A propósito del 60 aniversario de la Escuela de Comunicación Social, su directora destaca la labor de esta dependencia por ofrecer una formación de profesionales competitivos para cualquier mercado

El pasado mes de octubre, la Escuela de Comunicación Social de la UCAB cumplió 60 años de fundada, en medio de un contexto dominado por la multiplicidad de medios, el aumento de la censura, la vorágine de la viralización y la internet y, también, los embates de la pandemia.

Para Yasmin Trak, directora de esta dependencia académica, en una era llena del protagonismo que otorgan las redes sociales -donde los usuarios son receptores y emisores de contenidos, muchas veces efímeros y superficiales- el desafío de quienes se forman académicamente para crear, manejar y difundir contenidos en una amplia diversidad de formatos está en conservar la esencia de la profesión: “no perder de vista la responsabilidad que implica ser copartícipes en el desarrollo individual y colectivo» y «hacer llegar a ese otro, de forma responsable, un mensaje útil y trascendente».

La profesora -que lleva cuatro años al frente de la Escuela- ofrece un balance de la formación que reciben los estudiantes de esta carrera, que nació para formar periodistas en 1961 y hoy día prepara profesionales en una amplia gama de disciplinas de la comunicación, desde la audiovisual a la publicidad, el mercadeo o las comunicaciones corporativas.

«La historia de la Escuela está marcada por el compromiso con la sociedad, por la defensa de la libertad de expresión y de elección, por la transparencia en el manejo de la información y por la apertura a nuevos modos de comunicar en diferentes áreas, a través de distintos medios y plataformas», deja claro.

¿Cómo considera que la universidad y la Escuela de Comunicación Social se han venido preparando para enfrentar los retos que implica ser un comunicador en pleno siglo XXI?

«La filosofía que rige la gestión de la UCAB apunta hacia la formación integral en el aspecto personal, profesional y comunitario y esto permea en todas y cada una de las dependencias que hacen posible el funcionamiento de la institución. La Escuela de Comunicación Social no es la excepción. Trabajamos para ofrecer una formación de calidad, para formar profesionales competitivos y exitosos en cualquier mercado laboral, dentro y fuera del país; comunicadores ucabistas que sean cada día mejores personas y que su paso por la UCAB haya marcado un antes y después en sus vidas.

Investigamos, escribimos, creamos, trabajamos en equipo, nos respetamos, compartimos nuestras experiencias y conocimientos; pero sobre todo, aprendemos día a día de una profesión que demanda altos niveles de responsabilidad y compromiso. Apostamos por el Magis ignaciano, por un país en el que todos podamos entendernos sin etiquetas o colores y en el que el intercambio de informaciones y significados ocurra en un ambiente de crecimiento y con la conciencia de que lo que construimos, día a día, constituye nuestro legado».

Ante la tendencia actual de migración de los medios de comunicación hacia un entorno más digital y menos físico, ¿qué está haciendo la Escuela para satisfacer dichas necesidades, tanto globales como de los estudiantes que ingresan y egresan?  

«Aunque la tendencia parece apuntar al desplazamiento de lo digital sobre lo físico, a aprender se comienza por lo básico. Si no conocemos los códigos y las formas de manejarlos en diferentes medios y plataformas, no podremos tener una aproximación a lo digital con el discernimiento necesario para hacer un uso eficiente y eficaz de las nuevas tecnologías. Ese desplazamiento no es excluyente. Nos corresponde transitar por ambas vías y lograr un equilibrio entre los saberes necesarios para el desarrollo profesional y la articulación de esos conocimientos con los nuevos medios y plataformas que se presentan en el mercado.

Nuestros planes de estudio se encuentran en constante revisión para mantener una formación que transite el camino de los saberes medulares para el profesional de la comunicación y el de su articulación con las nuevas tecnologías que se encuentran vigentes en el mercado; las estrategias didácticas y recursos de aprendizaje se orientan a la aplicación de los conocimientos adquiridos en las áreas propias de la comunicación a las nuevas tecnologías y plataformas. Es un constante proceso de reinvención y renovación que demanda una monitoreo permanente del entorno».

