El ajedrez de la nueva Asamblea Nacional

Todavía no se instala el nuevo período del Poder Legislativo pero ya oposición y oficialismo comienza a vislumbrar cuáles serán sus primeras jugadas. El profesor de la Escuela de Derecho Rolando Seijas analiza en detalle estos primeros lances y lo que sería más prudente para el beneficio del país

El ajedrez de la nueva Asamblea Nacional

Los resultados de los pasados comicios electorales indican que los venezolanos le otorgaron a la oposición un voto de confianza. 112 diputados por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y 55 por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). ¿Qué se puede hacer con estos resultados? Con una mayoría calificada, aquella que pasa los 111 diputados, la oposición podría modificar leyes orgánicas, convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, aprobar proyectos de reforma constitucional y designar integrantes del Consejo Nacional Electoral.

Ahora bien, ¿qué temas deben ser prioridad para esta nueva Asamblea Nacional (AN)? Según el abogado egresado y docente de esta casa de estudios, Rolando Seijas, la oposición venezolana debería establecer una agenda donde esté la resolución de los problemas de la población.

“Se puede escuchar a Julio Borges diciendo que la prioridad es la Gran Misión Vivienda y el derecho a la propiedad, otros afirman que la prioridad es la Ley de Precios Justos, y no faltan los que dicen que se deben renovar los poderes públicos y hacer un cambio de gobierno, asimismo no hay que olvidar que la mayoría de la gente votó para que le resolvieran sus problemas económicos”, dice el profesor de la cátedra de Teoría Política de la Escuela de Derecho.

Ante esto y según su criterio, es menester recuperar la independencia del Banco Central de Venezuela, efectuar una revisión del marco jurídico y del gasto público, atender el problema de la violencia, considerar nuevamente la Ley Desarme y hacer una reforma del Poder Público y el Judicial.

Sin embargo, ¿qué papel juega el gobierno venezolano?  Sembrar miedo en la población, afirma Seijas, cuando todavía la nueva Asamblea Nacional no se ha instalado. En la cadena nacional del martes 8 de diciembre, el presidente Nicolás Maduro pidió a su gabinete poner sus cargos a la orden, ante esto Maduro tiene en su poder el libre nombramiento de los ministros, el único funcionario que necesitaría de aprobación por parte del parlamento es el vicepresidente.

 

AJEDREZ EN EL TSJ

En medio de las especulaciones, el cambio de magistrados poco a poco se convierte en un hecho, los doce actuales del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) fueron elegidos en el año 2004 por medio de una reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, la cual, explica Seijas, se hizo para aumentar el número de magistrados. A estos doce funcionarios públicos les queda solo un año para el cese de sus funciones y removerlos en este instante se podría ver como un “fraude abierto”.

El Centro de Derechos Humanos de esta universidad advierte que la AN saliente no puede elegir magistrados del TSJ porque cesa en sus funciones el 15 de diciembre y desde esa fecha hasta el 5 de enero solo puede sesionar la Comisión Delegada, la cual no está en facultad de elegir a los magistrados del TSJ.

Ante las acusaciones, el presidente saliente de la AN, Diosdado Cabello, declaró: «Una de las funciones de la Asamblea Nacional es nombrar dichas autoridades, y por ello nosotros constitucionalmente lo estamos haciendo, sin violar ninguna ley; más bien le estamos ahorrando trabajo a los nuevos diputados electos».

No obstante, el profesor Seijas destaca que existe una solución constitucional:

Con una modificación de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia se podría aumentar, nuevamente, el número de magistrados para alterar las mayorías que existen en las salas, particularmente en la constitucional y la político-administrativa

Si bien es cierto que la AN no es un poder absoluto, en el marco de la Constitución, tiene un mayor margen de representatividad del pueblo venezolano, cosa que no tiene el Poder Ejecutivo o el Poder Judicial

El presidente de la República tiene poder de veto, pero la Asamblea Nacional con dos tercios de diputados puede aprobar leyes

La opción que tiene el gobierno para neutralizar las nuevas medidas de la AN es la Sala Constitucional, por lo que el nuevo parlamento tendría que plantearse una renovación del TSJ.

 

CONSENSO POLÍTICO

Seijas explica que el triunfo de la oposición es una oportunidad para buscar el diálogo entre las partes.

La AN debe demostrar que las cosas se pueden hacer de manera distinta. Ofrecerle un puesto a los diputados del PSUV en la directiva sería un buen paso

Un poder controlado por una fracción que es ajena a la ideología del poder que gobierna al país es un vivo ejemplo de la democracia. ¿Cómo será el choque de poderes? Las confrontaciones son normales en las democracias. El abogado destaca que uno de los grandes retos de la oposición venezolana es demostrarle a la ciudadanía que se puede hacer política de una manera diferente. “Se deben habilitar los espacios para que se escuchen los intereses de todos los ciudadanos. No tiene que ser necesario pertenecer a un partido político para poder hablar”.

 

Rolando Seijas

Abogado graduado de la Universidad Católica Andrés Bello. Recientemente obtuvo una maestría en Derecho Constitucional en la Universidad de Harvard, Massachusetts, y regresó a Venezuela donde se desempeña como profesor de Teoría Política en el primer semestre de la Escuela de Derecho de la UCAB.

♦ Katherine González

Lea también: Violaciones electorales debilitaron la integridad del proceso comicial