The Amaranta: un emprendimiento de jóvenes ucabistas

Estudiantes del último semestre de Comunicación Social, Ainoa Lander y María Teresa Vallenilla crearon un portal informativo dirigido a la mujer latinoamericana, a través del cual ponen en práctica lo aprendido en la universidad en materia de periodismo y mercadeo. Acá cuentan su historia de éxito

The Amaranta: un emprendimiento de jóvenes ucabistas

Decididas y apasionadas por lo que hacen. Así se definen  Ainoa Lander y María Teresa «Mate» Vallenilla, estudiantes del último semestre de Comunicación Social de la UCAB que, con solo 23 años, decidieron usar estos dos rasgos de su personalidad para convertirse en dueñas de un medio digital.

TheAmaranta.com (o simplemente The Amaranta) es el nombre de su emprendimiento, una revista digital pensada para  abordar temas de la mujer joven latinoamericana del siglo XXI. Desde noticias, datos curiosos, música y política, el portal incluye cualquier tópico de interés para las damas de hoy. 

El proyecto tuvo su inicio en agosto del año 2016, a cargo de otros dos estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello: Antonio Quiroga y Marco Bermeo, creadores del conglomerado de empresas Grupo Komienza Media

Para el momento, Mate formaba parte del equipo de Komienza escribiendo para otra página del grupo. Inmediatamente Quiroga y Bermeo la invitaron a formar parte de este nuevo proyecto. Al poco tiempo de ser redactora, la editora renunció y un mes y medio más tarde pasó a ser la editora encargada del medio.

Sin experiencia previa ni un manual que seguir, entre sus primeras decisiones estuvo pedirle a su amiga Ainoa que formara parte del equipo de redacción. Desde entonces, ambas aseguran haberse compenetrado tanto con el proyecto que, desde diciembre de 2018, se convirtieron en dueñas  de The Amaranta.

“Ese trabajado de hormiguita de cada día, de trabajar y formarnos, creo que fue lo que nos permitió dar el gran paso de comprar la página”, sostiene Vallenilla.

La combinación perfecta

Las dos ucabistas se conocieron en el primer semestre de la universidad. A medida que fueron  avanzando en la carrera descubrieron su amor por el periodismo, por lo que decidieron que esa fuera su primera concentración. Como segunda mención, cada una eligió un área que les permitiera crecer tanto personal como profesionalmente.

Compañeras de clase, amigas y socias, María Teresa y Ainoa comparten varias aspectos de su vida, pero ¿quiénes son estas jóvenes y cómo les ha funcionado el trabajo en equipo?

María Teresa Vallenilla cursa actualmente el décimo semestre de Comunicación en la mención de Guionismo, es fanática del SEO y es la encargada de compaginar y darle al medio una sola voz. 

«Yo siempre he sido la persona metódica y práctica, y Ainoa siempre ha sido la mente creativa. Creo que he intentado encontrar este lado creativo y buscar la manera de aplicarlo a mi trabajo. Siempre he sido la que corrige, la que está detrás de las personas, la que se encarga de la logística y me encanta pero la parte creativa no era algo que yo tuve tiempo de desarrollar. En Guionismo era un año entero para la creatividad, una concentración que requiere menos tiempo que quizás otras concentraciones y que me permitía dedicarle más tiempo a mi trabajo».

Ainoa Lander, al igual que Mate, cursa el décimo semestre de Comunicación, pero en la mención de Comunicaciones Integradas de Mercadeo. Al ser la parte creativa del dúo, buscó en el marketing, otras de sus grandes pasiones, un recurso útil para llevar a un nuevo nivel la revista. 

“Dentro de todo, le he visto la utilidad a esta concentración y de todas formas para mí el mercadeo iba a ser una concentración a juro. A mí me encanta el mundo del mecadeo y creo que en eso quiero hacer mi especialización, me considero una persona creativa y me parece que el mercadeo es la manera más técnica de aplicar la creatividad. Además, lo puedes hacer de muchas maneras distintas, en muchas plataformas diferentes, también es mucho de resolver, crear marcas y desarrollarlas”.

Combinando sus talentos lograron darle relevancia a múltiples temas, creando un código entre ambas que les permite escribir de todo un poco.  

