El director de la Escuela de Educación informó que, a partir de octubre, los estudiantes de esta carrera tendrán oportunidad de adquirir competencias en lenguas extranjeras. Aseguró que el principal reto de los docentes venezolanos es prepararse para ser más que profesores y ofrecer experiencias pedagógicas de calidad en E-Learning y B-Learning, sin olvidar su posición crítica frente a la crisis del país

La globalización y la visión cosmopolita del mundo entienden al ser humano como un individuo capaz de transformar su realidad a partir de sus experiencias, vivencias y conocimiento. En este sentido, la educación se ha convertido en un ámbito cada vez más exigente y competitivo en el que, además de una malla curricular modernizada, se necesita el aprendizaje de uno o varios idiomas distintos al propio para insertarse en el mercado laboral internacional.

Aunque en el mundo hay alrededor de 7.097 lenguas, idiomas como inglés, mandarín, hindi, español y francés aglomeran a casi la mitad de la población mundial. El inglés, sin ser el idioma con más nativos, destaca por ser el más estudiado, publicado y utilizado. La posibilidad de dominar este idioma abre paso a 80% de las ofertas a puestos para altos cargos directivos.

Para adecuarse a las necesidades del mercado laboral del siglo XXI y en el marco del Plan Estratégico UCAB 2023 (hoja de ruta que guiará a todas las dependencias de la universidad en los próximos tres años para responder a los retos que se imponen a las instituciones de educación superior), la Escuela de Educación de la UCAB reabrió la mención Idiomas Modernos, a través de la cual se busca facilitar la formación de profesionales con competencias lingüísticas, culturales, comunicacionales y organizacionales de carácter global, a través del desarrollo de las capacidades en manejo del inglés y francés.

Así lo aseguró a El Ucabista el profesor Carlos Calatrava, director de la Escuela, para quien el futuro de la sociedad supone de la preparación de un educador integral, capaz de servir como puente entre la realidad y las aspiraciones de los países, haciendo uso de los medios digitales sin dejar a un lado el pensamiento crítico.

Calatrava aseguró que la dependencia también incorporó a las otras siete menciones (Biología y Química, Ciencias Sociales, Ciencias Pedagógicas, Física y Matemáticas, Integral, Filosofía y Preeescolar) el uso de las nuevas tecnologías de la información, de cara a un reto de internacionalización para que los 250 estudiantes activos de la Escuela, en la sede de Montalbán, se adapten a los procesos de E-Learning y B-Learning.

¿Por qué decidieron reabrir la mención Idiomas Modernos? ¿Cómo funcionará y qué beneficios podrán tener los egresados en esta mención al capacitarse en Educación e Idiomas a la vez? 

«Reabriremos la mención Idiomas modernos para formar educadores globales. El enfoque formativo de la mención Idiomas Modernos es el misma del resto de las especialidades de la Escuela. Es decir, un componente de formación pedagógica que habilita la cristalización del educador y un importante componente de formación de especialidad, algo más del 60% del plan de estudios, centrado en los conocimientos y metodologías de la identidad profesional específica. Por estas razones el título al egresar es Licenciado en Educación, mención Idiomas Modernos-Inglés».

La mención Idiomas Modernos estaba aprobada desde 1965. Sin embargo, ahora tiene modificaciones en su contenido y estructura ¿Cuáles son esas modificaciones y qué aprenderán los estudiantes?

«En específico, los cambios propuestos en la reforma de Idiomas Modernos van de la mano con el Plan Estratégico UCAB2023.  Todo esto se traduce en un trabajo en conjunto desarrollado con el Centro para el Desarrollo de las Lenguas Extranjeras (CDLE), lo que produjo un plan de estudios que obliga la consolidación de la competencia comunicacional en nuestra lengua, base a partir de la cual se comienza el trabajo de profundización en inglés en las dimensiones de lectura, escritura, comunicación oral y didáctica de los idiomas. Igualmente, se incluye este mismo proceso con el francés. Como valor agregado, incorporamos elementos básicos de traducción e interpretación y la posibilidad de cumplir con una práctica profesional en entornos organizacionales».

