La UCAB profundizará trabajo ambiental en comunidades

El director de Sustentabilidad Ambiental, Joaquín Benítez, aseguró que, gracias a las alianzas con ACNUR y la Fundación Telefónica, durante 2020 se acentuarán los esfuerzos de formación y sensibilización  de los sectores aledaños a la universidad en el uso seguro del agua

La UCAB profundizará trabajo ambiental en comunidades

“Con más experiencia y madurez”. Así es como el director de Sustentabilidad Ambiental (DSA) de la UCAB, Joaquín Benítez, asegura que la dependencia a su cargo se apresta, en 2020, a profundizar los programas que ejecuta en sus tres líneas de acción: el sistema de gestión ambiental de la UCAB, la Extensión Social y la Incidencia.

Creada en 2013 y adscrita al Rectorado, la Dirección de Sustentabilidad Ambiental de la universidad ampliará este año sus tareas, gracias al acuerdo de cooperación suscrito con ACNUR y el apoyo de la alianza entre la UCAB y la Fundación Telefónica, que se sumó al programa de Liderazgo Ambiental Comunitario, iniciativa de la universidad.

“El acuerdo con ACNUR nos da una plataforma excelente para extendernos y acercarnos más a las comunidades con un propósito más específico, conjuntamente con el Centro de Investigación y Desarrollo de Ingeniería (CIDI), los laboratorios de Ingeniería y la Dirección de Sustentabilidad Ambiental, para el manejo del componente agua y así ayudar a las comunidades a reducir su vulnerabilidad con relación a su consumo y su uso”, explicó Benítez.

El director de la DSA aseguró que la incidencia en las comunidades que serán beneficiadas en Caracas con el tema agua ha sido estimada entre 500 y 600 personas de forma directa, más un número no determinado de beneficiarios indirectos.

 “En eso abarcaremos tres elementos importantes: trabajar con líderes comunitarios para sensibilizarlos y aportarles algunos elementos para el manejo seguro y responsable del recurso agua; ver la calidad del agua y su uso responsable, la cantidad que se utiliza, la disposición de esa agua y que ellos tengan los elementos para activarse comunitariamente y desarrollar actividades y proyectos que vayan en procura de mejorar la seguridad y responsabilidad en ese consumo”.

El ingeniero precisó que el CIDI de la UCAB está trabajando con unas propuestas de tecnología para el reciclaje y filtrado de agua, que serán aplicadas en comunidades definidas en el acuerdo con ACNUR.

“En algunas unidades educativas se van a instalar unos dispositivos de tecnología apropiada para recoger agua de lluvia y otros que puedan filtrar el agua. El CIDI ha desarrollado unos equipos para hacer carbón a partir de restos vegetales, conocido como biochar. Ya se han hecho ensayos en la UCAB de cómo se logra ese carbón. La tecnología de reciclaje de agua de lluvia es ampliamente conocida y lo que hace falta es un techo, unos ductos y unos depósitos. El laboratorio determinará la calidad de las aguas, porque el diseño del filtro tiene que responder a esas características. No se trata para nada de una evaluación de fuentes de agua”.

En el área de Gestión Ambiental de la UCAB, se continuará con el plan de mejorar los impactos que tienen las distintas áreas de funcionamiento de la universidad. “Consolidar el Sistema de Gestión Ambiental apunta a dejar todo listo hacia una posible certificación del sistema”.

En cuanto a los lineamientos contenidos en la encíclica “Laudato Si, Sobre el cuidado de la casa común”, Benítez indica que se trata de seguir motivando a la comunidad ucabista “para apoyar y hacer que en los ucabistas identifiquen formas e iniciativas para colaborar más activamente con el cuidado de la casa común, como actividad destacada para estos próximos diez años de la Compañía de Jesús, a través de las referencias apostólicas universales”.

 

 

El Techo Verde como aula abierta

Como parte de los programas de Extensión Social, Benítez destaca la apertura, a finales de 2019, del Techo Verde, instalado en la terraza del edificio de Postgrado, en Montalbán.

Desde que fue inaugurada, el área ha recibido alrededor de un millar de visitantes –entre miembros de la comunidad de la UCAB, estudiantes de la Cátedra Institucional y público general– pues está diseñada para visitas guiadas. Pronto se consolidará como aula abierta y contará con una estación meteorológica.

“El Techo Verde se suma a nuestra Ruta Ecológica, que es una visita guiada que hacemos en los jardines de la universidad, y a nuestra línea de Extensión Social. Vamos a continuar con el Taller de Liderazgo Ambiental Comunitario, a celebrar el Día de la Tierra (22 de abril) con un foro, y, también el Día del Ambiente (5 de junio)”.

¿Cómo ha sido la participación de los estudiantes de la UCAB en las tareas de Sustentabilidad Ambiental durante 2019? 

