Recrudecimiento de la persecución política durante el estado de alarma denunció el CDH UCAB

La organización advirtió que, en medio de la pandemia por el COVID-19, los órganos del Gobierno siguen aplicando la "lógica del enemigo interno" para ejecutar detenciones arbitrarias y acciones intimidatorias contra dirigentes de oposición y ciudadanos que ejercen sus derechos a la participación y a la libertad de expresión

Recrudecimiento de la persecución política durante el estado de alarma denunció el CDH UCAB

El Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (CDH UCAB) emitió un nuevo reporte sobre la situación de Venezuela en medio de la pandemia por el COVID-19.

En el documento, publicado este 4 de abril de 2020 y titulado «Persecución política recrudece en estado de alarma», la organización denunció  que «en el periodo de vigencia de este decreto se han registrado una serie de acciones que vulneran el ejercicio de derechos humanos, en un contexto crítico que suma la ausencia de contrapesos institucionales y una emergencia humanitaria compleja preexistente; la implementación de una nueva excepcionalidad aumenta el riesgo general sobre la población, que carece de acceso a bienes y recursos básicos, y también ejerce contraloría sobre los asuntos de interés público, hace política y expone su inconformidad”.

El CDH-UCAB puso como ejemplo varias privaciones ilegítimas de libertad registradas en todo el país, de las que han sido objeto diputados y miembros del equipo de Juan Guaidó,  además de acciones y señalamientos amenazantes en contra ciudadanos que manifiesten su oposición al gobierno, incluyendo el anuncio del plan “Furia bolivariana”, estrategia de ataque contra quienes sean considerados por las autoridades como «parte de un plan golpista».

El Centro advirtió que estas acciones constituyen un patrón, señalando que la  «lógica del ‘enemigo interno’ ha sido utilizada como un mecanismo para validar la criminalización hacia sectores críticos al gobierno: políticos opositores, periodistas, activistas, trabajadores y defensores de derechos humanos. El discurso oficial desacredita desde los medios públicos, esta narrativa busca validar la persecución que se traduce en hostigamiento, amenazas e incluso apertura de procesos judiciales, desapariciones forzadas y detenciones arbitrarias», apunta el texto.

La organización exigió ”cesar la persecución en represalia por el ejercicio legítimo de los derechos humanos”, entre ellos el derecho a la participación y la libertad de expresión, «que siguen estando vigentes aún en estados de excepción”. También pidió “investigar y sancionar a los responsables materiales e intelectuales por las acciones represivas” y “acabar con las prácticas intimidatorias y el discurso estigmatizante”.

Este es el segundo comunicado que emite el Centro de Derechos Humanos de la UCAB respecto a las consecuencias de la declaratoria del estado de alarma por la pandemia del COVID-19. El pasado 13 de marzo, la organización publicó una serie de consideraciones  en las cuales advertía que el decreto «enturbiaría aún la frágil situación» de Venezuela y recordaba que «la Constitución establece en el artículo 337, que no se puede limitar el derecho a la vida, la prohibición de incomunicación y de tortura, el derecho al debido proceso, derecho a la información y los demás derechos humanos intangibles».

El texto completo del CDH UCAB, publicado este 4 de abril, está disponible en el siguiente enlace:

http://w2.ucab.edu.ve/tl_files/CDH/Lineastematicas/Participacion.%20Reporte%20.pdf