«Cabe señalar que la reforma del plan de estudios de Idiomas Modernos trajo consigo la incorporación de esta mención al Programa Especial de Licenciatura en Educación (PRESLIED), por lo que cualquier profesional del área que se encuentre cumpliendo funciones docentes en instituciones del sistema educativo, califica para incorporarse».

¿Por qué estudiar educación en el contexto actual venezolano?

«La severidad y persistencia de la crisis política, social y económica acabó con los referentes, con los ideales, con los ídolos que tradicionalmente existían en nuestra sociedad. Al mismo tiempo, el cambio cultural en el cual youtubers e influencers –sin más credencial que el estar- arrastran oleadas de jóvenes a su terreno, donde lo que abunda es el discurso dogmático, la creación de comunidad entre iguales y la ausencia de una real diversidad de enfoques y planteamiento, es un elemento peligrosísimo para el destino del país, por sostenerse en la cultura de la imagen, del tener y aparentar. Es ahí donde el contexto, aunque parezca un oxímoron, nos dice a gritos que requiere de muchos, muchísimos, educadores de calidad. Somos los llamados a contener cualquier forma y expresión de tiranía, bien sea a través de un régimen que vivimos o creada por una sociedad global -como le llamó Bauman- cada vez más líquida, egocéntrica e ignorante».

 

Escuela de Educación: pandemia y crisis están dejando a la escuela popular «absolutamente vacía» (+comunicado)

 

¿Qué diferencia a un licenciado en Educación de la UCAB? 

«El licenciado en Educación egresado de la UCAB se diferencia del resto en muchos elementos, aunque podemos enfatizarlo en tres grandes ámbitos. El primero tiene que ver con el estudio riguroso de la educación como ciencia y sus diversas expresiones, entre las que se encuentran la didáctica, el currículum y la evaluación.

En segundo lugar, el egresado de cualquier de las ocho menciones de la Escuela requiere demostrar el estudio de la educación como ciencia y lo propio de cada mención, lo que le permite reconocer los diversos campos de ejercicio y desarrollo profesional que le competen, no quedando únicamente limitado a la labor de docencia. No somos profesores de, somos Educadores.

El tercero va directamente de la mano con los fundamentos pedagógicos de la UCAB. Un licenciado en Educación de esta universidad tiene claro que su trabajo es con el ser humano como complejidad, ese mismo que forma parte de una comunidad que posee una dinámica propia, lo que otorga la base de la diversidad».

 

¿Cómo está cambiando la formación en el área de la docencia en el mundo? ¿Cómo la ve de aquí a tres años?

«La formación de educadores se encontraba en un temeroso proceso de transición hacia lo digital, lo que implicaba no sólo la integración de los medios digitales como un recurso instruccional más, sino que se ensayaban vías para potenciar acciones formativas en entornos virtuales de aprendizaje. La crisis generada por la Covid-19 aceleró esta transición y podemos decir que la educación en línea llegó para quedarse. Hoy día, responsablemente, podemos señalar que cada vez serán más escasos los procesos educativos tradicionales, esos mismos que exigen presencialidad obligatoria en el aula, sesiones de clase donde la única voz es la del docente y la única actividad de estudiante es escuchar un discurso oral y tomar apuntes.

De aquí a tres años veremos de forma masiva procesos de E-Learning (aprendizaje virtual) y B-Learning (aprendizaje  bimodal que combina lo virtual con lo presencial), para lo cual ya estamos trabajando. Nuestra Escuela de Educación es la única del país que posee, desde 2017, un eje tecnológico y de innovación en su componente de formación pedagógica».

