Profesores que inspiran: Genevieve Saint-Surin

Con 36 años de trayectoria profesional y una década trabajando en su alma mater, esta docente exige día a día lo mejor de sus alumnos, con el objetivo de convertirlos en buenos profesionales de la comunicación y mantener el sello de excelencia de la UCAB 

Profesores que inspiran: Genevieve Saint-Surin

Egresada en 1982 de la Escuela de Comunicación Social en la mención Publicidad y Relaciones Públicas, Genevieve Saint-Surin es sinónimo de compromiso y excelencia, valores que definen a la Universidad Católica Andrés Bello y que ella misma transmite a sus estudiantes. 

Luego de desempeñarse entre 2000 y 2007 como coordinadora de mercadeo de CANTV y  directora de publicidad en Movilnet, su camino profesional por esta casa de estudios empezó en el año 2008 como directora de la Asociación de Egresados.

Pero desde que volvió a su alma mater una de sus metas era poder impartir clases. Fue así como ese mismo año, la directora de la Escuela de Comunicación Social del momento, Tiziana Polesel, le dio la oportunidad de iniciarse con la cátedra de  Comunicación Oral en el primer semestre, luego de lo cual -con el cambio curricular- se encargó de dictar Gestión y Planificación de Eventos, materia perteneciente al ciclo profesional de la concentración  Comunicaciones Corporativas.

Actualmente, Saint-Surin combina su labor en el aula con la coordinación de extensión y pasantías de la escuela, posición desde la que promueve alianzas con empresas y sirve de enlace para las prácticas laborales de los estudiantes. En todos los ámbitos en que se desenvuelve, la profesora saca provecho de las actividades que ocurren dentro de la universidad y las convierte en oportunidades de formación.

Además, está convencida del sello que tiene la UCAB, por lo que reconoce exigir a sus estudiantes para que aprovechen el potencial que un profesional ucabista puede desarrollar.  

Con 10 años trabajando a tiempo completo en esta institución y siempre con una sonrisa en los labios, Saint-Surin  agradece y disfruta día a día trabajar con estudiantes de los primeros y últimos semestres,  pues asegura que de cada grupo se nutre y aprende mucho.

 

¿Cómo ha sido su experiencia dando clase en la universidad?

“Empecé dando clases en Comunicación Oral, cosa que disfruté muchísimo porque, aunque hay profesores a los que les da miedo darles clases a ‘niños chiquitos’, como yo tengo dos hijos adolescentes las clases fluían muy bien. No es fácil porque están saliendo con todo el ímpetu del bachillerato y llegan a la universidad todos emocionados. Eso me encanta muchísimo y me nutre mucho más trabajar con los muchachos de Comunicación oral. Siempre ha sido muy gratificante ver el producto final, ver cómo llegan como unos pichoncitos y luego salen tan crecidos haciendo cosas maravillosas, sobre todo con la práctica del discurso televisivo en la que hacen unas cosas espectaculares. De verdad es algo que disfruto mucho”.  

¿Y en ciclo profesional cómo son las dinámicas?

“Me encanta dar Gestión de eventos, me fascina. Es algo a lo que yo me he dedicado toda la vida, siento que es un área poco comprendida y no muy respetada porque se pensaba que cualquiera podía gestionar un evento. La idea es profesionalizarlo, dar a los muchachos todo el soporte teórico que requiere la materia y poder hacer que los chicos entiendan que eso es un área de especialización a la que se pueden dedicar”.

¿Cómo ha sido su experiencia dentro de la universidad en la parte profesional?

“Tengo casi 10 años trabajando en la universidad gestionando toda la parte de extensión de la escuela. Desde allí  me toca organizar los eventos de las alianzas que promovemos, firmar convenios con organizaciones que tienen interés de estar casadas con la universidad y atender con los estudiantes con las pasantías. El ambiente de la escuela es fuerte porque Comunicación Social es una dependencia importante con alumnos muy exigentes a los que les ha costado agarrar el carril para ajustarse a los reglamentos y saber que hay normas que cumplir para que todo salga correctamente. Es como todo, cada trabajo tiene su lado increíble y su lado rudo”.

¿Cómo ve el ambiente en la UCAB?

“Yo pienso que la UCAB es un pequeño oasis en medio de esta Venezuela convulsionada. El trabajo que hago me permite sentir que estoy aportando mi grano de arena, formando a ciudadanos de primera y contribuyendo con una institución que es respetada, que es organizada y guerrera. Me siento orgullosa de pertenecer a la que, además, es  mi alma mater. El ambiente de trabajo es grato, además de las tantas actividades que se generan como las exposiciones, las obras de teatro. Todas estas cosas te nutren en lo profesional y personal. Compartir con los profesores que vienen de afuera, la alianza que tenemos con el Centro de Actualización Profesional (CIAP) así como el contacto con los egresados que quieren colaborar con nosotros hacen que la experiencia sea interesante y maravillosa”.

¿Cuál cree usted que es el secreto para que los estudiantes le guarden un gran cariño a pesar de la exigencia?

“Yo creo que puedo ser exigente porque siento que tengo un respeto profundo por esta carrera y es lo que yo transmito, que hay que tomarse en serio la comunicación social. A veces, esta es una carrera poco comprendida por la misma gente de la universidad, mucha de la cual puede pensar que es superficial o que es más fácil que Ingeniería o Derecho, pero no es así. Para empezar, debes poder expresarte oralmente y por escrito de manera perfecta, de manera coherente. Si no te sabes expresar, si no sabes escribir y no sabes comprender que ésta es una carrera donde tú te debes a otros, en donde tienes una tremenda responsabilidad social, entonces estamos mal. Si ese respeto el estudiante no lo siente por la carrera desde que comienza  pues no hacemos nada y es eso lo que me lleva a tener esa exigencia con los chicos. Ahora, para mí es imprescindible tratar a mis estudiantes con respeto, reconociendo que yo también estoy aprendiendo en este proceso. Cada uno de los muchachos trae una experiencia que me nutre a mí también”.

¿Qué mensaje les deja a los estudiantes que desean estudiar Comunicación Social y no se atreven por las condiciones que atraviesa la profesión en el país?

“Que es un verdadero privilegio ser comunicador en la Venezuela de hoy. Tengo la certeza de que todo lo que está pasando en Venezuela está fortaleciendo el carácter de los nuevos profesionales. Sé que cuando Cuando veo cómo se está formando el comunicador de hoy en esta dura Venezuela, sé que cuando esto termine lo que va a quedar es un profesional todo terreno que vas a estar listo para abordar lo que sea; no va a haber nada del área de la comunicación que un estudiante egresado nuestro no sea capaz de enfrentar en Venezuela y en cualquier parte del mundo”.

♦Texto: María José Rodríguez/Foto: Jesús Fonseca

*Los docentes de la UCAB que quieran formar parte de esta sección o deseen postular a alguien, pueden escribir a los correos electrónicos: dircom@ucab.edu.ve o efcastil@ucab.edu.ve