Ser ucabista: Testimonios de una comunidad especial

Ha comenzado un nuevo semestre y varias caras conocidas y destacadas de la universidad  ofrecieron su opinión respecto a lo que significa formar parte de esta institución

Ser ucabista: Testimonios de una comunidad especial

Comenzaron oficialmente las actividades académicas en la Universidad Católica Andrés Bello, un espacio colmado de esperanzas y nuevas oportunidades  tanto para estudiantes como profesores y empleados.

A propósito de esto, varias voces reconocidas a lo largo de la UCAB compartieron vivencias personales, opiniones y consejos para ayudar a reforzar el sentido de pertenencia que caracteriza a esta comunidad.

Los dirigentes estudiantiles son la cara visible y representativa de todos los alumnos. Entre ellos está Isabella Ravelo, estudiante de Comunicación Social y quien actualmente funge como consejera de Identidad, Desarrollo Estudiantil y Extensión Social (IDEES).

«Ser ucabista, para mí, no solamente es estudiar en la UCAB, es tener ese complemento que te hace una persona integral», afirmó Ravelo, quien resaltó que el sentimiento ucabista va más allá de las aulas de clase.

En ese sentido, aseguró que interactuar con los demás compañeros, participar en actividades extracurriculares y tener conexión con los representantes estudiantiles son  «fundamentales» para el desarrollo de la vida universitaria en esta institución.

Para Érika Zoppi, estudiante de Ingeniería industrial y quien también ocupa el cargo de consejera del IDEES, la aproximación a lo que significa  «ser ucabista» está ligada a «aprovechar nuevas oportunidades» pues, en su opinión, el paso por el campus es la etapa en la que cada quién se «define como estudiante» y como ser humano.

«No tengan miedo de conocer a las personas ni de hacer preguntas en clase hasta que realmente entiendan, para así poder formarse profesionalmente y poder llegar a ser la persona que quieren», dijo haciendo referencia a los alumnos de nuevo ingreso.

 

Un componente vital de la comunidad ucabista es  el conjunto de personas formado por gente que opta por llevar su vocación de la mano con la universidad y ejercer aquí sus labores en el campo profesional. Son muchos los trabajadores de esta institución que deciden mantenerse ligados a su casa de estudio, pese a todas las vueltas que da la vida.

Uno de ellos es Rafael Lara, director de la Escuela de Ingeniería Informática y egresado ucabista. Lara asegura que lleva el espíritu de la universidad bien arraigado. De padre, madre y hermanos formados en esta alma mater, Lara  ha mantenido vigente su compromiso con la UCAB desde 1997 y ha ido más allá, hasta el punto de calificar el ser ucabista como un «estilo de vida» más allá de un sentimiento.

«Una de las cosas que siempre intento transmitirles a todos los que se forman como ingenieros en informática es que, aunque estamos trabajando con computadoras, algo que puede ser considerado frío, estos sistemas están creados para servir al ser humano, de la misma manera en que el ucabista se ha formado para amar y servir a la sociedad», frase con la que da a entender la magnitud del compromiso de quienes hacen vida en la UCAB.

«Las personas que están trabajando acá, desde los profesores, personal administrativo, todos estamos trabajando en conjunto para elevar el nivel de las personas, ya que quien aquí se forma va a tener aquí no solo la oportunidad de estudiar en una universidad, sino que va a tener a personas dedicadas a que se transforme en un profesional», agregó.

(Ver también: Cinco recomendaciones para afrontar la carrera universitaria)

Desde la Dirección de Identidad y Misión de la universidad, el sacerdote Oscar Buroz señaló que el ser ucabista es tener internalizada la visión humanista de esta universidad. «El ucabista es aquella persona que ha ido asumiendo en su cotidianidad los valores que la universidad ha declarado como parte de su proyecto institucional. Esta persona siente que esos valores tienen sentido y que le permiten modelar su modo de proceder en su vida diaria».

Como alguien que predica con el ejemplo, detalló la sensibilidad como rasgo que debe prevalecer en la figura de cualquier ucabista, la cual definió como «una empatía hacia aquellos que vivan situaciones en las que su condición de integridad y dignidad humana se vean comprometidas».

El padre Buroz también mencionó lo que, para él, son las «cuatro C» que deben marcar la impronta de un miembro comprometido de esta institución. «El ucabista debe ser: competente, consciente, compasivo y comprometido«, sin olvidar los atributos académicos y profesionales propios de la carrera que estudie.

Finalmente, Yenny Uribe, quien está a la cabeza de la Dirección de Cultura, manifestó que el sentido de pertenencia ucabista es de las cosas más fuertes que unen a quienes forman parte de la universidad. Aunque ingresó a la UCAB como alumna en 1986, al graduarse trabajó por casi 20 años fuera de la organización.  En 2007 volvió a casa y desde entonces ha asumido el compromiso de mantenerse ligada a esta institución «por muchos años más».

 «Como siempre digo, la mitad de mi corazón es salesiano y la otra mitad es ignaciano, es difícil. Pero creo que todavía hay mucho que hacer y creo que hay que seguir aquí, por lo tanto, irme no está en mis planes, me gusta lo que hago», dijo, haciendo referencia a la importancia que le da a su trabajo y la magnitud de su empeño de seguir mejorando.

Al preguntársele qué le diría a un joven que se le acerque para incentivarlo a estudiar en la UCAB, esta fue su respuesta: «Es la mejor universidad; para vivirla y para disfrutarla, por su excelencia académica, por el ambiente y porque aquí aprendes de todo. Aquí te formas como una gran persona».

(Ver también: #DeUcabistaAUcabista: Cuatro consejos para la vida universitaria)

♦Texto: Diego Salgado/Fotos: Katherine Rodríguez, Andrea Alas, Diego Salgado, Archivo