Mi primer currículo

Los universitarios se hacen con frecuencia las siguientes interrogantes: ¿qué tiene que llevar el currículo?, ¿cómo debo organizar los datos?, ¿hay algún lineamiento básico que seguir? Por ese motivo, Hilda Ruiz, profesora de Relaciones Industriales, ofrece consejos para solventar dichas dudas

Mi primer currículo

“No tengo ni idea de cómo colocar mi información académica y cuando termino de hacer un currículo siempre siento que está mal hecho o incompleto”, señala con inquietud María Maldonado, estudiante de Comunicación Social; y como ella, otros estudiantes universitarios que quieren iniciarse en el mundo laboral se preocupan por lo mismo.

El currículo es un documento formal, la carta de presentación para un posible trabajo y la imagen del postulante ante una empresa, pero qué debe contener. Hilda Ruiz, profesora de Reclutamiento y Selección en Relaciones Industriales, aclara que deben de estar plasmados los datos personales, objetivos profesionales, formación académica y complementaria, experiencia e idiomas.
Sin embargo, lo antes descrito no es todo lo que se necesita, hay aspectos que se deben cuidar y que tienen un gran peso, tanto Ruiz como Laszlo Bock, ejecutivo de Recursos Humanos en Google, afirman que más del 50% de los postulantes descuida la ortografía y redacción de dichos tópicos, poniendo en peligro su posible selección.
Empezando con mí nombre 
Lo principal es el nombre, número de teléfono y correo electrónico. No obstante, Ruiz recomienda que el número que se coloque deber ser uno que se utilice con frecuencia y en el caso del correo electrónico tiene que demostrar seriedad, por ejemplo un correo del tipo [email protected]… no es una opción válida. Es menester tomar en cuenta la importancia de la foto, “no se debe utilizar una imagen recortada de un evento en particular. Una fotografía de frente con un fondo neutro y una sonrisa suma puntos”, explica la reclutadora.
Objetivos y expectativas laborales
A muchas empresas les interesa saber cuáles son las aspiraciones de los participantes, según explica la docente esto demuestra la madurez y los objetivos profesionales que se tienen planteados, cabe destacar que no debe exceder de tres líneas.
Estudios y cursos 
El nivel académico alcanzado, así como los estudios complementarios, es un elemento poderoso en el momento de la elección. “No es necesario colocar los institutos educativos donde se estudio primaria y bachillerato, en el caso de los estudios universitario se debe escribir el año en el que se inició la carrera, el año de culminación, el título obtenido y la universidad en donde cursó”, aclara la profesora.
En caso de que el solicitante haya realizada cursos, talleres, seminarios, actividades extra-cátedras o voluntariados también deberán verse reflejados en el currículo, lo ideal es que estén organizados por fechas -empezando con el más reciente- y acompañados por su certificado.
Otros datos relevantes
A veces suele pasar que el postulante posee ciertas aptitudes y entra en la disyuntiva de si debe colocarlo o no en el currículo, la experiencia informática y los idiomas califican para demostrar lo que puede ofrecerle a una empresa. En el caso de informática, se coloca qué programas sabe utilizar, en idiomas el nivel de escritura, habla y lectura.
Consideraciones
Un currículo debe ser un documento corto, debido a que los reclutadores reciben grandes cantidades y el tiempo no es suficiente para leer cuatro o cinco páginas, “el currículo no debe de exceder de dos páginas, y para un recién egresado una es suficiente”, recomienda la profesora.
Katherine Gónzález