Los alumnos ucabistas se preparan para un semestre atípico

Ante el inicio de actividades académicas en circunstancias nunca antes vistas, varios estudiantes expresaron sus inquietudes y manifestaron su intención de superar el reto de la formación a distancia. La representación estudiantil se comprometió a ser punto de apoyo y puente comunicacional durante la contingencia

Los alumnos ucabistas se preparan para un semestre atípico

Siguiendo lo establecido en la resolución del Consejo Universitario de la UCAB del pasado 7 de abril, las carreras y programas semestrales comenzarán las actividades académicas el próximo 27 de abril, pero esta vez en la modalidad de estudios a distancia.

Ante esto, las autoridades académicas han hecho un llamado a la adaptación, tanto de alumnos como de profesores, a procesos  y herramientas virtuales de comunicación y formación que para muchos son «nuevos».

La lista incluye el correo UCAB —el cual le es asignado a todo estudiante una vez ingresa a la institución—  y  plataformas como Aula Digital y Módulo 7, además de la aplicación Zoom para realizar videoconferencias o clases a distancia.

(Ver también: Con la optimización de la docencia 2.0, la UCAB «asumió el reto de salvar el semestre»)

Los estudiantes ucabistas se aprestan a cumplir con el reto, con emociones que van desde la inquietud a la expectativa respecto a la preparación de este semestre atípico.

Tomás Gerstl está a las puertas de iniciar el octavo semestre de Comunicación Social. En una conversación con El Ucabista, reconoció que la contingencia es algo incómoda y, como a todos, lo tomó por sorpresa.

«La realidad es que nos toca reinventarnos. En este momento, nos toca cambiar por las ‘malas’, pero nunca es tarde para eso», dijo.

Expresó estar algo ansioso por el tema de la conectividad así como por la dinámica pedagógica que tendrán los profesores con la nueva metodología de trabajo y el acoplamiento del alumnado a esta forma de enseñanza. Señaló que el estudiante tiene «un reto mayor o diferente», además de «un compromiso de llevarlo a cabo de la mejor manera posible».

Concluyó haciendo énfasis en la importancia de que los estudiantes se valgan de todos los recursos con los que cuenten, de que la información llegue a todos por igual y, finalmente, de ser creativos y solidarios.

El caso de José Mardeni es diferente. El estudiante del tercer semestre de Administración se encuentra cumpliendo cuarentena en otro país. Aunque la modalidad a distancia le ofrece la oportunidad de proseguir el semestre aun sin acudir al campus, su principal duda está relacionada con los horarios que deberá manejar para atender a las reuniones virtuales que los profesores de dicha escuela puedan organizar.

«La diferencia horaria es complicada. Si tengo que ver una clase a las 7 am de Venezuela, para mi sería a las 4 am», confesó.

Agregó estar un poco renuente al desarrollo del semestre en esta modalidad, pues afirma «no tener la misma retentiva con la que contaría en clases presenciales». Sin embargo, señaló que le tocará hacer el esfuerzo para llevar adelante los estudios de la mejor manera posible.

El caso de los estudiantes de nuevo ingreso es especialmente llamativo, pues no solo tendrán que enfrentarse a la adaptación a los estudios superiores, sino que estas circunstancias excepcionales representan otro desafío.

Ana Mercedes Sánchez comenzará la carrera de Comunicación Social  y aseguró que ha estado muy pendiente de la información que ofrece la universidad. Aplaudió el apoyo que ha tenido para resolver sus dudas concernientes a esta situación.

 «El acompañamiento de la universidad y de la Escuela ha sido muy bueno, han estado muy pendientes de todos los estudiantes de primer semestre, de la información que se publica y su veracidad», destacó.

Confirmó que ha venido haciendo la tarea de ponerse al día con todos los asuntos académicos y administrativos. Para ello, forma parte de grupos de WhatsApp para mantener contacto con sus profesores, recibir circulares informativas y ayuda para familiarizarse con los procesos y herramientas que implica la modalidad virtual. También hizo hincapié en la importancia que tendrá la organización a la hora de manejar sus estudios a distancia.

 

Por cierto, la UCAB pondrá a disposición, en la página web ucab.edu.ve, una guía académica para la contingencia, que incluye  normas, instructivos, tutoriales, resoluciones y demás materiales de orientación académicos y administrativos, para ayudar a profesores y estudiantes a llevar adelante las clases y evaluaciones a distancia, durante el semestre especial abril-agosto 2020.

 

La representación estudiantil prestará su apoyo

Erika Zoppi, consejera de Identidad y Desarrollo Estudiantil de la UCAB, se hizo eco de la preocupación de los estudiantes e informó sobre ciertos temas, con el objetivo de disipar dudas y preocupaciones sobre el desarrollo del venidero semestre. Ofreció algunos tips para llevar adecuadamente las clases a distancia.

 

¿Qué le dirías a los estudiantes que temen que se pueda estar improvisando? ¿Se están tomando las decisiones correctas?

