No todo está perdido

La profesora Tamara Slusnys reflexiona sobre lo clave que resultó la planificación y el trabajo en equipo entre docentes y alumnos,  para hacer posible la exitosa tertulia televisiva que compartieron estudiantes de Comunicación Social con los escritores españoles invitados a la feria del libro de la UCAB

No todo está perdido

Basta de relajo, de complacencia, de dejadez. En los tiempos que corren es imprescindible poner en práctica, y con acento, valores como responsabilidad, compromiso, respeto y excelencia.

Estoy convencida de que siempre hay que hacer un esfuerzo por hacer las cosas bien. Generalmente, eso trae buenos resultados. Y eso fue lo que sucedió este martes 27 de noviembre, cuando varios profesores que nos involucramos en la producción de una tertulia televisiva enmarcada en la Feria del Libro del Oeste (FLOC UCAB 2018), vimos y sentimos el resultado de nuestro empeño con los estudiantes.

Desde el día en el que recibimos la asignación hubo emoción. Es que se trataba de una gran oportunidad que tendrían nuestros pupilos. Debíamos recrear un set de entrevistas para TV con dos escritores españoles, José María Pérez Zúñiga y Rafael José Díaz. El espacio sería conducido por los alumnos, para los alumnos.

Genevieve Saint-Surin, Carlos Bracho, Alexander Useche, José Olmos, Luhimar Pérez, y quien suscribe, acordamos vernos para discutir un plan de acción. Y así fue. Entonces definimos lo que queríamos, visualizamos cómo lo queríamos y establecimos roles. Pero eso apenas se trataba de la puesta en escena. Detrás había aún mucho por hacer: ¿Cómo estimular a los estudiantes, normalmente apáticos hacia lo que no conocen –y estos autores eran completamente extraños para ellos-? El trabajo, desde ese punto de vista, no pintaba fácil.

Nos volvimos a ver, intercambiamos correos, y decidimos que involucrar a los jóvenes pasaba por asignarles tareas que implicaran indagar sobre la vida y obra de los literatos, sus gustos, influencias, creencias, algún análisis de sus obras; pero también por exigirles estructura de pensamientos, formulación de escenarios y diseño de preguntas lúcidas para el día del evento.

Y así sucedió. Durante un mes, los estudiantes se prepararon con mucho más que interés. Hurgaron en las profundidades que les brindó Internet (no tenían otra manera de conocer sobre el trabajo de los autores españoles) y se convirtieron casi en expertos sobre la obra de Pérez Zúñiga y Díaz. ¡Sí! Habíamos logrado motivarlos. Y esa motivación siguió creciendo hasta que por fin llegó el día del evento.

La emoción se sintió cuando los muchachos vieron aparecer a Rafael-José y a José María. Las distancias entre estudiantes y autores se habían salvado y ahora estaban muy cerca, y no solo físicamente. Ya no eran los ilustres desconocidos del principio. Pero lo mejor estaba por venir. Nelson Albornoz y Fabiola Ferrer, estudiantes de Periodismo, se encargaron de entrevistar con agudeza a los escritores. Virginia Fermín, también cursante de Periodismo, ofreció un impecable trabajo como moderadora, y el público, conformado por el resto de los estudiantes, escuchó con atención cada exposición. Fue una conversación fluida, amena; todos sabían de qué estaban hablando.

Y tan intachable y pulcra como la  de sus compañeros, fue la participación del equipo de becas-trabajo del Departamento Audiovisual, integrado por Oscar Moreno, Víctor Molinar, Roberto Macellaro y la colaboración de Eva Julia Olivares, jóvenes que con mucho profesionalismo y dedicación alcanzaron altos estándares en su tarea de grabar la tertulia.

Luego vino el momento de las preguntas del público. Fueron cuestionamientos bien planteados, razonados, rigurosos,  pero también divertidos, irreverentes, provocadores. Allí había preparación. Era evidente. Y los escritores españoles también lo notaron. Se mostraron encantados, impresionados y muy agradecidos por esta jornada llena de juventud, ímpetu y mucho esmero.

Esa motivación había permitido que los muchachos se prepararan con responsabilidad, compromiso y respeto, para lograr una dinámica de excelencia en la que dejaron clara su inteligencia y su formación. En alto quedaron sus nombres y el de la Universidad Católica Andrés Bello, su universidad, nuestra universidad.

Y es que en la UCAB ha habido un importante cambio de paradigma. El profesor ha dejado de ser un emisor unilateral de conocimientos para convertirse en un guía que motiva, acompaña y apoya a sus alumnos en el camino de su formación. Que uno y otros entiendan y asuman que son corresponsables en el proceso de aprendizaje es fundamental para el logro de objetivos superiores.

El éxito y la satisfacción obtenidos con la tertulia televisiva de los autores españoles con estudiantes de Comunicación Social, demuestran que en Venezuela, un país donde los antivalores parecieran ganar terreno con el paso de los días, no todo está perdido.

♦Tamara Slusnys

(Ver también: Rica tertulia televisiva protagonizaron escritores españoles con estudiantes de Comunicación Social)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *