Así fue el primer día de clases

A pesar de la lluvia, el inicio del período académico 2018-2019 en el campus de Montalbán estuvo lleno de energía y entusiasmo. Miles de alumnos manifestaron sus expectativas por descubrir qué les deparará el nuevo semestre y coincidieron en la satisfacción por haber confiado su educación a La Católica

Así fue el primer día de clases

Para muchos adolescentes, la universidad es algo que parece lejano y algunas veces inalcanzable. No son pocos los que se preguntan qué será de ellos tras finalizar el bachillerato, si seguirán estudiando o les tocará dejarlo hasta allí.

En un país en el que más de 60% de los jóvenes entre 18 y 24 años no accede a la educación superior, comenzar en la universidad es una gran oportunidad, representa una experiencia diferente y abre un mundo de posibilidades a la superación.

Por esa razón, los bachilleres suelen pisar las aulas universitarias con grandes expectativas sobre su futuro, aunque también con miedos respecto a la carrera elegida o a la vida universitaria en general.

Entre esos miedos, el más común de todos es el temor al primer día de clases, jornada en la que salen a flote las alegrías por el inicio de un ciclo pero también la incertidumbre por pisar terreno desconocido.

Este lunes 24 de septiembre comenzaron en la UCAB  las actividades académicas del período 2018-2019; durante la jornada,  más de 1.600 estudiantes de nuevo ingreso llegaron al campus de Montalbán deseosos de empezar un nuevo camino y se sumaron a los más de 8.000 alumnos que cursan semestres avanzados en esta sede.

José Rafael Mora debuta como alumno de primer semestre de Ingeniería Informática y contó que uno de sus miedos es que la carrera no sea lo que él espera. La UCAB fue su primera opción desde siempre y dijo estar feliz de haber ingresado en la universidad.

“Esta es mi universidad favorita y siempre lo fue, la elegí por eso y porque pienso que es la mejor del país. Planeo graduarme aquí y, si es posible, trabajar aquí en Venezuela”

 

 

Por su parte, Angie Márquez, estudiante de primer semestre de Comunicación Social, comentó que su miedo principal es no poder superarse a sí misma a lo largo de la carrera, razón por la cual aseguró que trabajará con dedicación para que la experiencia universitaria sea tan buena como siempre se lo ha imaginado.

“Estoy aquí para aprender, vivir la universidad y hacer grandes amistades. Quiero vivir mi tiempo de estudiante universitaria al cien por ciento”

 

 

La mayor parte del día transcurrió con tranquilidad. En la cara de los llamados “nuevos ingresos” se notaba la dualidad de emoción e intriga y en el ambiente se sentía la energía producida por los jóvenes.

A pesar  de la lluvia, los pasillos y aulas se llenaron de entusiamo y se vio a muchos explorando los espacios y haciendo nuevas amistades.

Los espacios de la feria, el cafetín y el piso 3 del edificio de aulas estuvieron colmados de gente que compartía, se reencontraba luego de las vacaciones, pasaba el rato o simplemente esperaba para ir a su próxima clase.

La alegría existente en el campus fue lo comun y el claro ejemplo de que la UCAB, más que una casa de estudios, es un hogar para muchas de las personas que forman parte de ella y es por eso que es elegida por muchos para prepararse para el futuro.

Katherine Torres es una de ellas. Comenzó a cursar Psicología y dijo estar muy emocionada.

“Mi hermana estudia aquí y siempre me hablaba de ella. Es increíble y me encanta. Mi meta es graduarme  y luego poder dejar el nombre de la UCAB y de Venezuela en alto”

 

 

En los testimonios de los nuevos ucabistas también se hizo presente una necesidad común en muchos estudiantes: la de graduarse en el tiempo requerido para buscar oportunidades en el exterior.

Gabriel González comenzó a cursar Ingeniería Civil y desde ya tiene planeado hacer un postgrado en Barcelona, España, con el que complementará los conocimientos que adquirirá en la UCAB. Como joven apuesta por Venezuela, pero tiene la motivación de formarse en el extranjero y dejar el nombre de Venezuela.

“Elegí la UCAB porque es simplemente la mejor universidad del país y está entre las mejores de Latinoamérica. Siempre quise estudiar aquí y me llena poder hacerlo en este momento”

 

 

 

Lo cierto es que este 24 de septiembre, como desde hace 65 años, la Universidad Católica Andrés Bello dio la bienvenida con los brazos abiertos a quienes serán el futuro del país y del mundo.

A continuación algunas imágenes de la jornada inaugural del período académico 2018-2019 en el campus de Montalbán.

♦ Texto: Katherine Rodríguez/Fotos: Aura García