Ética, política y comunicación: un debate de actualidad

Este 21 de febrero se llevó a cabo, en las instalaciones del Centro Cultural de la UCAB, una clase magistral en la que tres expertos debatieron sobre la responsabilidad del periodismo en tiempos de redes sociales, noticias falsas y conflictividad

Ética, política y comunicación: un debate de actualidad

Como parte de las actividades formativas que adelanta la Escuela de Comunicación Social de la UCAB fuera del aula, este 21 de febrero se llevó a cabo en el centro cultural de la universidad, en Montalbán, la clase magistral «Comunicación, Política y Ética», foro dirigido a estudiantes y  organizado por Argelia Perozo, quien es abogada y periodista y, además, dicta las cátedras Ética de la Comunicación y Régimen Jurídico.

La profesora Perozo quiso aprovechar la situación país para abrir a sus estudiantes la oportunidad de repensar lo que es considerado bueno o malo en la profesión del comunicador.

Para ello contactó a Eduardo Valero, politólogo y docente de Teoría Política en la UCAB, y Eugenio Martínez, periodista y experto en análisis político, a quienes invitó a que participaran del debate, de manera que los asistentes tuviesen distintos puntos de vista y se generara una conversación beneficiosa para el ejercicio de su profesión.

«Esta es una estrategia que utilizo todos los semestres: escojo un contenido de la materia Ética de la Comunicación y realizo un foro, un evento, donde abro las puertas no solo a mis estudiantes sino al público en general. El objetivo de esto es generar en el espectador una reflexión, de tal modo de que cuando vayan a ejercer la profesión, en este caso la Comunicación Social, puedan hacerlo desde un punto de vista ético».

A la actividad también acudieron estudiantes de bachillerato, como parte de la iniciativa «Ucabista por un día», mediante la cual alumnos de 4to. y 5to. año de bachillerato asisten a la universidad para tener una experiencia académica relacionada con la carrera que les llama la atención.

 

Política, redes sociales y control social

El debate ético-moral en la vida pública ha estado presente desde tiempos inmemoriales. En la Grecia antigua, los grandes pensadores discutían sobre lo que era aceptado como bueno y lo que era catalogado como malo. Siglos después, el tema sigue vigente, pues cada persona tiene una concepción individual de lo que es ético y lo que no, y las sociedades generan consensos sobre el tema para lograr la convivencia.

Sobre este tema versó la  ponencia del profesor Eduardo Valero, quien comentó cómo el manejo de la ética en la política ha pasado de la noción del bien de Aristóteles a la visión pragmática de Nicolás Maquiavelo. De igual manera, mencionó como la tecnología ha avanzado a gran escala y cómo han sido y pueden ser utilizadas de distintas maneras para incidir en la opinión pública y el comportamiento de la gente frente al ejercicio del poder.

«La mezcla de todos estos elementos logró que cada individuo creara un perfil, es decir, una vida pública. Ahora hay que comparar y ver si estas tecnologías están utilizándose o se considera como algo bueno o algo malo, como dijo Aristóteles, o si es utilizado para la dominación y control como decía Maquiavelo»

Agregó que, en Venezuela, muchos políticos lograron utilizar los medios de manera beneficiosa. Mencionó como ejemplo clave al fallecido presidente, Hugo Chávez, quien, a través de la plataforma de Twitter pudo generar con gran parte de sus seguidores un vínculo. 

«Hoy en día ningún político tiene una base de sustentabilidad o de credibilidad si no posee alguna red social»

El profesor Eugenio Martínez dedicó su tiempo a hablar sobre las conocidas Fake News o noticias falsas,  las cuales indicó han ido proliferando a medida que las redes sociales se han hecho más y más accesibles.

Indicó que estas informaciones son usadas de manera numerosa en las campañas electorales, para poder beneficiar la imagen de algún político, conectando así la idea de dominación y control dictada por Nicolás Maquiavelo.

Martínez señaló que los periodistas y los ciudadanos deben tener conciencia antes de difundir alguna información porque, más allá del derecho a la libre expresión, existe un deber moral con el público de no dar a conocer hechos que no son ciertos.

«Se debe medir las posibles consecuencias que dicha información puede llegar a traer y evaluar a qué persona le va a llegar esa información y qué puede hacer con ellas»

 

La profesora Perozo cerró la charla invitando a los estudiantes a reflexionar sobre la responsabilidad social que tendrán como periodistas. Los llamó a formarse académicamente pero también a no olvidar los principios y valores universales.

♦Texto: Katherine Rodríguez/Fotos: Aura García