El estrés: uno de los mayores problemas de los ucabistas

A propósito del Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra el 10 de octubre y  este año está dedicado a los jóvenes,  la directora del Centro de Asesoramiento y Desarrollo Humano (CADH), Liza Guilbert, comentó los padecimientos y riesgos psicológicos más comunes entre los alumnos de la UCAB y sus recomendaciones para enfrentarlos

El estrés: uno de los mayores problemas de los ucabistas

La juventud representa una etapa de cambios constantes que van forjando al ser humano para su realización como individuo dentro de una sociedad. En Venezuela, la situación económica y social ha influido en el desenvolvimiento de las nuevas generaciones y  genera ciertas preocupaciones sobre el futuro.

Cada 10 de octubre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra el Día Mundial de la Salud Mental. En el 2018 el tema está dedicado a llamar la atención sobre los jóvenes y su salud psicológica en un mundo en transformación.

Por esta razón, El Ucabista conversó con la directora del Centro de Asesoramiento y Desarrollo Humano (CADH), Liza Guilbert, quien explicó los conflictos psicológicos más comunes que enfrentan los estudiantes de esta institución y por los que  solicitan apoyo en la dependencia.

Guilbert afirma que las dificultades económicas, la tensión politica, las angustias por la emigración y otras situaciones están afectando considerablemente la vida diaria de los jóvenes ucabistas, generando cambios en su salud mental.

“La situación país está afectando a los jóvenes con trastornos psicológicos como la ansiedad y, en algunos casos, con depresión. Lo que no llega a ser un trastorno pero afecta considerablemente a la población estudiantil ucabista es el estrés. Muchos jóvenes presentan problemas de insomnio y alimentación. Esto incide en la parte académica, porque si no comes bien, no duermes bien y estás estresado, no vas a obtener buenos resultados en las evaluaciones y el rendimiento disminuye”.

La directora del CADH advierte que estas condiciones pueden complicar el desenvolvimiento de los estudiantes con el resto de la comunidad, sobre todo en aquellos que necesitan tratamiento con medicamentos para controlar el  padecimiento que sufren.

“Si  una persona tiene algún tipo de trastorno psicológico  a veces requiere medicamentos como los ansiolíticos, antidepresivos o anticonvulsivantes,  que no se consiguen o, si los hay, son muy costosos.  El mayor riesgo de esto es no tener un equilibrio psicológico, desde lo más básico que es la adaptación a la vida diaria. Por ejemplo ,si yo sufro de insomnio y no tengo tratamiento, por supuesto no duermo bien y voy a estar irritable, con problemas de rendimiento y dificultad de relacionarme con las otras personas. Si hablamos ya de trastornos que tienen que ver más con psicosis, como los afectivos o depresivos, el riesgo es la vida”.

Por ello, la especialista hace énfasis en la necesidad de tomar medidas preventivas para evitar estos problemas. Explica que una buena dieta, hacer ejercicio y dormir 8 horas diarias puede hacer la diferencia en el desenvolmiento diario de los jóvenes y alejar o controlar la ansiedad y el estrés. También afirma que los amigos son vitales en esta etapa universitaria.

“La primera recomendación es hacer algún tipo de actividad física como relajaciones o caminar. Puede ser algo tan sencillo como subir hasta las canchas de la universidad por lo menos 3 veces a la semana. Se está dando un fenómeno en Venezuela de migración, hay estudiantes que están quedando solos, sin la familia, el novio, los amigos. En esos casos los jóvenes tienen que buscar una nueva red de apoyo que los ayude desde lo emocional. Aquí en la universidad son varios centros que brindamos ayuda, en el CADH desde lo psicológico, en Identidad y Misión desde lo espiritual, que también es importante para enfrentar una crisis porque hay que tener esperanza. Es importante que el joven haga  algo que lo conecte con la vida y para eso tiene que plantearse metas a corto, mediano y largo plazo. Desde realizar un grupo de estudio para pasar una materia hasta graduarse. En el caso de la universidad, las redes de apoyo en estudiantes han sido muy positivas. Aquí los ucabistas se ayudan muchísimo”.  

Guilbert reitera a los jóvenes la importancia de solicitar ayuda terapéutica u orientación psicológica cuando se sientan agobiados o incapaces de manejar un conflicto que les afecte mental o emocionalmente.  Recordó que el Centro de Asesoramiento y Desarrollo Humano cuenta con un equipo de psicólogos que ofrece acompañamiento gratuito a los ucabistas que lo requieran.

(Ver también: Salud mental: ¿Cómo saber si necesito ayuda psicológica?)

El CADH está ubicado en la PB del edificio de Laboratorios (Facultad de Ingeniería). Su horario es de 8:00 am a 5:00 pm, su email es el cadh@ucab.edu.ve y su número de contacto es el 0212-407.41.67.

Problemas mentales en los jóvenes: Datos de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como “un estado de equilibrio psicológico, mental y social”. Con los cambios constantes que ocurren en el planeta, las nuevas generaciones comienzan a sufrir diversas tensiones sobre su vida adulta que los llevan a padecer trastornos que pueden culminar en graves problemas o incluso la muerte. 

“La depresión es la tercera enfermedad mental más común entre los adolescentes.  El suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 año y el uso nocivo del alcohol y las drogas ilícitas entre los adolescentes es un problema importante en muchos países, pues puede llevar a conductas de riesgo como el sexo inseguro o la conducción peligrosa. Los trastornos alimentarios también son motivo de preocupación”, apunta una hoja informativa de la OMS, disponible en su sitio web, www.who.int.

La OMS advierte que muchos de estos problemas pasan inadvertidos o no tienen tratamiento. Por eso hace un llamado a familiares y relacionados con los jóvenes para que estén atento a prestar apoyo.

La prevención comienza con el conocimiento y la comprensión de los signos y síntomas de alerta temprana de una enfermedad mental. Los padres y maestros pueden ayudar a desarrollar las habilidades de la vida de los niños y adolescentes para ayudarles a enfrentar los desafíos diarios en el hogar y en la escuela. Se puede proporcionar apoyo psicosocial en las instituciones educativas y otros entornos comunitarios y, por supuesto, se puede implementar, mejorar o ampliar la capacitación de los trabajadores de salud para que puedan detectar y manejar los trastornos de salud mental”.

A continuación se presenta una infografía con algunas cifras relevantes relacionadas con los problemas psicológicos más comunes en los jóvenes a nivel mundial.

♦Lesslie Mendoza