Las habilidades “blandas” se impondrán en las organizaciones

Durante un foro sobre gestión del talento humano realizado en la UCAB, tres expertos hablaron del peso que tienen en las empresas temas como el salario emocional, la marca empleadora y la inteligencia emocional. La actividad fue organizada para presentar los cursos de postgrado en gerencia de recursos humanos que la universidad iniciará en septiembre

Las habilidades “blandas” se impondrán en las organizaciones

Como parte de su filosofía académica de ofrecer entrenamiento acorde a la realidad laboral del país y del mundo, la Universidad Católica Andrés Bello ha acometido la reforma y reestructuración del postgrado de Recursos Humanos y Relaciones Industriales, que iniciará un nuevo ciclo el venidero 6 de septiembre.

Para visibilizar parte de esta oferta innovadora, este martes 18 de junio se realizó en el centro cultural de la universidad, en Montalbán, el foro “Una mirada diferente en la Gestión del Talento Humano”, en el que se abordaron aspectos que serán desarrollados en tres materias electivas de la especialización que promueve la Escuela de Ciencias Sociales: salario emocional, inteligencia emocional en las organizaciones y marca empleadora.

En este encuentro participaron los expertos que conducirán esas cátedras, como son Omar Luengo, profesor de la UCAB y la Unimet; Sandra de Nóbrega, coach y diplomada en Inteligencia Emocional y PNL por Daniel Goleman y la Unesco; y Adeljai Carpio, abogada y asesora en desarrollo organizacional.

El encuentro contó con la participación de un centenar de profesionales del manejo del talento humano y estudiantes, todos potenciales aspirantes a cursar la especialización, “que tiene tres ramas de formación: gestión del talento, relaciones industriales y compensación, que son medulares y de muchísima actualidad”, según comentó Yleana Corredor, directora del postgrado de Recursos Humanos y Relaciones Industriales de la UCAB.

Corredor señaló que la oferta diseñada por la UCAB es muy competitiva en contenidos –“otras instituciones no tienen estos temas” – y precios. “Nuestra finalidad es mostrar a los profesionales y estudiantes del área las nuevas tendencias  relacionadas con el reclutamiento, entrenamiento y la promoción de los empleados dentro de las organizaciones. Nuestra idea es tener en septiembre otro foro con otras ponencias con tres materias adicionales: cultura del servicio, organizaciones resilientes y psicología positiva empresarial, materia que se dictará de forma virtual”, precisó Corredor.

“Nada paga tener un mal jefe”

Los tres expositores se pasearon, dentro de sus respectivos enfoques, por las recomendaciones del Foro Económico Mundial, que concede cada vez mayor peso a las habilidades “blandas” en los empleados, entre las que se incluyen inteligencia emocional, pensamiento crítico, vocación de servicio, empatía, colaboración y perseverancia.

Omar Luengo ofreció detalles sobre estudios de opinión que evidencian el peso que los empleados le dan al salario emocional, al punto de que 50% de ellos cambiaría de empleo por una compensación distinta al dinero, como un mejor jefe o un mejor ambiente de trabajo.

Recalcó que el administrador del salario emocional de toda empresa es el líder y que el éxito de estas políticas se basa totalmente en la confianza que él pueda generar, al punto de que hasta un 70% del clima emocional en una empresa depende de ese líder (jefe).

 “No hay salario que compense un mal clima laboral”, sentenció Luengo, quien aconsejó tener presente tres premisas que hacen la diferencia en cualquier empresa exitosa: “que te noten, que te recuerden, que te prefieran”.  

 

Con respecto al retorno de inversión, dijo que cosas como un comedor o una póliza de HCM tienen una tasa baja (5%) de retorno, mientras que la mayor ganancia está en inversiones que impacten la cultura y el propósito de la organización, pues eso coadyuva a atraer profesionales con el perfil de lo que se promueve.

Mencionó casos de las más grandes corporaciones como American Express, Starbucks, Facebook o Deloitte que fomentan entre sus empleados que tengan o adopten niños y mascotas y les proporcionan facilidades para sus cuidados médicos, en la búsqueda de personas compasivas.

Luengo explicó que en Venezuela el área “está en pañales” en la aplicación del concepto de salario emocional y que tampoco se ha avanzado en la evaluación de los empleados por su productividad en lugar del viejo concepto de permanencia en el sitio de trabajo, que él bautizó como “horas glúteos”.

Por su parte, Sandra de Nóbrega estableció algunas diferencias clave entre las distintas generaciones de profesionales que están activos actualmente en Venezuela, desde los baby boomer hasta la generación Z, próxima a incorporarse al campo laboral. Dijo que esta última “no negocia su felicidad” y es un elemento a tener en cuenta en la elaboración de las ofertas de trabajo.

La experta en inteligencia emocional dijo que este factor predice dos veces con más precisión el éxito de una persona que el coeficiente intelectual, pero en el caso de Venezuela se sigue privilegiando en la hoja de vida las notas académicas.

Recordó que el Foro Económico Mundial definió las competencias profesionales requeridas para 2020 y según ellas 8 de cada 10 tienen que ver con inteligencia emocional.

Insistió en que, en el mundo desarrollado, el perfil profesional que se busca captar es el de personas emocionalmente inteligentes y mencionó la gran utilidad que en Venezuela tendría un empleado así, para lidiar exitosamente con un exceso de fiscalizaciones y sobrerregulaciones.

Adejai Carpio dejó claro que la modernidad ha roto la permanencia por años en los mismos empleos y ahora se impone una alta rotación. También mencionó que en unos veinte años los actuales niños trabajarán en tipos de empleos que hoy no existen.

 Sobre la “marca empleadora” destacó lo importante que es que toda empresa “sea” como dice ser para poder convencer y cumplir su oferta a sus empleados. Dijo que una marca bien desarrollada sirve para atraer y mantener la fidelidad de su plantilla.

Citó resultados mundiales de la encuesta Man Power Group que recoge la opinión de más de 39 mil empleadores de 43 países (Venezuela no está en la muestra) que revelan la escasez del 67% promedio para encontrar talento, especialmente en mano de obra especializada como soldadores, mecánicos, electricistas y representantes de ventas. “En ese problema no estamos solos”, afirmó.

Los interesados en inscribirse en alguno de los cursos de ampliación del Postgrado en gerencia de recursos humanos y relaciones industriales de la UCAB, tienen hasta el 12 de julio para entregar sus recaudos. 

Para mayor información pueden escribir al correo electrónico ygalindo@ucab.edu.ve o llamar al teléfono 0212-407.6007. 

♦Texto: Elvia Gómez/Fotos: Manuel Sardá