“Cada una sabe de qué escribir y cómo escribirlo y ambas aprendemos el oficio a medida que lo vamos haciendo. Pero creo que lo más importante para lograr que un medio como este sea atractivo es entender que, como mujeres, escribimos para personas como nosotras. Tú lees un artículo de The Amaranta y sientes que es una amiga echándote un cuento sobre cualquier cosa, pero con el valor agregado que detrás de cada contenido hay una investigación por detrás”, dice Mate Vallenilla.

Cruzando fronteras y nuevos proyectos

Luego de casi tres años construyendo la revista, las futuras comunicadoras todavía tienen varios proyectos y metas pendientes. Hoy cuentan con ocho redactoras, todas estudiantes de la UCAB, y un equipo de colaboradores muy unido. Confían en que el mercado les abrirá las puertas.

Sabemos que nuestro producto, como página web y revista digital, no va a ser el número uno del país, porque la agenda de las personas es netamente política. Aun así, debe existir espacio para el entretenimiento, para la opinión y para algo distinto. Queremos hablarle a mujeres latinoamericanas como nosotras abarcando todos los aspectos de la vida, desde la moda y la belleza hasta un poquito de noticias”, apunta Ainoa Lander.

 

Gracias a su trabajo de hormiguita y al mercadeo en redes sociales, el resultado hoy no es nada despreciable. El portal se encuentra entre las 200 páginas más vistas de Venezuela y en el Top 500 de las páginas más visitadas en Argentina, Colombia y México, siendo este último el  país desde donde más las leen.

“Encontramos que en las redes sociales han funcionado para nosotros por medio del boca a boca. Nos pasó que hay una ilustradora venezolana que vive en Perú desde hace tres años y nos escribió diciéndonos que ama leer The  Amaranta y que quería hacernos un regalo: Hombresy mujeres de 35 años que aplican para escribir en nuestro portal. Posiblemente, y no lo había pensado hasta este momento, lo que ayudó a la internacionalización de The Amaranta fue que, por el éxodo venezolano, muchas de las personas que conocían la revista acá, se la llevaron y ayudaron a difundirla”, apunta Vallenilla.

Actualmente se encuentran en la fase final de un proceso de rebranding o refrescamiento, gracias al cual a partir del lunes 13 de mayo, el portal tendrá nueva imagen. Además, con su espíritu emprendedor, esperan abrir nuevas áreas de negocio para la marca.

«Cuando terminemos con el refrescamiento de marca vamos a empezar con lo que es la tienda The Amaranta. Vamos a empezar con mercancía propia con contenido visual, con ilustraciones y colaboraciones que hacemos por Instagram. Además, con este refrescamiento tendremos secciones nuevas y una que le permitirá a los lectores dar su opinión, una diferente a la de The Amaranta”, agrega Lander.

Para ellas formar parte de algo que  aman y las apasiona les ha permitido crecer mucho. Además, poner en práctica lo aprendido en clase, obtener herramientas de manera autodidacta y  hasta realizar alianzas con otras empresas venezolanas las ha ayudado a entender  que su emprendiemiento no es un medio para conseguir oportunidades sino la oportunidad en sí misma.

“Para nosotras The Amaranta ha sido crecimiento en todos los aspectos. Crecimiento sobre cómo manejarnos en el mundo laboral; crecimiento en entender que lo que escribimos puede no gustar a todo el mundo, por lo que debemos aceptar las críticas; crecimiento en hacer entender al resto de la gente que nosotras somos serias con nuestro negocio, a pesar de que nos vean como unas niñas; crecimiento de ver que esto no es solo una ventaja ante otros empleos, sino que es en sí la ventaja y la oportunidad”, afirma Mate Vallenilla.

Al culminar sus estudios, Ainoa y Mate emprenderán un nuevo viaje. Ambas realizarán una maestría en España con el fin de obtener conocimientos que las ayuden a potenciar The Amaranta y les permitan seguir con su proyecto de vida: ser emprendedoras y exitosas, algo que, no dudan en afirmar, fue posible en gran parte gracias a su paso por la UCAB.

Los interesados en conocer este emprendimiento ucabista, pueden hacer clic en el siguiente enlace: https://theamaranta.com/

♦Texto: María José Rodríguez/Fotos: Manuel Sardá