Más de 90% de los ucabistas que lo requieren reciben apoyo para seguir estudiando

La Dirección de Cooperación Económica abrió un proceso excepcional de recepción de solicitudes del 15 al 18 de marzo. Las entrevistas serán los días 25, 26 y 27, de modo que los que apliquen tengan respuesta el 2 de abril

“En la UCAB nadie se queda sin estudiar por razones económicas”. Esta es la premisa con la que, desde su fundación, la Universidad Católica Andrés Bello promueve programas de apoyo que permiten a aquellos alumnos que lo necesitan obtener la subvención parcial o total del costo de la carrera que cursan.

El comportamiento tradicional de los últimos años es que alrededor del 30% de los estudiantes que forman parte de la institución solicitan este tipo de asistencia.

Por ello, la universidad, con sus propias iniciativas (ACUB Foundation y la Fundación Andrés Bello) y aliados del sector privado –como Banesco y Polar- ha logrado mantener varios programas que le brindan la oportunidad de formarse a unos 3.000 muchachos que, de lo contrario, tendrían que paralizar sus procesos educativos.

Daniela Salomón, directora de Cooperación Económica  de la universidad, animó a los interesados a informarse sobre las opciones disponibles. 

Este 25 de marzo se iniciará el nuevo semestre y esta dirección está en el proceso de dar respuesta a las solicitudes de apoyo estudiantil que se presentaron entre enero y febrero. De un total de 3.102 que aplicaron, solamente a 28 estudiantes (0,9%) se les ha negado el apoyo “porque se salen de la campana” estadística.

“Es decir, 99% de los ucabistas que lo requieren reciben apoyo para seguir estudiando”, afirma Salomón.

Dada la coyuntura que ha obligado a la UCAB a hacer ajustes en el costo de la unidad crédito, se ha abierto un proceso extraordinario de solicitudes de apoyo económico. Los aspirantes tendrán hasta el lunes 18 de marzo para acercarse a la Dirección (ubicada en el piso 1 del edificio Cincuentenario)  a entregar los recaudos.

Las entrevistas de evaluación se efectuarán los días 25, 26 y 27 del mismo mes.  con la única particularidad de que los solicitantes no recibirán auxilio para pagar la primera parte de la matrícula de este semestre, porque para esta fecha,  los alumnos deben haber cancelado al menos un 50% del monto.

La idea puntual de este llamado, explica Salomón, es que “quienes aprueben el estudio socioeconómico reciban ayuda en la siguiente fase del pago, es decir, con el monto faltante que se cancela en cuotas mensuales”. Por ello, quienes opten por hacer el pago completo en marzo no podrán optar al apoyo financiero.

“Cuando se anunció el aumento de la unidad crédito, pensamos ¿qué hacer para dar respuesta a las necesidades de los estudiantes? No queremos que se vayan de la universidad por temas económicos. ¿Qué hacer con los nuevos estudiantes que quieren educación de calidad pero no la pueden pagar?”

Explica que el equipo hizo una proyección de cuántas personas se presentarán entre el 15 y el 18, sobre la base de cuántas se han acercado a la oficina a preguntar las opciones que les ofrecen. Calculan que unos 350 jóvenes pedirán ayuda.

Desde financiamiento a becas: Oportunidades para todos

Actualmente, la Dirección de Cooperación Económica mantiene activos seis programas de apoyo que se reinician dos veces al año, para los semestres de marzo y septiembre:

  • Pensión proporcional y diferida

  • Financiamiento educativo

  • Beca trabajo

  • Programas de apoyo integral estudiantil

  • Cooperador estudiantil

  • Apoyo a estudiantes con discapacidad

Estas alternativas  van desde el subsidio parcial de la matrícula al financiamiento bancario, las becas totales o el pago del semestre a cambio de horas de trabajo dentro de la universidad.

Los interesados deben llenar una serie de requisitos que, principalmente, buscan ayudar a determinar la relación ingresos/egresos del grupo familiar y su situación social general, incluyendo la zona donde residen, el tipo de vivienda, si existen personas dependientes o enfermas que comprometan el ingreso de la familia y limiten la posibilidad de estudio. 

Salomón aclara que, incluso, quienes tienen ingresos más elevados tienen la misma oportunidad, si demuestran que los tienen igualmente comprometidos con egresos inevitables.

Como parte de la filosofía ignaciana que la sostiene, la UCAB tiene entre sus propósitos alentar la excelencia y la inclusión  y espera que este tipo de planes atraiga al mayor número de estudiantes, que ronda los 10 mil cada semestre. Los matriculados en la UCAB, en promedio, no han mermado, según indica la directora de Cooperación Económica.

Salomón agrega que la UCAB ofrece becas desde el 20% hasta el 100% y el número de estudiantes que reciben esta cobertura ha aumentado de forma significativa, dependiendo de cuál número arroje el estudio socioeconómico y el compromiso que demuestre el estudiante con lo académico.

Asimismo, apunta que hay programas que se han incorporado en los últimos tiempos para atender situaciones sobrevenidas.

Uno de ellos es el plan de Pensiones Proporcionales Especiales, el cual no forma parte del programa de Pensión Proporcional base, pero está dirigido a estudiantes a los que se les exonera la matrícula en un porcentaje del 60 al 100%. 

“Hasta hace dos años el Programa de Pensión Proporcional llegaba a cubrir hasta el 60% de la matrícula y Financiamiento Educativo hasta 60%. Pero llegó un momento en que nos quedamos cortos. Teníamos unos 300 estudiantes que requerían apoyo del 60%, 80% y 100% y eran estudiantes regulares. La UCAB dijo: vamos a exonerarlos por nuestro programa de atenciones y después vemos cómo conseguimos ese dinero. Ahora la universidad está asumiendo ese costo y a través de la Dirección de Promoción busca el dinero para sustentarlo”. 

También se ha incorporado un plan de alimentación.  “Nos dimos cuenta de que los estudiantes que ya tienen apoyo del 100% no solo necesitaban el apoyo económico sino que tenían dificultades para cubrir la alimentación. Junto con la Fundación Andrés Bello se diseñó un programa con el que, a los estudiantes que tienen beca de 100%, se les dan 10 almuerzos gratuitos al mes, para dar respuesta a esta necesidad”. 

 Salomón reconoce que esto supone un mayor peso en la carga presupuestaria de la universidad, pero asegura que, en medio de la crisis, la UCAB trabaja arduamente en aumentar las opciones y cobertura de los planes de cooperación. Confía en seguir cumpliendo la misión de darle una oportunidad de futuro a más estudiantes que lo necesiten.

“Antes, solamente los becados de la Fundación Andrés Bello eran los que tenían cobertura de 60%, 80% y 100%, pero a través de la Dirección de Promoción se ha buscado apoyo de empresas como Banesco y Polar, además de la ABCU Foundation que aportan más fondos, pasando de 300  becados a más de 500 estudiantes con becas que oscilan entre 60 y 100%”.

Aquellos estudiantes que deseen conocer más sobre las opciones de apoyo económico que ofrece la UCAB, pueden visitar la siguiente página web: https://www.ucab.edu.ve/unidades-de-apoyo/direccion-de-cooperacion-economica-estudiantil/

♦Texto: Elvia Gómez/Fotos: Manuel Sardá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *