Visitas virtuales a la UCAB: Miguel De Olim desglosa su reciente invención

Dos años después de crear la UCalculadora y con varios proyectos en mente, el estudiante de Ingeniería Informática volvió a asombrar a propios y extraños con su nueva creación: UCAB VR. El Ucabista entrevistó a este "inquieto" programador que sigue dando de que hablar, ahora con el desarrollo de una aplicación que permite recorrer la UCAB desde la virtualidad

Visitas virtuales a la UCAB: Miguel De Olim desglosa su reciente invención

Todo empezó por la curiosidad de probar nuevas tecnologías y ponerlas al alcance de su comunidad. Este fue el motor de Miguel de Olim, estudiante del séptimo semestre de Ingeniería Informática, quien se destacó años atrás por el desarrollo de la UCalculadora y que el 31 de agosto publicó otra muestra del ingenio que lo caracteriza: UCAB VR.

Se trata de una aplicación web que permite explorar la UCAB, interactuar con puntos de información e incluso conversar con otros usuarios a través de una experiencia potenciada por la tecnología de realidad virtual, la cual ofrece, desde cualquier dispositivo, una ventana hacia el campus de la institución, algo muy útil en medio del confinamiento por la COVID-19.

Este proyecto nació en la mente del joven desarrollador de 20 años luego de que, años atrás, fuera cautivado por la implementación de estas tecnologías en los videojuegos, uno de sus principales pasatiempos.

 

Una experiencia única con sello ucabista

Después de realizar distintas pruebas que no tuvieron mayores repercusiones, De Olim encontró en el desafortunado contexto generado por la pandemia una oportunidad para aplicar los conocimientos reunidos a lo largo de su formación y fusionarlos con su recién adquirida experiencia con la realidad virtual.

«Si este año no hubiera sido así, quizás este proyecto no existiría. Quizás hubiera nacido otra, aunque no lo puedo asegurar. Esto fue una buena idea, pero fueron las condiciones las que la hicieron posible», confesó De Olim.

El resultado fue la posibilidad de que los habituales inquilinos de «La Colmena» y demás espacios de la UCAB pudieran visitar el campus del cual han estado separados desde marzo de 2020.

Así, la aplicación UCAB VR está diseñada para que la experiencia sea accesible desde cualquier navegador web, sin necesidad de un visor de realidad virtual, lo cual no activa la pantalla dividida característica al utilizar esta herramienta. Además, aprovecha la pantalla táctil de los teléfonos celulares o un toque con el cursor, en el caso de las computadoras, para que el usuario pueda desplazarse a través de los ambientes simulados e interactuar con su entorno.

Al ser cuestionado sobre el enfoque utilizado para diseñar la aplicación, el futuro ingeniero afirmó haberse decantado por no obligar al usuario a usar un visor. Esto debido a la dificultad que supone adquirir uno, en medio de la complicada situación económica que atraviesa el país.

Por esa misma razón, él mismo afirmó no contar con uno de estos artefactos, lo cual supuso cierta dificultad en el desarrollo del proyecto.

«Ni yo mismo tengo un visor, por lo que quizás no puedo hacer las pruebas pertinentes, pero sí puedo crear experiencias únicas que, luego de siete meses sin pisar el campus, puedan reavivar ese sentido de pertenencia que nos caracteriza a los ucabistas», expresó el ingenioso estudiante.

La UCAB como laboratorio de experimentos

Su caso es conocido. No se trata de un hombre cuya afición por la programación sea de corta data, todo lo contrario. De Olim ha hecho de la UCAB su laboratorio de experimentos a lo largo de su periplo académico por la institución y ha participado activamente en la creación de varias herramientas que hoy en día le facilitan muchas tareas a la comunidad ucabista.

Además de haber desarrollado la ya indispensable UCalculadora hace dos años, la cual permite calcular las unidades de crédito a cancelar al comienzo y a mediados de cada semestre, también implementó un generador de combinaciones de horarios y colaboró en el diseño de una aplicación web para el Centro de Estudiantes de Ingeniería, del cual forma parte actualmente.

Él mismo se ha descrito como una persona a la cual le gusta aprovechar el tiempo. «Quedarme quieto no es una característica que me identifique», añadió. Así mismo, en este caso, al pasar hasta 12 o 14 horas en el campus de manera regular (cuando era posible), la universidad se volvió su segunda casa y esto, junto con la pandemia, fueron las condiciones que favorecieron el nacimiento de UCAB VR.

Ahora, más preparado y con las herramientas adquiridas en la carrera, detalló la influencia que ha ejercido la UCAB en su deseo de probar y experimentar en los distintos campos que ofrece la informática.

«Desde segundo semestre hasta la actualidad hubo un cambio, no solo en la parte de organización de los proyectos, sino también en el aprendizaje de las bases de la programación y en la adopción de un pensamiento gracias al cual puedo desarrollar cosas sin importar el lenguaje de programación que requiera. Luego uno coloca el ingrediente de la curiosidad y de la voluntad para hacer esas cosas», expresó el «inquieto» desarrollador.

Cada vez más rutas en el «tour virtual» por la UCAB

UCAB VR es un proyecto en actualización constante. De hecho, el pasado viernes 02 de octubre, De Olim publicó una nueva versión de la plataforma, en la cual incluyó algunas modificaciones que benefician el apartado estético de la aplicación, la cual ya ha superado el periodo de pruebas y se encuentra completamente funcional y con potencial para más mejoras.

De Olim afirmó que con el apoyo que, actualmente, le brinda la universidad irá añadiendo más espacios que puedan ser visitados, tanto por los ucabistas de nuevo ingreso  como por los estudiantes más experimentados. Aseguró que UCAB VR también es una buena oportunidad para los egresados que quieran conocer los cambios que ha sufrido su alma máter desde la última vez que anduvieron por sus pasillos.

De la misma manera, este aventajado alumno abrió la posibilidad a que su plataforma sea utilizada para realizar las próximas inducciones e, incluso, impartir clases virtuales mediante la implementación de transmisiones de video y de archivos.

«Con esto podría expandir los límites del proyecto y no solo sería un tour virtual, sino que se volvería una herramienta funcional para otro tipo de experiencias», comentó con tono de ilusión.

El apoyo de sus amigos y futuros colegas fue importante tanto en el proceso de diseño y en la posterior publicación del proyecto. «Ellos me motivaron a seguir trabajando luego de que vieron el potencial que tenía el proyecto», agregó. 

Para ellos dedicó palabras de agradecimiento, de la misma forma en que se expresó en referencia a la comunidad ucabista, la cual ha mostrado importante receptividad. Al día de hoy, UCAB VR cuenta con 2.000 visitas, una cifra que -confía- irá subiendo a medida que se conozca.

«Sin ellos esto no habría sido posible, sino que sería una aplicación más de internet. Sin duda, el valor que cada ucabista le da a este tipo de herramientas, no solo la mía, es lo que da ganas de seguir apostando por la UCAB y por Venezuela», compartió De Olim.

Este prospecto de la ingeniería venezolana afirmó no tener futuros proyectos en mente, pero no cierra la posibilidad a seguir creando herramientas y aplicaciones con las cuales dejar una huella más grande de su paso por la UCAB.

Quienes deseen conocer más de esta aplicación, pueden visitar la página https://ucab-vr.glitch.me/

♦Texto: Diego Salgado/Fotos: Cortesía de Miguel De Olim