 

¿Bajo qué visión trabaja la Escuela de Educación dentro del Plan UCAB 2023? ¿Qué proyectos llevará a cabo la Escuela durante 2021?

 

«Asumimos el Plan UCAB2023 a partir de sus tres ejes. En el eje ‘Conectar’ vamos hacia un mayor énfasis en internacionalización, sobre todo internacionalización en casa son las Escuelas de Educación de AUSJAL, así como formalizar definitivamente convenios con instituciones fuera del país que permitan la homologación y movilidad de nuestros egresados. También, no queremos perder el ritmo del proceso de virtualización que hemos logrado hasta el momento. Con el eje ‘Diversificar’ pretendemos dar operacionalización definitiva de modalidad semipresencial, aprobada por el CNU desde 2007, de las menciones Integral y Preescolar. En el eje ‘Consolidar Calidad con Sustentabilidad’ esperamos fortalecer la acción de consultoría y asesoría a las instituciones que así lo requieren, además de rematar la consolidación del Sistema de Evaluación de Conocimientos en Línea (SECEL) como metodología de certificación de calidad de la educación».

 

¿Cómo debe ser el profesional en educación ahora?

 «No se diferencia mucho de lo que asumimos como un buen educador. Un buen educador es quien acepta la educación como campo de estudio y espacio de desarrollo profesional específico. Un buen educador reconoce como su misión la formación del ser humano en su integralidad, mediador entre lo que la persona es y lo que aspira ser. Un buen educador emplea su campo de especialidad como medio de aproximación a la sociedad, al contexto y forma de comunicación con los seres humanos con los que interactúa. Hoy día, todo esto se complementa con el manejo crítico de los medios digitales que permitan experiencias de calidad en E-Learning y B-Learning, sin olvidar su posición crítica frente a todo cuanto acontece en su realidad».

 

¿Cuáles son las demandas del mercado educativo y cómo se está adaptando el currículo y el perfil profesional para cubrirlas? ¿Qué se dejará y qué se eliminará?

«El mundo cambió y el proceso educativo también. Hoy por hoy, la tarea que tenemos todos los directamente relacionados con el sistema educativo y su compleja realidad es regresar a la identificación de las necesidades educativas de la sociedad venezolana y del mundo. De ahí surgen las demandas del mercado.

Sin embargo, podemos asomar que -dada nuestra durísima realidad- nos corresponde regresar a lo esencial. Justamente, ya no es tanto centrar la práctica pedagógica en un contenido en particular, sino potenciar competencias básicas en pensamiento crítico, pensamiento lógico, pensamiento reflexivo, comunicación humana, resolución de problemas, toma de decisiones, creatividad e innovación como base de lo que pudiera ser la realidad educativa de mundo post-pandemia».

 

¿Cuál es su mensaje a los estudiantes de cara al 2023, en función de las premisas que establece el plan de conectar, diversificar y consolidar calidad con sustentabilidad?

 

«La Escuela de Educación está cumpliendo su parte dentro del proyecto institucional que es la UCAB. Estamos trabajando para convertirnos hoy en la Escuela que el Plan UCAB2023 exige. Contamos con cada uno de ustedes para que este esfuerzo se concrete y no se una consigna.  Queremos estar, acompañar, mediar en la construcción de su futuro y el destino de bien que todos los venezolanos nos merecemos. Los esperamos con los brazos abiertos».

♦Texto: Albany Díaz/Fotos: Manuel Sardá

 

Escuela de Educación de la UCAB propone 10 condiciones mínimas para el regreso a clases presenciales


*Esta entrevista forma parte de una serie que Elucabista.com está publicando con los directores de las escuelas de la UCAB, para conversar sobre los retos de la formación profesional en la actualidad y exponer las líneas de trabajo que está adelantando la universidad para mantener a la vanguardia la calidad académica.

Para leer las anteriores entrevistas, los interesados pueden hacer clic aquí: https://bit.ly/3rz6vLg