«La UCAB intenta tomar en cuenta, a través de distintos puntos de vista, las consecuencias y las maneras en que se podían iniciar las clases, incluso se designó un comité para el manejo de la crisis que estuvo integrado por el vicerrector administrativo, el profesor Gustavo García, y otras personas que, justamente, podían dar esos puntos de vista. Las decisiones de la universidad también son discutidas dentro del Consejo Universitario, en el cual participan los decanos, los consejeros y el equipo rectoral. Ha sido una larga discusión mediante la cual la universidad ha buscado, dentro de las circunstancias, asegurar el comienzo del semestre. Siento que es la decisión correcta, en universidades como esta no hay situaciones perfectas e independientemente de las determinaciones que se tomen van a haber personas que se vean afectadas; sin embargo, es la única manera en que la institución puede asegurar el inicio de las actividades académicas».

¿Cuáles son las claves para adaptarse a un semestre a distancia?

«Por un lado, está el tema de las clases y de los profesores, el alumno tiene que buscar, en conjunto con los representantes estudiantiles, designar a los delegados del salón, lograr un contacto directo y constante con el profesor, el cual también deberá poner de su parte. El profesor deberá estar al tanto de la conectividad a internet con la que cuenten sus estudiantes. La comunicación que habrá durante estos meses será clave para que el aprendizaje sea de calidad; asimismo, se le deberá exigir al profesor que las actividades tengan una calidad que esté a la altura del nivel académico de nuestra universidad. Los estudiantes debemos volver a nuestra rutina, pues ya no estamos de vacaciones y llevamos un mes en cuarentena, por lo tanto, deberá existir un compromiso del estudiante para llevar sus asignaturas al día».

En el caso de muchos estudiantes, sobre todo los que se encuentran fuera del país, hay mucha incertidumbre con respecto al tema de los horarios y la conectividad. Pese a que los profesores tienen instrucciones de que las actividades a realizar no requieran una conexión a determinada hora del alumno, algunos piensan que perderse una videoconferencia o perder la oportunidad de aclarar dudas con el profesor puede perjudicar el desarrollo de su semestre. ¿Cómo deben los estudiantes con estas dificultades?

«En el contacto directo con los profesores, los estudiantes deben resolver sus dudas, es decir, las horas de clase son independientes de las horas de consulta que tiene un profesor. Es importante que, a la hora de planificar cómo va a ser impartida la materia, el profesor establezca sus horas de consulta y, en el caso de los estudiantes que se encuentren fuera del país, notificarle al profesor sus circunstancias. En el caso de que un estudiante sienta que no es capaz de mantener el ritmo de la materia, porque todas las actividades se estén realizando en tiempo real, la solución es comunicarse con su Escuela, a través de sus consejeros o en contacto directo con las autoridades de la misma, para notificarles lo que está ocurriendo en esa asignatura. La idea es que los profesores envíen a sus estudiantes material que pueda ser revisado en cualquier momento, como libros, guías o vídeos y que las conferencias en cualquier plataforma estén grabadas y disponibles para la revisión del estudiantes en cualquier momento».

¿El hecho de que muchas materias que, por naturaleza, deban ser desarrolladas en modalidad presencial pasen a ser virtuales supondrá una menor calidad en el aprendizaje?

«Para mí, esta es una de las mayores preocupaciones de los estudiantes. Esto se debe a que el estudiante no sabe qué esperar de las materias que inscribieron, pero hay que entender que es la primera vez que la universidad decide dar materias naturalmente presenciales en modalidad a distancia. El compromiso de los profesores es que la versión virtual de la materia sea de la misma calidad. Hay que exigirle a los profesores que esto se cumpla, pero los estudiantes debemos dar más del 100% en este semestre, porque las circunstancias nunca antes han sido vistas».

¿De qué manera la representación estudiantil prestará su apoyo a los alumnos durante este semestre?

«La representación estudiantil ha venido trabajando en la mayoría de las Escuelas en canales informativos. Hay que tener en cuenta que la información asertiva es lo más importante que los representantes pueden ofrecer, es decir, si no se realiza el contacto con los profesores, si hay problemas con las evaluaciones o con la calidad del material que se está montando o si hay cualquier queja se debe notificar a las Escuelas a través de sus consejeros de Escuela y los consejeros de Facultad. La única manera en que los estudiantes se van a asegurar de que el ambiente de clases vaya sin problemas es si su Escuela está enterada de lo que ocurre en cada sección. Más allá de ayudar con la comunicación, siento que es un momento en el cual es importante dar herramientas extra que ayuden a los estudiantes; apoyamos la oferta de talleres, de webinars y cualquier otra actividad que ayude al rendimiento de los estudiantes».

¿Qué recomendaciones tienes para los estudiantes de nuevo ingreso que se encuentran con esta situación excepcional en su primer semestre?

«Primero, les daría la bienvenida a la UCAB y les diría que un semestre así nunca antes ha sido visto, pero siento que lo mejor que pueden hacer es «pasar el suiche» y darse cuenta de que están en una universidad, no en un colegio. Las estrategias son diferentes, las técnicas de estudio en modalidad a distancia son diferentes. Es importante el contacto con los profesores, es importante que conozcan las redes sociales de sus escuelas y de sus consejeros, así como cualquier otro medio por el cual puedan recibir información importante con respecto a la universidad. Por último, como es su primer semestre y probablemente no conozcan a nadie de su salón, que se den cuenta de que lo más importante de la vida universitaria es conocer gente, deben buscar la manera de superar el reto de conocer a sus compañeros. Entre ellos mismos deben apoyarse, creando grupos de estudio y compartiendo las guías, porque esas serán las personas con las compartirán el día a día y serán sus futuros colegas».

 

♦Texto: Diego Salgado/Fotos: Archivo