Reducir el riesgo de desastres en la casa común

Cáritas de Venezuela y la Conferencia Episcopal Venezolana llevaron a cabo un foro para la reducción de desastres. Advirtieron que 80% de la población venezolana vive en zonas de alto riesgo y 40% posee un agudo índice de vulnerabilidad con respecto a su vivienda

Reducir el riesgo de desastres en la casa común

En el marco de la celebración del Día Internacional para la Reducción de Desastres, Cáritas de Venezuela, con la participación de la Conferencia Episcopal Venezolana, realizó el foro Global para la Reducción de Riesgos de Desastres, para tratar la alta vulnerabilidad que tiene Venezuela ante eventos naturales, así como conversar acerca de la carta encíclica Laudato si’ del Papa Francisco, sobre el cuidado de la casa común.

Ricardo Rivas, profesor de la Escuela de Ingeniería de la UCAB, explicó el Marco de Acción de Sendai, Japón, 2015-2030 para la Reducción de Desastres, en el cual participan 196 países y más de 6.500 colaboradores alrededor del mundo, concluyendo que Venezuela no está preparada para un acontecimiento de índole natural. Además, Rivas resaltó:

Petare es una de las zonas más propensas a ser devastada por un desastre.

El ingeniero enfatizó que el país debe primero establecer las prioridades en relación a los desastres, como conocer el evento natural e informar a toda la población. Además de reforzar la gobernanza e invertir en la reducción del riesgo de desastres, para así poder fortificar la resiliencia integral de toda la nación.

De igual manera, Rivas advirtió que 80% de la población venezolana vive en zonas de alto riesgo, así como un 40% posee un agudo índice de vulnerabilidad hacia su vivienda. Además acotó que aproximadamente 80% de la población no tiene acceso a créditos en caso de un desastre natural.

La directora ejecutiva de Cáritas de Venezuela, Janeth Márquez, destacó que actualmente existen 200 organizaciones dedicadas a reducir los riesgos en Venezuela.

El Nuncio Apostólico de Venezuela, Aldo Giordano, comentó la relación de la Carta Encíclica Laudato si’ y su objetivo de preservar el bienestar de la naturaleza, la cual aborda la situación actual del planeta referente al calentamiento global, la pérdida de la biodiversidad, así como de la calidad de vida.

Giordano enfatizó su deseo de que el gobierno avance en materia de energía renovable y la construcción de un país más amable con el medio ambiente. Recalcó:

La humanidad tiene la capacidad de cambiar y contribuir para construir nuestra casa común.

En la foto: Carlos Rivas y Aldo Giordano.