¿Cómo se está preparando el periodista y comunicador en la UCAB, frente a tópicos tan frecuentes y sensibles en el medio como la censura, las fake news y las redes sociales?

«La preparación de un comunicador no se orienta hacia tópicos específicos por el hecho de que ‘estén de moda’. Eso sería dividir la carrera en pequeños pedazos y hacer acomodaticia la formación profesional. Si bien es cierto que la censura, las fake news y las redes sociales hacen más ruido en el entorno comunicacional actual, no se enfrentan con una u otra cosa. En primer lugar, se requiere la plena conciencia de la responsabilidad que se tiene al transmitir un mensaje, ética, valores; el adecuado manejo del lenguaje para ser utilizado en los diferentes medios y plataformas, el conocimiento y uso de herramientas de investigación y planificación. Es el conjunto de herramientas que el comunicador de la UCAB adquiere en su formación lo que le proporciona la preparación necesaria para ejercer la profesión en escenarios controversiales como los de la censura, fake news y redes sociales».

¿De qué formas ha sopesado la Escuela de Comunicación Social los embates de la pandemia, tras tres semestres de confinamiento y presencialidad remota?

«Ha sido un camino de muchos cambios y aprendizaje, y el aprendizaje cambia en la medida en que nuestro contexto también lo hace; así que estos tres semestres han significado un proceso de constante aprendizaje en el que día a día nos identificamos más con las preguntas básicas del periodismo, aplicadas a la educación: ¿Qué aprendemos?¿qué enseñamos?¿cómo aprendemos y cómo enseñamos?¿quiénes son nuestros estudiantes y quiénes son nuestros docentes?¿por qué y para qué aprendemos y enseñamos?

Tenemos unos estudiantes y profesores cuyo aprendizaje ha cambiado en el tiempo y los conduce a centrarse en una dinámica diferente, unos contenidos que deben ser aprehendidos y aprendidos en un constante proceso de cambios externos e internos y un contexto que, al inicio de la pandemia, no vislumbraba quedarse tanto tiempo entre nosotros: tres semestres más tarde todo ha cambiado, y nosotros también. El confinamiento y la presencialidad remota nos obligaron a aprender, a reconocernos en el otro como aprendices, aunque nuestra labor sea la de enseñar».

¿Qué considera que suma la Escuela de Comunicación Social al Plan Estratégico UCAB 2023, pensado para impulsar a la universidad durante los próximos tres años?

«El Plan Estratégico 2023 nos proporciona una hoja de ruta para seguir creciendo como institución y como Escuela. En nuestro caso, el reafirmar nuestro compromiso con el país a través de la formación de profesionales con alto sentido ético, continuar con el proceso de virtualización de unidades curriculares, mantener el uso de las plataformas tecnológicas que se ha incorporado a las prácticas diarias de las asignaturas y, que una vez vencida la pandemia, estas permanezcan en el aula. Son algunas de las cosas que ocupan nuestras agendas en los próximos meses y se alinean con los ejes del Plan UCAB 2023″.

Sesenta años de compromiso, vanguardia e historia

Durante los días 23 y 24 de noviembre, profesores, alumnos y egresados de la Escuela de Comunicación Social celebraron el 60 aniversario de la institución con unas jornadas en las que repasaron las seis décadas de historia, intercambiaron ideas sobre los bases que sostienen la profesión en la actualidad y analizaron los desafíos de la comunicación y sus distintas áreas.

En las actividades participaron profesionales ucabistas destacados en la publicidad, el periodismo, la gerencia empresarial, el cine, el teatro, la TV y la investigación, entre ellos Nelson Bocaranda, Elisa Martínez, Carlos Eduardo Ramírez, Mariana Frías, Shirley Varnagy, César Villegas, Jesús María Aguirre y Virginia Aponte.

Para Yasmín Trak, estar a la cabeza de una dependencia académica con tanta historia no es tarea fácil. Sin embargo, la profesora enfatizó sentirse agradecida y comprometida, «tanto con la UCAB, como con nuestra Escuela y con el país».

