Una historia de amor y emprendimiento

Este 22, 23 y 24 de septiembre se llevarán a cabo las inducciones en el campus de Montalbán, una actividad donde los nuevos ucabistas comienzan a formar lazos de amistad y compañerismo. Aquí la historia de Iraís Souto y Pablo Rincón que comenzó hace 17 años justamente un día de inducción

Una historia de amor y emprendimiento

Muchas veces la vida pone en el lugar correcto a la persona correcta, quizá en una simple inducción llegues a conseguir a un buen amigo o, en otros casos, a tu compañero de vida. Un ejemplo de ello son Iraís Souto y Pablo Rincón, un matrimonio de periodistas egresados de la Escuela de Comunicación Social de la UCAB, en el año 2003, que ha recorrido un largo camino de éxitos y fracasos, pero siempre sabiendo apuntar a lo que el corazón les dice.

Su travesía empezó un día de septiembre en el año 1998, cuando se conocieron durante las inducciones de nuevos ingresos. En este momento eran dos jóvenes que entablaron una conversación. Posteriormente, dividieron a los participantes en grupos y ellos quedaron juntos.

El primer día de clases Iraís saludó a Pablo, pero este no recordaba el nombre de ella, a pesar de que desde las inducciones sentía una atracción por ella. Con el tiempo fueron formando su grupo de estudio, con quienes mantienen una fuerte relación hoy en día, y haciéndose muy cercanos. Finalizando el primer año de la carrera, oficializaron su relación.

Durante el segundo año, Souto y Rincón sentían atracción por diversas actividades de la universidad, entre ellas el Teatro UCAB, en donde llegaron a interpretar diversas piezas, inclusive como pareja, tal fue el caso de la comedia La loca de Chaillot, en el año 2000.

Para el tercer año incursionaron en Comunicab, un periódico escrito y producido por los estudiantes de Comunicación Social, asumiendo los puestos de redactores y colaboradores. Con el tiempo la directiva del periódico decidió ceder el puesto y ellos asumieron las riendas de la directiva.

“Esta experiencia fue muy buena, gratificante y enriquecedora”, expresa Souto, con respecto al medio. Se encargaron de producir, editar, buscar patrocinio y diagramar, esto en compañía del profesor y escritor Jorge Gustavo Portella, quien se quedaba hasta la madrugada diseñando la portada, para luego llevarlo a la imprenta.

También probaron suerte en las candidaturas del Centro de Estudiantes, postulándose y ganando. Ya finalizando la carrera, Souto y Rincón hicieron la tesis juntos, micros de radio inspirados en valores.

Toda su experiencia en la UCAB  la definen como buena, gracias a que hacían mucha vida estudiantil. Su grupo de amigos de la universidad se mantiene en gran parte unido —algunos otros han emigrado—, por eso lo describen como parte de su crecimiento y vida universitaria. Ellos son: María Alejandra Berroterán, Joseph Poliszuk, Sharay Angulo, Eleazar Santos, Dewy Luna, Omar Lamuño, Alejandra Rojo y Mariana Iztúriz.

 

EMPRENDIMIENTO EN PAREJA

Los retos y la presión han sido una constante en sus vidas, pero siempre teniendo en cuenta su ética. Así que en 2004 fundan una pequeña empresa especializada en producción editorial integral, comunicaciones integradas y producción ejecutiva de obras de teatro. Adicionalmente llevaron las riendas de un periódico comunitario y gratuito, el cual tuvo que cerrar debido a la dificultad de sustentar el medio.

En 2008 deciden crear una revista de responsabilidad social, gracias a que habían realizado un estudio de mercado en cuanto a este tema en Venezuela, descubriendo un vacío del mismo. Así nació RSE Venezuela.

“En ocasiones estamos en números rojos y azules, pero seguimos dando nuestro aporte hacia lo que creemos necesita el país”, dice Rincón.

Hace dos años, decidieron seguir emprendiendo y crear una red global de Responsabilidad Social, Sostenibilidad y Emprendimiento para la comunidad iberoamericana. Además de una empresa en Panamá, la cual está en su fase inicial a cargo de su compañera universitaria María Alejandra Berroterán.

 

VIDAS NUMÉRICAS Y HUMANÍSTICAS

“La comunicación es vital entre nosotros”, dice Iraís Souto, ya que siempre consultan entre ambos cuál sería el siguiente paso, claro está, siempre dejándose llevar por lo que dictamina el corazón.

Llevan nueve años de casados y tiene un niño de 5 años de edad, por lo que procuran separar lo personal de lo profesional. “En la casa no se habla del trabajo ni en el trabajo de la casa”, expresa Rincón. En el día a día, Souto maneja la parte numérica y Pablo la humanística, dividiéndose las labores para hacer más llevaderas sus vidas.

Siguen conectado con la UCAB, formando parte del grupo de Teatro UCAB para egresados, Ago Teatro. “Nuestra casa de estudios, nuestra alma máter, siempre tendrá nuestro apoyo”, expresó Rincón.

 

EMPRENDER CON GUSTO

Recomiendan a los nuevos emprendedores que hagan un  proyecto que les apasione y les guste, para que así no lo abandonen al encontrarse con la primera barrera. También ir poco a poco probando los temas, para evaluar si es o no el momento del proyecto. Además destacan que es importante no ser ambicioso.

Por otro lado, plantean marcar una línea e intentar alcanzarla, para posteriormente plantearse otra. Tener en cuenta las redes sociales para mercadear y expresarse por ellas. Pero, principalmente, estar dispuestos a fracasar. Dice Souto:

“Algo va a salir mal y de ahí se emprende”,

Por otro lado, Rincón agrega que: “Hay que evaluar lo personal y extrapolarlo a lo profesional”.

♦ Luis Enrique Martínez

Vea cronograma de las inducciones 

Lea también: El emprendimiento toma forma