La religión en tiempos de fundamentalismos

A continuación presentamos las ponencias del director de la Escuela de Filosofía, Mario Di Giacomo, y el rector de esta casa de estudios, Francisco José Virtuoso, quienes abordan el tema del fundamentalismo, el terror, la guerra, la filosofía y la religión. Ambas fueron presentadas en las recientes Jornadas de Filosofía 

La religión en tiempos de fundamentalismos

En el marco del quincuagésimo aniversario de la Escuela de Filosofía se realizaron las novenas Jornadas de Filosofía. El tema principal fue la relación entre la filosofía, la política y la religión.

En el encuentro académico participaron los docentes Corina Yoris, Miguel Albujas, Francisco José Virtuoso y Mario Di Giacomo. Los dos últimos rector de la UCAB y director de la Escuela, respectivamente.

El rector Virtuoso, en su ponencia Política, guerra y religión: Un viejo y renovado conflicto, indaga en la relación entre política y religión, y aboga por que ambos aspectos ocupen su justo lugar en la vida de las sociedades.

La política no es un fin en sí mismo y no debe sacralizar ideologías o formas de liderazgo. La religión, por su parte, debe ser libre en su trascendencia frente a la política.

Haciendo suya la exhortación del papa Francisco, Virtuoso asegura que hay que educar contra el terror, promover el encuentro interreligioso y unir esfuerzos contra el odio. Para él la guerra no está muy lejos de Venezuela, a lo interno hay una gran confrontación que impide que los venezolanos hablen de política en mayúsculas, esto es, un proyecto amplio que ofrezca bienestar, reglas y respeto para todos los ciudadanos.

Consulte la ponencia completa

El profesor Di Giacomo analizó, evaluando ideas de Jünger Habermas y Jacques Derrida, el fundamentalismo religioso y la hiperracionalidad de Occidente. Su texto lleva por nombre Diálogos y fronteras: una reflexión sobre el terror.

Para Di Giacomo, el fundamentalismo quiere volver a un punto anterior al saber modernizador, “retornando a prácticas eclesiales de una sola verdad entendida sectariamente”.

Mientras tanto Occidente ha dejado que el mercado imponga sus leyes para el completo funcionamiento de la sociedad, alejándola de la riqueza que puede tener el pensamiento divino. Incluso va más allá, alerta Di Giacomo, imponiendo fuera de sus fronteras sus reglas como las únicas moralmente válidas: “La democracia exportada y exportable tendrá el derecho a torturar a fin de proteger su forma de vida”.

Consulte la ponencia completa