#EsHistoria: Una aproximación a la epidemia de peste bubónica de 1908 en Venezuela

A principios del siglo XX, una enfermedad que llegó al país a través del puerto de La Guaira acabó con la vida de cientos de venezolanos. El historiador Manuel Donís hace un recuento del manejo gubernamental de esta contingencia y resalta el papel que desempeñó el microbiólogo trujillano, Rafael Rangel, en la lucha contra la infección, aunque de algún modo ésta lo haya conducido al suicidio

#EsHistoria: Una aproximación  a la epidemia  de peste bubónica de 1908 en Venezuela

En agosto de 1908 se desató en La Guaira una epidemia de peste bubónica, o “peste negra”, enfermedad infecciosa y contagiosa causada por la bacteria Yersinia pestis, que se contagia por las pulgas que proliferan en las ratas negras (Rattus rattus) o ratas de campo. Una vez que una pulga infectada pica a un ser humano le inocula la bacteria que, en principio, viaja por los ganglios linfáticos haciendo que se abulten y tomen una coloración oscura (bubones). De allí el nombre de la enfermedad. Se inicia un período de fiebres y escalofríos, y la muerte se produce en pocos días.

El barco que atracó en La Guaira venía de Trinidad y los primeros  casos se presentaron en el puerto y en el mercado. Fue el doctor Rosendo Gómez Peraza quien diagnosticó la enfermedad en el lugar. La noticia llegó a oídos del presidente de la República, general Cipriano Castro, quien ordenó apresarlo y conducirlo a La Rotunda, en Caracas; y llamó al bachiller Rafael Rangel (Betijoque, 1877-Caracas, 1909), destacado microbiólogo del hospital Vargas, para  que investigara sobre la causa del mal.

 

(Ver también: La gripe española, esa otra epidemia que diezmó Venezuela hace 102 años)

 

Gómez Peraza fue acusado de crear pánico a favor de los enemigos del régimen. En los días siguientes se dijo que no había peste alguna en el puerto, pero el bacilo de Yersin (toma su nombre del bacteriólogo francés Alexander Yersin, su descubridor en 1894) se convirtió en una epidemia que alcanzó Caracas. No se extendió más porque la población se protegió con inyecciones del suero que había creado el mismo Yersin y se declaró la guerra a las ratas. A Castro no le quedó otra que liberar a Gómez Peraza.

Rangel recogió muestras de los bubones y luego de cultivarlos en ratas, concluyó que no se trataba de la peste negra, pero las personas continuaron muriendo. Se trasladó de nuevo a La Guaira y realizó segundas pruebas, que dieron resultados positivos para la peste bubónica. Castro decretó la emergencia y el cerco epidemiológico, declarando la cuarentena en La Guaira. Rangel ordenó quemar las casas más insalubres e inició la cacería de ratas, ofreciendo dinero por cada rata muerta que le llevaran.

(Ver también: Epidemias, Gobierno e Iglesia)

Superada la epidemia, se acusó a Rangel de no haberla diagnosticado a tiempo y se le responsabilizó por las víctimas fatales. El general Juan Vicente Gómez, quien había derrocado a su compadre Cipriano Castro el 19 de diciembre de ese año, no reconoció las deudas contraídas por Rangel para indemnizar a los guaireños que habían perdido sus casas. Además, lo etiquetó como simpatizante del castrismo y le negó una beca para especializarse en Medicina Tropical.

Rangel no soportó la presión y decidió ingerir cianuro en su laboratorio. Comparto la opinión de Daniel Sánchez Silva, médico a quien hemos recurrido para este trabajo: “a mi parecer Rangel fue una víctima tardía, quizás la última, de la peste bubónica de 1908”.

♦Texto: Manuel Donís Ríos. Investigador Instituto de Investigaciones Históricas UCAB/ Foto: http://patrimoniodevargas.blogspot.com/