La iglesia debe acompañar al pueblo en un año difícil

Este jueves 7 de enero se efectuó una sesión ordinaria de la Conferencia Episcopal Venezolana en el campus de Montalbán. El acto contó con la participación especial del jesuita Luis Ugalde y del abogado Asdrúbal Aguiar

La iglesia debe acompañar al pueblo en un año difícil

“La tragedia de la gente que sufre las fallas del sistema de salud debe ser nuestra tragedia, de no ser así, deja mucho que desear de nosotros como cristianos”, aseguró este jueves Luis Ugalde, jesuita y exrector de la UCAB, al analizar las dificultades que enfrente el país en 2016.

La intervención del religioso se produjo durante la instalación de la más reciente sesión ordinaria de la Conferencia Episcopal Venezolana, en el campus de Montalbán. Allí alertó que, dada la gravedad de la crisis nacional, la iglesia criolla (clero y laicos) debe mostrar su espíritu de solidad y “acompañar al pueblo en un año de privaciones”.

Su preocupación se centra en la escasez y la inflación que afecta la alimentación de los venezolanos, pero también en las graves fallas del sistema de salud, en momentos donde los servicios están colapsados y hay desabastecimiento de insumos y medicinas.

“Tengo serias dudas sobre si las universidades pueden hacer algo significativo y nuevo para ayudar en materia de salud. Sé que las universidades suelen tenerle miedo a los barrios pero hay decenas de miles de estudiantes y profesores de medicina que pueden colaborar”, expresó.

Ugalde también abordó la agenda política. A su juicio, hay que ir a un diálogo nacional que atienda los problemas más urgentes: “No pensemos en corregir el desabastecimiento y la inflación con solo los buenos modales. Para llevar la inflación de 270% (que hay en Venezuela) al 4% (que hay en otros países de Latinoamérica) hace falta una visión política de fondo. En el oficialismo hay quienes creen que se deben tomar medidas, quienes creen en esta visión de fondo. Ojalá ellos prevalezcan”.

 

OPTIMISMO MESURADO

En el acto también intervino el jurista Asdrúbal Aguiar, quien se mostró un poco optimista respecto a los próximos encuentros entre el gobierno y la oposición con la nueva Asamblea Nacional. Pese a la estridencia de las primeras sesiones del parlamento, confía en que las partes sostendrán un diálogo civilizado.

El reciente nombramiento de un nuevo vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, y ministros en el área económica demuestran, a juicio del abogado, la puesta en escena de nuevos actores para un diálogo con la oposición.

“No se puede pedir un cambio de actitud de la noche a la mañana a quienes han tenido un poder absoluto los últimos diecisiete años”, manifestó Aguiar.

♦ SG

Lea también: Retos políticos y religiosos para el episcopado