otro de los proyectos que me interesa continuar es el de ‘Beca un pana’, una asociación civil de la que soy miembro y que se encarga de buscar fondos para becar estudiantes de la universidad pero fomentando la meritocracia y la excelencia en su método de selección. Mi tercer proyecto  va con la situación país. Si bien es cierto que hay muchos problemas a lo interno que tenemos que solucionar, como ucabistas no podemos perder esa sensibilidad con lo que ocurre fuera. Tengo un proyecto que se llama ‘La UCAB sigue de pie’ que pretende articular los esfuerzos del voluntariado, que muchas veces están disgregados. La idea es condensarlos y llevarlos a las comunidades con dos mensajes:  el primero, que la situación nos ha golpeado como estudiantes pero que la UCAB sigue de pie y los alumnos seguimos luchando con ella; el segundo mensaje es decirles a las comunidades que la universidad no es una burbuja y que estamos con ellas. La idea es conquistar nuevos espacios de la mano con Reto País”.

Por su parte, Fabiana Gias (quien consiguió 2773 votos) explicó que buscará promover el talento de los estudiantes ucabistas y hacer viables las propuestas en medio de la crisis económica.

“Uno de los principales retos es poder hacer gestión con la situación país en la que nos encontramos. Sin embargo, la idea es reinventarse. Queremos buscar apoyo económico y académico impulsando el ‘Provea’, un programa de estudiantes asesores que pretende ser una alternativa para que entre ucabistas podamos ayudarnos a estudiar.  Ya conversé con mi compañero Roberto y vamos a conformar un equipo IIDES en el que participen distintos grupos de la universidad con el fin de estar atentos a cada una de las necesidades que aparezcan para poder cubrirlas. Pienso que este año el trabajo de los dirigentes que ganaron puede ser más sencillo porque ya nos conocemos y hemos venido trabajando juntos. Un gran paso es que ya nos sentamos a debatir para poder estructurar las ideas que se plantearon en campaña”.

En Guayana reforzarán la identidad

Los alumnos de la sede de la UCAB en Puerto Ordaz también escogieron a sus dos representantes al Consejo de Extensión, instancia en la que tendrán voz y voto para canalizar las inquietudes del alumnado ante las autoridades de ese campus.

Virginia Rubiano, cursante de Comunicación Social, fue electa con 518 votos. Aseguró que desde su cargo trabajará para impulsar el sentido de pertenencia ucabista a través de acciones concretas que demuestren el valor de estudiar en la universidad.

“Por la situación país, mi compañero y yo creemos que la UCAB está pasando por un momento en el que se estudia simplemente para graduarse e irse; eso nos parece un desperdicio, tanto del conocimiento como de lo que puede aportar la UCAB a la región. Por eso, planteamos dos cosas básicas al respecto: crear alianzas con empresas sólidas que puedan servir como punto de inicio para pasantías a los estudiantes. Esto nos da dos cosas buenas; primero, las empresas entienden lo que es tener a un trabajador ucabista, alguien preparado. Y, en segundo lugar, los estudiantes pueden tener una experiencia laboral tangible. También tenemos planteado traer el premio  ‘Ucabista Integral’ a nuestra sede. Si bien aquí se dan becas de excelencia, por deportes e incluso culturales, queremos que eso se institucionalice, que anualmente se premie a los estudiantes por lo que hacen en voluntariado, a nivel deportivo, cultural e incluso por cosas tan pequeñas como labores dentro de los campus que pasan por debajo de la mesa. Mi expectativa es que los ucabistas se sientan más identificados. Las ganas que tengo de ser representante estudiantil  van ligadas al agradecimiento que le tengo a la universidad; por eso quiero que los estudiantes entiendan la trascendencia de ser ucabistas”.

 

Por su parte, el estudiante de Derecho Rommel Marouf (electo con 633 votos) coincidió en la necesidad de integrar más al estudiantado a las actividades universitarias y fortalecer su rol ciudadano.

“El ser ucabista es algo que te va a marcar la vida. Una vez que te gradúes, el título de egresado de la UCAB va a ir en tu espalda, siempre. Por eso queremos motivar a los ucabistas a integrarse más a la universidad, recordarles que es un sitio en donde, en el momento que traspasas el portón,  estás en casa y no simplemente en una casa de estudios, al punto tal de que, a pesar de todos los problemas que tengas afuera de la universidad, dentro de ella puedas visualizar tu futuro y tus objetivos personales. Hay una frase que uso siempre: ‘Es momento de dejar de llamarnos pueblo y empezar a ser ciudadanos’; es momento de formar ciudadanos y creo que de aquí de la UCAB  van a salir los ciudadanos que van a dar la cara al país. Siempre pienso que la Universidad Católica Andrés Bello mantiene enfoques directos a la sociedad; ejemplo de ello es Reto País, que para mí no es a corto ni mediano plazo; sin embargo, sembrando semillas se construyen los árboles del mañana”.

Recomendaciones de un dirigente saliente

Con la visión del camino transitado y la experiencia de casi un año de trabajo, el consejero actual de Desarrollo Estudiantil, Nicola Yammine, ofreció algunos tips a los compañeros que tomarán el testigo en los próximos meses.  Los llamó a la unidad y les pidió usar sus espacios para lograr cosas concretas que ayuden a los estudiantes.

 “Creo que es fundamental que sepan dejar a un lado sus diferencias y errores y se enfoquen en la universidad y en resolver los problemas que tienen los estudiantes a diario. También es importante que trabajen por una sola UCAB y que entre ellos se apoyen para hacer posible la gobernabilidad de la universidad. Los nuevos representantes deben trabajar en equipo si quieren alcanzar grandes logros”.

♦Texto: Lesslie Mendoza/Con información de Elianna Laurens y Oscariny Hennig (Coordinación de Comunicaciones de UCAB Guayana)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *