Me gradúo… ¿Y ahora qué? (II) Seis consejos para ingresar al mercado laboral

Expectativa, miedo, duda e incertidumbre son algunas emociones que los jóvenes sienten al momento de ingresar al mundo laboral. Luis Ernesto Blanco, director de Egresados UCAB, ofreció algunas recomendaciones para que los nuevos profesionales enfrenten con buen pie sus primeras ofertas de trabajo

Me gradúo… ¿Y ahora qué? (II) Seis consejos para ingresar al mercado laboral

Luego de cuatro o cinco años de estudio, culminar la carga académica parece un momento de alivio y respiro para los jóvenes universitarios.  Pero terminar una etapa lleva consigo el inicio de una nueva. Expectativa, dudas e incertidumbre son algunas de las emociones que los recién egresados sienten al momento de dejar su casa de estudios.

Es normal que, entre las primeras actividades que realicen los nuevos profesionales, esté evaluar si se quedan o se van de Venezuela. Sea cual sea su decisión, Luis Ernesto Blanco, director de Egresados UCAB, invita a los jóvenes a ver el panorama actual como un espacio de oportunidades y no como una limitación.

«A pesar del entorno adverso y todas las complicaciones que todos vemos, y no vale mucho la pena profundizar en eso, se abren muchas posibilidades para profesionales y profesionales de universidades exitosas en todo este ambiente de crisis ya que toda esta migración de talento deja abierta todas estas posibilidades para formación de talento».

De igual forma, Blanco ofrece seis consejos para los futuros egresados al momento de ingresar al mercado laboral:

1. ¿Me quedo a me voy? Blanco invita a todos a hacer un ejercicio individual y personal de lo que realmente quiere hacer, dentro o fuera del país. «Ya sea que quieres desarrollarte en una organización,  emprender,  pulir algunas habilidades o algunas destrezas en el campo profesional mediante un estudio de postgrado, es importante que el egresado piense qué es lo que desea hacer». 

2. Estructurar una hoja curricular lo más sensata posible. Una vez el egresado haya tomado una decisión, el siguiente paso es elaborar una síntesis curricular actualizada y que se parezca al perfil que se desea transmitir. «No todo lo que has hecho sirve para aspirar a todos los puestos. Hay personas que recomiendan tener versiones de tu hoja de vida dependiendo de a dónde estés postulando y es algo que debes tener en cuenta».

3. Una vez adentro, conocer las aspiraciones de la organización respecto el talento que la conforma. Cada empresa sea grande, mediana o pequeña tiene planes de formación y unos planes de la cultura. Luis Ernesto Blanco pide estar atento a esas señales de la cultura que permiten adaptarse a lo que quiere la organización. «Desde los códigos de vestimenta, hasta las modalidades de trabajo, debes ir adaptándote a la empresa para saber como tratar a los demás».

4. Tener iniciativa.  Blanco recomienda participar más en el entorno laboral. Más allá de trabajar bien y cumplir todo lo que se les pida, los nuevos empleados deben involucrarse y dar su punto de vista. «La actitud debe ser la de ‘Vine a esta organización a aportar algo de mí y no solo a recibir’. Y es importante entender que ese aporte incluye no quedarse callado con todas las instrucciones, sino más bien dar sugerencias o recomendaciones de cosas que pueden hacerse diferente».

5. No dejar de lado las pasantías como referencias: Aprovechar pasantías o aquellos trabajos temporales que puedan sumar en la hoja de vida es otra de las cosas que aconseja Luis Ernesto Blanco. Cree que, al momento de solicitar empleo formal, esto será un respaldo respecto a la experiencia que las organizaciones piden. «Estar atento a oportunidades de pasantías, oportunidades laborales de trabajos temporales, todas esas experiencias que te permitan ir formando tu hoja de vida, porque a la hora de competir por una vacante, esas cosas que te permitirán tener alguna credencial que alimente esa hoja de vida».

6. Construir habilidades relacionales: cultivar las relaciones interpersonales es muy importante, según apunta Blanco. Dice que la universidad es un espacio adecuado para hacerlo. Por ello invita a tener buenas relaciones con los profesores y con los compañeros, para mostrarse como alguien capaz y competente. «Más allá de lo que puedas aportar en la organización o de tener un promedio de 20 puntos, en un mundo laboral tan restringido como lo son las organizaciones de pocas personas,  si nadie sabe que tú existes no habrá alguien que te recomiende. Armar una red de contactos desde la universidad puede abrir muchas puertas».

(Ver también: Me gradúo… ¿Y ahora qué? Cinco consejos para no angustiarse al culminar la carrera)

En el caso de buscar oportunidades laborales fuera del país, el director de Egresados UCAB añade tres consejos a los anteriormente mencionados:

  1. Entender que la libreta de contactos de Whatsapp no tendrá mucho valor en el nuevo entorno: Al momento de migrar, Blanco recomienda desvestirse de muchos prejuicios y complejos para empezar a hacer tareas que quizás en un entorno local no se llevarían a cabo. «Allá nadie te conoce ni te reconoce. Dependiendo del país o el entorno en el que estés debes superar unos prejuicios por tu nacionalidad. Eso te obliga a tener que demostrar desde unos escalones más abajo tu potencial».

  2.  Aprender otros idiomas: En Venezuela o Reino Unido, saber más de un idioma es fundamental en el ámbito profesional. «Manejar otros idiomas, a parte de la lengua materna, te permitirá adaptarte mejor en otros lugares y comunicarte mejor, además de ser una herramienta muy útil tanto en otro país como en Venezuela». 

  3. Romper con los patrones o moldes de las relaciones laborales. El experto invita a compartir con los compañeros de trabajo y ver esto como una oportunidad de adaptación al nuevo entorno. «No ir con un esquema prediseñado de lo que es una relación laboral, de trabajar de 8 am a 5 pm o de lunes a viernes, o no hacer algo que esté fuera de lo que me contrataron. Tiene que existir flexibilidad de parte y parte».

♦Texto: María José Rodríguez