Dirección de Sustentabilidad Ambiental recibió reconocimiento por su trabajo educativo

Gracias a un proyecto de formación de líderes comunitarios adelantado en varias parroquias de Caracas, la dependencia ucabista recibió una mención especial del premio "Waraira Repano 2018", otorgado por el Concejo del Municipio Libertador

Dirección de Sustentabilidad Ambiental recibió reconocimiento por su trabajo educativo

La Dirección de Sustentabilidad Ambiental (DSA)  de la Universidad Católica Andrés Bello obtuvo el pasado 21 de junio una mención especial en el “Premio Municipal de Conservación y Difusión Ambiental Waraira Repano – Cerro El Ávila 2018”,  otorgado por la Comisión Permanente de Ambiente y Turismo del Concejo del Municipio Libertador.

La distinción  fue concedida al proyecto “Liderazgo Ambiental Comunitario”, programa educativo que desde 2017 adelanta la dependencia ucabista  en varias parroquias aledañas a la sede de la universidad.

La iniciativa -desarrollada con el apoyo de la Escuela de Ciencias Sociales y la Dirección de Proyección a la Comunidad- está enmarcada en el plan estrategico de extension social de la UCAB  y tiene como objetivo la formación y sensibilización de dirigentes vecinales a través de talleres en los que se comparte informacion sobre deberes, derechos, problemáticas y soluciones ambientales.

El director de Sustentabilidad Ambiental de la UCAB, Joaquín Benitez,  calificó el galardón como un espaldarazo al esfuerzo realizado hasta ahora.

“Este  reconocimiento es un estimulo. Entender que la iniciativa que estamos llevando adelante tiene repercusión, no solo en los participantes, sino en el Concejo Municipal me parece importante y es un refuerzo para impulsar este proyecto. Nuestro objetivo principal es visibilizar los problemas ambientales presentes en las comunidades en las que nos involucramos. En los talleres, los lideres se reúnen en grupos de trabajo y los discuten. Luego compartimos con ellos herramientas para que comiencen a identificar vías para resolver esos problemas desde sus capacidades comunitarias. Finalmente los invitamos a integrarse a una red de trabajo y les brindamos acompañamiento”.

Según explicó Samantha Barrios, especialista de la DSA, el establecimiento de redes es precisamente uno de los aspectos más importantes de este proyecto, porque permite multiplicar el trabajo educativo.

“La creación de redes al final de la capacitación lo que pretende es dar apoyo técnico y metodológico a ese despertar que logramos con las dinámicas de trabajo y la identificación los problemas y las soluciones posibles. Así los invitamos a continuar el trabajo y hacerle seguimiento. La mayoría de los proyectos que los participantes idean van dirigidos a la concientización del resto de la comunidad, porque ellos identifican la falta de educación de las personas sobre cosas como botar la basura correctamente. Otra parte se relaciona con la formación de los niños y adolescentes a través de charlas de conocimiento; siempre se habla mucho de vincular lo educativo, de empezar con los niños aunque sin olvidar a los adultos. Otros líderes desarrollan jornadas de reciclaje y limpieza o visitan a los entes responsables de servicios como el manejo de desechos sólidos, porque este es el principal problema ambiental que sale en las comunidades”.

Benítez indicó que a la fecha ya han realizado siete talleres y han capacitado a unos 80 representantes comunitarios de Antímano, Mamera, La Vega, Carapita, Las Adjuntas, Santa Rosalía y San Agustín, sectores desde donde se han emprendido unas 25 iniciativas de trabajo ambiental.

Con el fin de expandir el proyecto a otras áreas de Caracas, en las próximas semanas la DSA realizará un encuentro formativo en el municipio Chacao, por invitación del Instituto de Ambiente adscrito a la alcaldía de esa localidad.

Nosotros estimamos que a final del año académico habremos formado a unas 100 personas. Lo interesante es que la mayor difusión de estos talleres de liderazgo la hacen los propios participantes. El proyecto genera entusiasmo y desde las propias comunidades se motivan a hacerlos y nos llaman para acompañarlos en otras actividades. En San Agustín nos pidieron que apadrináramos unas brigadas ecológicas y que participáramos en un programa de radio comunitaria para hablar sobre el tema. Aunque se pudiera pensar que en esta situación país es una exquisitez hablar a las comunidades del problema ambiental, por el contrario hemos logrado que la gente acoja la iniciativa, porque entiende que se trata de mejorar su calidad de vida“.

El director de Sustentabilidad Ambiental explicó que, además del proyecto de Liderazgo Ambiental Comunitario, la UCAB adelanta otras iniciativas que buscan  contribuir con la concientización ecológica y el desarrollo sustentable dentro y fuera de la universidad.

“En extensión social tenemos el proyecto ‘Adecuación e infraestructura para manejo de riesgos’ que es una actividad en la que tenemos dos experiencias aquí en la comunidad de Santa Ana de Antímano: la adecuación de una torrentera para el manejo de drenaje urbano y un proyecto en conjunto con la Escuela de Ingeniería Civil sobre la rehabilitación de un tramo de carretera que cedió. También tenemos ‘UCAB Recicla’ en las escuelas, en donde estudiantes de servicio comunitario con una capacitación previa hacen todo el trabajo necesario para que la recolección de desechos reutilizables”.

♦Texto: Lesslie Mendoza/Foto: Jesús Fonseca