¿Cómo ve el futuro de la Escuela, de cara a la celebración de su aniversario número 60?

«Nuestra Escuela ha crecido y madurado a través del tiempo, hemos sorteado muchas dificultades, hemos tenido aciertos y desaciertos a lo largo de estos primeros 60 años, pero por sobre todo, hemos aprendido muchísimo. Veo nuestro futuro lleno de oportunidades para seguir creciendo y aprendiendo, para dibujar nuestro propio mapa del tesoro y trabajar para conseguir aquello que nos propongamos, para seguir apostando por el país que nos merecemos y que con mucho esfuerzo construimos día a día desde nuestros espacios personales y profesionales».

Recientemente, el espacio del operador en el estudio de radio de la UCAB fue bautizado, en honor a Rubén Darío Rincón, como «La Cabina del Gato». ¿Qué significa este reconocido personaje para la Escuela de Comunicación Social y para la radio en el país?

«El señor Rubén Darío Rincón, mejor conocido por alumnos y profesores como ‘El Gato’, es un ejemplo de trabajo, constancia y responsabilidad para todos los que tenemos la fortuna de conocerlo. Su dedicación a la radio dentro y fuera de la UCAB ha contribuido con la formación de muchos comunicadores, técnicos, operadores y locutores más allá del manejo de los equipos de un estudio radial. Hablamos de disciplina, de ganas de superarse cada día y de dar lo mejor de sí para producir un trabajo de calidad. Como uno de los personajes emblemáticos que han pasado por estos 60 años de historia de la Escuela, ‘El Gato’ ha marcado un hito en nuestro Departamento Audiovisual».

¿Qué rol han tenido los profesionales formados en la UCAB en el recorrido del mercadeo, la publicidad y las comunicaciones corporativas?

«En el plan de estudios de 1961 ya se contemplaba el área publicitaria en la formación de los egresados de nuestra Escuela, lo que denota un interés de la Universidad por contribuir con la profesionalización de la industria publicitaria en el país. A lo largo del tiempo nuestros egresados han ocupado plazas importantes en agencias publicitarias nacionales y transnacionales con sede en el país en las áreas de mercadeo e incluso han fundado sus propias empresas publicitarias.

En cuanto a la comunicación corporativa, desde los años 80 la Escuela incluye en sus pensum el área de comunicación institucional, una rama de la profesión que apunta al mundo de la gerencia empresarial y cuyo campo laboral se ha expandido en los últimos años. Hoy en día, el plan de estudio vigente contempla una concentración de dos semestres de formación en área corporativa, continuando así con una oferta académica que permita a nuestros egresados desempeñarse en mercados laborales de diversas áreas de la profesión».

¿Cuál es la importancia de contar la historia de la Escuela de Comunicación Social, en un país amenazado por la censura y escasas oportunidades para los medios de comunicación?

«La historia de la Escuela está marcada por el compromiso con la sociedad, por la defensa de la libertad de expresión y de elección, por la transparencia en el manejo de la información y por la apertura a nuevos modos de comunicar en diferentes áreas a través de distintos medios y plataformas. Rememorarla en una ocasión como esta nos permite seguir construyendo nuestra identidad como Escuela, transmitir nuestra cultura corporativa a quienes se suman a nuestras filas y compartir con nuestro estudiantado y con toda la comunidad un camino que se ha transitado con el concurso de todos… seguimos construyendo».

♦ Texto: Daniel De Alba Suárez / Fotos: Manuel Sardá


 

*Esta entrevista forma parte de la serie #DesafíosUCAB2023, donde se comparten las impresiones de los directores de las escuelas de la UCAB, en temas vinculados a la formación profesional en el contexto actual y las líneas de trabajo que se adelantan desde la academia para mantenerse a la vanguardia, de cara a los 70 años de la institución.

Para leer las anteriores entrevistas, los interesados pueden hacer clic aquí: https://bit.ly/3rz6vLg