«Ha venido aumentando continuamente. Esto ha sido un trabajo de hormiguita en la medida en que, a través de la Cátedra Institucional, hemos ido implementando actividades extra cátedra. Hemos hecho cineforos, foros, discusión del trabajo en comunidad a través de las iniciativas de Servicio Comunitario. Hemos notado más interés, aunque todavía no es una cosa masiva. También notamos cómo algunas de nuestras escuelas, que tradicionalmente no trabajaban este tema, están motivando a sus estudiantes; lo hacen con su trabajo comunitario y en las tesis de grado. Pero, en 2019, la inauguración del Techo Verde fue un hito de mucha importancia para la comunidad ucabista, dentro y fuera del campus, todos se sintieron orgullosos. Con la Dirección de Egresados y la ayuda de un aliado, pensamos trabajar algo más con el Techo Verde».

¿Tendrá la UCAB pronto otro Techo Verde?

«En la UCAB Guayana está el proyecto; igual que sucedió aquí, es la tesis de grado de una estudiante de Ingeniería. La gente de Guayana ya está haciendo las gestiones para localizar los fondos que permitan ejecutarlo. Aquí en Montalbán todavía no. Queremos manejar bien el que tenemos, conocerlo, evaluar cómo se comporta, dominarlo. Es bastante trabajo. Vamos a incorporar una estación meteorológica y estamos dimensionando las necesidades de electricidad del Techo Verde para cuando toque el uso vespertino y nocturno del aula abierta, de modo que la fuente de energía sean paneles fotovoltaicos. Conseguimos con la ONG Caracas Sostenible (que colabora con nosotros en Liderazgo Ambiental Comunitario) el estudio y la donación del proyecto de reciclaje de agua en el Techo Verde, a partir de la recolección de agua de lluvia».

La UCAB es líder nacional en manejo de desechos sólidos según Green Metric

Desde que fue creado, en 2010, el ranking mundial Green Metric de la Universidad de Indonesia, sigue atrayendo, cada año, a decenas de interesados en que sus gestiones de sostenibilidad ambiental y campus verdes sean reconocidas y clasificadas.

Para la medición de 2019 se sumaron 61 universidades de todo el mundo, para un total de 779 instituciones. La mayor concurrencia, así como cambios aplicados en 2019 a la valoración de algunos ítems, impactó en que, aunque la gestión de Sustentabilidad Ambiental de la UCAB ganó 275 puntos en la valoración de sus programas ambientales, en el ranking general bajó 19 escalones, pasando del lugar 555 al 574, respecto de la ubicación obtenida en 2018, explica Benítez.

El director de Sustentabilidad Ambiental destaca como muy positivo que, a pesar de las dificultades que enfrenta Venezuela, existe cada vez mayor preocupación en el sector universitario por alinearse con las preocupaciones ambientales del planeta.

En aspectos como el indicador de Energía y Cambio Climático, la relación de Financiación de la Investigación de Sostenibilidad y la Financiación Total de la Investigación de Eventos de Sostenibilidad, y el manejo del Programa de Conservación de Agua, la UCAB obtuvo puntajes positivos.

Sin embargo, en la clasificación general nacional, la UCAB pasó del puesto 2 al 3. Mencionó Benítez que un elemento que pesa en la clasificación es el servicio de transporte propio que se brinda a estudiantes y personal docente y administrativo, condición que la UCAB no tiene, lo que impacta en que no se reduce de manera importante la presencia de vehículos particulares en el campus.

En la valoración regional sudamericana de 2019, las tres universidades venezolanas que compiten en Green Metric clasificaron en el siguiente orden: Unimet, en el puesto 76, con 4200 puntos; UCV en el puesto 81, con 4050 puntos, y la UCAB en el puesto 82, con 4025 puntos.

En el caso concreto del manejo de desechos sólidos, la UCAB obtuvo, según Green Metric, el liderazgo nacional. De las tres universidades venezolanas que compiten, la UCAB ganó 75 puntos respecto del año anterior en este aspecto. El cuadro sobre manejo de desechos sólidos quedó así: UCAB (825 puntos), Unimet (600 puntos) y UCV (375 puntos).

“En el manejo de desechos sólidos es evidente que la UCAB se consolida, variando apenas unas cuatro casillas, ubicándose en el lugar 451. Somos la mejor universidad en Venezuela en ese aspecto, y eso se debe a nuestras jornadas de reciclaje, a que recogemos aceite comestible, los desechos electrónicos se entregan de manera segura, estamos segregando los desechos orgánicos con miras a tener un uso más higiénico del centro de acopio. Todo eso antes se iba mezclado y cuando el camión de Supra no venía, los desechos orgánicos estaban al sol por varios días; ahora se separan y se guardan en un cuarto de frío hasta que llega el camión y se los lleva. En el manejo de desechos sólidos  salimos muy bien, lo que nos queda es seguir peleando con esto”.

Entre los aspectos que la UCAB tiene en miras para mejorar están el tratamiento de las aguas residuales, el programa para reducir uso de papel y plástico en el campus, y el tratamiento de residuos tóxicos, donde se está cerca de la meta.

♦Texto: Elvia Gómez/Fotos: Manuel Sardá